Buen día

Una feria para la ciudad

En junio se realizó el llamado a licitación para la construcción de más de treinta puestos de venta que formarán parte de la feria de emprendedores que estará ubicada en la zona del Corsódromo. Según se informó, estará emplazada en la plazoleta de Maestra Piccini desde calle Rocamora hacia el oeste y el proyecto será financiado por el ministerio Desarrollo Social de Entre Ríos.
Y en más de una ocasión se hizo referencia, en esta sección, a la necesidad de que en la ciudad existiera un ámbito en el que los microemprendedores pudieran exponer, ofrecer y vender sus producciones. Una feria en la que los puestos no fueran fijos sino rotativos de modo tal de dar la posibilidad a los artesanos o emprendedores de los diferentes barrios de trabajar allí.
Esto sería muy significativo, ya que muchas veces quienes producen venden sólo en su barrio sin poder traspasar las fronteras de su núcleo familiar, de amigos o su vecindario.
Y en la ciudad hay mucha gente que trabaja con esfuerzo y dedicación en sus propios emprendimientos, muchos de ellos incluso son pequeñas empresas familiares; por otro lado también existen muchos posibles clientes que desconocen su existencia.
Por eso, la existencia del mencionado proyecto donde los emprendedores puedan ofrecer su trabajo y los vecinos encuentren productos a precios accesibles, alegra.
Ojalá que cuanto antes comiencen las obras para contar con este espacio en la ciudad.


Una imagen que es un llamado de atención

Ayer, en horas del mediodía quien haya circulado por la ruta provincial 42, luego de pasar la bajada al Parque Unzué, pudo haberse topado con una situación que sin duda pone en evidencia varias falencias e irresponsabilidades.
La situación que se menciona es la que protagonizaron dos menores de edad, de alrededor de siete años, que cargadas con sus mochilas y guardapolvos caminaban solas por la banquina, a menos de un metro de distancia de la ruta, justo donde la misma hace una curva pronunciada.
Y lo hacían de la manera correcta, o sea viendo a los vehículos de frente… pero seguramente eso fue pura casualidad porque ellas nada deben saber de las leyes de tránsito ni de su propia seguridad.
Y este tema pone varias cuestiones en evidencia.
Por un lado, la responsabilidad de los padres que no deben dejar ir solos a sus hijos, sobre todo cuando el tramo resulta sumamente peligroso.
Por otro, el hecho de que esta ruta no posee espacio para los peatones, y el que queda es al lado de la ruta -antes del guard rail-, porque luego hay pastizales y una bajada pronunciada que impide poder hacerlo por allí, donde sería un poco más seguro.
Además, la elevada velocidad con que circulan los vehículos por esa zona. Una vez atravesado el puente Méndez Casariego y al menos hasta llegar al nuevo portal de acceso a Pueblo General Belgrano, los automovilistas exceden por lejos la velocidad permitida.
Esta zona merece un poco más de atención ya sea de la provincia o del municipio porque a pesar de ser una ruta tiene un elevado tránsito por su cercanía a Pueblo General Belgrano; no sólo de vehículos sino de camiones, bicicletas, motos y peatones.
Ya han ocurrido tragedias en el lugar pero hasta el momento nadie se ha ocupado de realizar las obras necesarias para dar seguridad a quienes hacen uso de esta arteria.