Buen día

Reclamos desoídos y sus consecuencias

En la edición del jueves se publicó en esta sección, un Buen Día referido a un reclamo desoído y recurrente. En la oportunidad se volvió a tocar el tema del mal estado de la Ruta Provincial 20 en su tramo de ingreso a la ciudad y también varios kilómetros antes.
Su notable deterioro y hasta su abandono eran el eje del artículo, que en definitiva solicitaba que se pusieran manos a la obra cuanto antes para repararlo, debido a la peligrosidad que acarrea transitarlo en las pésimas condiciones en la que está.
Pues bien, al otro día –el viernes 25 de julio- se conoció un accidente ocurrido precisamente en ese tramo.
Se trató de un camión que trasportaba soja -desde Urdinarrain al Parque Industrial Gualeguaychú-, cuyo conductor perdió el control del vehículo, en inmediaciones de la Capilla de Veronesi.
El propio conductor reconoció que el camión comenzó a moverse de tal manera que no pudo dominarlo. Por fortuna en esa oportunidad no hubo que lamentar víctimas fatales.
Pero éste es uno más de los tantos accidentes que han ocurrido, muchos de los cuales se han producido por el mal estado de la misma, por la falta de iluminación, de señalización en alguno de sus tramos o en jornadas de lluvia, donde se vuelve aún más peligroso hacer ese recorrido.
También se han conocido numerosos casos de vehículos a los que se les han roto las cubiertas y llantas al impactar en los enormes pozos, desniveles y roturas.
Por eso, se insta una vez más desde este espacio a que se hagan las reparaciones de fondo que son necesarias para no seguir lamentando daños en vehículos y accidentes que pueden resultar con consecuencias graves.

Pisteros… abstenerse

La obra realizada en Urquiza al Oeste fue muy importante y dio respuesta a un reclamo que durante muchos años venían realizando los vecinos de la zona.
Pero, como sucede en muchas oportunidades, cuando se reparan las calles –sobre todo las que están en zonas alejadas- los automovilistas imprudentes las utilizan como verdaderas pistas de carreras.
Y para este fin, Urquiza al Oeste es ideal… Son muchos los vecinos que se quejan por la alta velocidad con la que transitan los autos y motos en esta calle.
Y si bien hace ya un buen tiempo que el grueso de las obras terminaron son pocos los lomos de burros que se han colocado.
De hecho esta semana se comenzó a pintar el que está ubicado frente a Las Victorias, pero sin duda hace falta colocar una mayor cantidad, ya que prácticamente a partir de la Parada 4 ese es el único que existe.
Y esto se vuelve tentador para los amantes de la alta velocidad, que hacen caso omiso a las normas de tránsito que indican el máximo permitido, a pesar de que hay carteles que indican claramente que se trata de “60 kilómetros”.
Sería interesante que desde la Dirección de Tránsito se lleven a cabo en esta zona controles de la velocidad en la que andan los autos y motos, multando a quienes no cumplan con los límites permitidos.