Buen día

El reconocimiento a nuestros bomberos

01/06/12 |Desde el 15 de noviembre de 1966 Gualeguaychú cuenta con su cuerpo de bomberos voluntarios. Es cierto que para que hoy podamos tener el cuartel que funciona en pleno centro de la ciudad debió caminarse bastante, pero también es una verdad que Gualeguaychú se merece este cuerpo de Bomberos voluntarios que es de los más prestigiosos en la provincia y el país.

Y lo merece porque nació de la iniciativa de un grupo de vecinos movilizados tras grandes incendios que quedaron escritos en la historia local.
Vecinos que pusieron, como dijo EL ARGENTINO días atrás, su dinero y el respaldo de sus firmas, en tiempos en que la palabra empeñada era un documento inalterable, para hacer frente alo que vendría.
Por eso hoy la ciudad saludará a sus bomberos cuando éstos toquen la sirena y desfilen por el centro hacia el monumento al Bombero voluntario.
También se alegrará con ellos cuando esta noche celebren por ser hoy el Día del bombero voluntario, única festividad que los encuentra reunidos en torno a la mesa, porque siempre deben estar atentos cuando no activos, aún cuando las familias celebramos fiestas tradicionales como las de Fin de año.
Por eso alegra que Gualeguaychú tenga este cuerpo de bomberos, cuyo prestigio ha trascendido la ciudad porque tiene que ver con la seriedad con la que se capacita a todo su personal, con la responsabilidad con la que se cuidan sus instalaciones, equipos, móviles, uniformes, trajes y herramientas, por citar lo más visible.
Porque son voluntarios, porque ingresan por vocación, con el sólo objetivo de servir a los demás.
Porque trabajan en silencio, rutina que sólo corta su sirena cuando avisa que algo malo está sucediendo.
Hoy, las sirenas sonarán para recordarnos que un grupo de mujeres varones están celebrando su día.

  • Email
  • Imprimir
  • Aumentar
  • Disminuir
La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Otras noticias
Buen día

Vecinos víctimas de la falta de planificación urbana
Los vecinos que desde hace tiempo decidieron asentarse en buelvar Martínez, entre Acceso Sur y Calle De las Tropas, parecen hoy no figurar en el mapa de barrios del municipio. El bulevar en ese tramo es intransitable los días de lluvia, terrenos baldíos llenos de maleza, las calles laterales al bulevar, sin nombres ni señaléticas. Todo se conjuga para crear un perfecto escenario de proliferación del delito.