Carta de Lectores

¿Qué está pasando con los jóvenes y adolescentes de Gualeguaychú?

04/01/14 |

Sra. Directora del diario EL ARGENTINO

Quisiera tenga a bien publicar mi carta:
Como es de público conocimiento, el pasado 25 de diciembre en horas de la madrugada, aproximadamente a las 5, dos adolescentes fueron gravemente heridos con armas blancas en la zona de la Costanera, más precisamente en 25 de Mayo y Pronunciamiento, en la vereda de un conocido y concurrido bar de la ciudad.
Uno de los adolescentes –y el más afectado-, fue mi hijo, quien recibió siete puñaladas, una de las cuales le perforó un pulmón, lo que lo llevó a permanecer seis días en terapia. Por este motivo, he decidido escribir esta carta para hacer un llamado de atención a toda la ciudadanía de Gualeguaychú.
Los atacantes de mi hijo, al parecer y gracias al testimonio recibido, son en su mayoría menores de edad, lo cual me hace pensar aún más en lo grave de esta situación. ¿Cómo puede ser que adolescentes entre 15 y 17 años de edad salgan a la calle con armas blancas? Que salgan con el fin de herir, hasta el límite de llegar a provocar la muerte de otros. ¿Qué les pasa por su mente en estos momentos? ¿Dónde está la familia de esos chicos, tienen conocimiento de lo sucedido?
Gracias a Dios, a sus amigos que lo ayudaron en aquel momento y a los médicos que supieron atenderlo con rapidez, hoy mi hijo está conmigo. Pero me preocupa mucho su futuro y el de todos los jóvenes y adolescentes de Gualeguaychú.
Lo que tendría que haber sido una noche de alegría y de festejo, se convirtió en mucha tristeza y preocupación para mí y toda mi familia. Por los testimonios de aquellos que presenciaron el hecho, no se encontraba ningún efectivo policial en la zona que hubiera impedido lo sucedido. Mi hijo fue ayudado por un amigo, quien también resultó herido, y al cual agradezco profundamente, ya que sin su intervención no sé qué hubiese sido de él.
Yo sé que la mayoría de los que lean esta carta estarán juzgando a mi hijo también, pero mi fin con este escrito es dar a conocer que ya no son una simple pelea de puños entre adolescentes y jóvenes (que igualmente está mal), esto es aún más grave.
Por eso les pido a todos aquellos que estuvieron aquella noche en aquel lugar y que presenciaron el hecho, que se acerquen a la Comisaría más cercana a su domicilio para dar testimonio de lo sucedido.
Esa noche fue mi hijo, tal vez otra noche sea el de otra familia. Por eso esto no debe quedar en un simple expediente y en palabras escritas: esto debe ser una toma de conciencia y de actuación no sólo de las autoridades competentes como son la fuerza policial, quienes se supone que están para brindarnos seguridad; sino y principalmente desde los hogares y las familias de todos los adolescentes de nuestra ciudad.
Como padres debemos estar más atentos, dialogar con ellos, escucharlos, observar lo que está sucediendo para tratar de evitar que ocurran estos hechos y tantos otros que no son de público conocimiento.
Hoy en día nuestros hijos se encuentran frente a muchos peligros como son las adicciones, el alcohol y las drogas, que con tanta facilidad llegan a sus manos y hacen estragos en sus vidas.
Se puede ver a diario en las noches de Gualeguaychú la venta de bebidas alcohólica y otras sustancias en la vía pública a menores de edad sin ningún tipo de control. Por eso esto debería ser un compromiso de todos.
¿Qué está pasando con nuestros adolescentes de hoy? ¿Quiénes estamos fallando para que hagan una cosa así? ¿Cómo puede ser que salgan armados a “divertirse”? ¡Que su diversión sea lastimar a otro!
Hoy mi hijo se encuentra recuperándose favorablemente, pero el dolor, la tristeza y principalmente la preocupación todavía sigue reinando en mi hogar.
Por eso les vuelvo a repetir, debemos hacer algo como ciudadanos, debemos actuar, si es que queremos que nuestros hijos crezcan en una sociedad más sana, donde reine el amor y la alegría; y no la violencia y la tristeza.

Silvana Villagra
Carta de Lectores

Sra. Directora del diario EL ARGENTINO

Quisiera tenga a bien publicar mi carta: ¿Qué está pasando con los jóvenes y adolescentes de Gualeguaychú?
Como es de público conocimiento, el pasado 25 de diciembre en horas de la madrugada, aproximadamente a las 5, dos adolescentes fueron gravemente heridos con armas blancas en la zona de la Costanera, más precisamente en 25 de Mayo y Pronunciamiento, en la vereda de un conocido y concurrido bar de la ciudad.
Uno de los adolescentes –y el más afectado-, fue mi hijo, quien recibió siete puñaladas, una de las cuales le perforó un pulmón, lo que lo llevó a permanecer seis días en terapia. Por este motivo, he decidido escribir esta carta para hacer un llamado de atención a toda la ciudadanía de Gualeguaychú.
Los atacantes de mi hijo, al parecer y gracias al testimonio recibido, son en su mayoría menores de edad, lo cual me hace pensar aún más en lo grave de esta situación. ¿Cómo puede ser que adolescentes entre 15 y 17 años de edad salgan a la calle con armas blancas? Que salgan con el fin de herir, hasta el límite de llegar a provocar la muerte de otros. ¿Qué les pasa por su mente en estos momentos? ¿Dónde está la familia de esos chicos, tienen conocimiento de lo sucedido?
Gracias a Dios, a sus amigos que lo ayudaron en aquel momento y a los médicos que supieron atenderlo con rapidez, hoy mi hijo está conmigo. Pero me preocupa mucho su futuro y el de todos los jóvenes y adolescentes de Gualeguaychú.
Lo que tendría que haber sido una noche de alegría y de festejo, se convirtió en mucha tristeza y preocupación para mí y toda mi familia. Por los testimonios de aquellos que presenciaron el hecho, no se encontraba ningún efectivo policial en la zona que hubiera impedido lo sucedido. Mi hijo fue ayudado por un amigo, quien también resultó herido, y al cual agradezco profundamente, ya que sin su intervención no sé qué hubiese sido de él.
Yo sé que la mayoría de los que lean esta carta estarán juzgando a mi hijo también, pero mi fin con este escrito es dar a conocer que ya no son una simple pelea de puños entre adolescentes y jóvenes (que igualmente está mal), esto es aún más grave.
Por eso les pido a todos aquellos que estuvieron aquella noche en aquel lugar y que presenciaron el hecho, que se acerquen a la Comisaría más cercana a su domicilio para dar testimonio de lo sucedido.
Esa noche fue mi hijo, tal vez otra noche sea el de otra familia. Por eso esto no debe quedar en un simple expediente y en palabras escritas: esto debe ser una toma de conciencia y de actuación no sólo de las autoridades competentes como son la fuerza policial, quienes se supone que están para brindarnos seguridad; sino y principalmente desde los hogares y las familias de todos los adolescentes de nuestra ciudad.
Como padres debemos estar más atentos, dialogar con ellos, escucharlos, observar lo que está sucediendo para tratar de evitar que ocurran estos hechos y tantos otros que no son de público conocimiento.
Hoy en día nuestros hijos se encuentran frente a muchos peligros como son las adicciones, el alcohol y las drogas, que con tanta facilidad llegan a sus manos y hacen estragos en sus vidas.
Se puede ver a diario en las noches de Gualeguaychú la venta de bebidas alcohólica y otras sustancias en la vía pública a menores de edad sin ningún tipo de control. Por eso esto debería ser un compromiso de todos.
¿Qué está pasando con nuestros adolescentes de hoy? ¿Quiénes estamos fallando para que hagan una cosa así? ¿Cómo puede ser que salgan armados a “divertirse”? ¡Que su diversión sea lastimar a otro!
Hoy mi hijo se encuentra recuperándose favorablemente, pero el dolor, la tristeza y principalmente la preocupación todavía sigue reinando en mi hogar.
Por eso les vuelvo a repetir, debemos hacer algo como ciudadanos, debemos actuar, si es que queremos que nuestros hijos crezcan en una sociedad más sana, donde reine el amor y la alegría; y no la violencia y la tristeza.

Silvana Villagra

  • Email
  • Imprimir
  • Aumentar
  • Disminuir
La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."