Buen día

Más multas, menos avivados

Días pasado, un llamado a Línea Directa alertaba sobre una situación que en más de una oportunidad se ha tratado en esta sección.
Y la opinión del lector hacía referencia a los conductores que toman Urquiza al Oeste como una pista de carreras, a pesar de que ya han ocurrido varios accidentes.
En el mensaje, se mencionaba la importancia de respetar los carteles existentes y también a una cuestión que es lógica: que por algunos imprudentes no se pueden llenar de lomos de burros las calles de la ciudad.
Y esta situación se repite en cada nueva calle que se mejora, en cuanto al asfaltado y condiciones generales. Una vez que se da respuesta al reclamo de los vecinos, que con justo derecho desean tener sus calles en óptimo estado; luego aparecen los inadaptados que las usan para “probar” sus autos o sacarse la adrenalina. Sucede lo mismo en avenida Luis N. Palma, por mencionar otro caso reciente de mejoramiento.
Sin duda que la cuestión no se soluciona llenando de lomos de burro, como bien mencionaba el lector, pero por el momento y hasta que tomen conciencia habrá que realizar controles más estrictos de Tránsito en la zona y llenar de multas a quienes excedan la velocidad permitida.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.

El rol protagónico del municipio en políticas de seguridad

El Estado provincial puso en marcha en 2012 el Centro de Control y Monitoreo del 911 para la capital entrerriana y el gran Paraná, en el marco del Plan Integral de Seguridad, desde entonces los gualeguaychuenses estamos esperando la apertura de la central de monitoreo en la Jefatura Departamental. El año pasado se inauguró la central de monitoreo en la comisaría de Urdinarrain, convirtiéndose ese municipio del interior del departamento, en un ejemplo de compromiso con la seguridad ciudadana al incorporar tecnología de punta y lograr dotar de elementos probatorios a la Justicia en caso que los delitos se cometieran en las zonas de cobertura de las cámaras. Sin embargo la administración Bahillo, no tuvo una política más enérgica para avanzar en una central de monitoreo en la Jefatura Departamental. Solo se colocaron un par de cámaras en puntos estratégicos de la ciudad, que poco sirvieron para la prevención del delito, debido que el gran flagelo que vive la ciudad, está en al cantidad de puntos de venta de drogas en los barrios y el constante hurto en casas de familias o en obras en construcción. Las políticas de seguridad no solo se logran donando motos y una patrulla a la Jefatura, nuestro municipio, hoy tendría que tener dentro de su estructura un área de coordinación de seguridad, para coordinar políticas de prevención con las fuerzas federales, la Policía, comisiones vecinales y demás áreas de gobiernos estratégicas para la contención de jóvenes, como lo son Deportes, Cultura, Desarrollo Social, Salud o de infraestructura, como Electrotécnia, Obras Públicas y de control como Tránsito e Inspección Municipal. La seguridad en la calle no solo se logra con patrulleros nuevos y más uniformes en la calle, sino que se necesitan de políticas a largo plazo, en donde el municipio tenga un rol protagónico en la toma de decisiones para prevenir el delito, que para Gualeguaychú es de suma importancia, por tratarse de un activo para el turismo, además de contribuir a la paz social.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.