Opinión

Cuidar el medioambiente

Hace unos días, desde el municipio se recordó que está prohibido en toda la ciudad de Gualeguaychú quemar a cielo abierto cualquier residuo sólido u otras sustancias combustibles. 

Esta prohibición está regulada por la Ordenanza Nº 10.088/95 del Código de Prevención de la Contaminación -apartado 2.3.11.
Y al parecer hay muchos vecinos de nuestra ciudad que no están al tanto de esta norma ya que, aunque cueste creerlo, es muy común ver por estos días a personas que juntan todo tipo de desechos y los prenden fuego, algunos en sus propios terrenos y otros, en la vereda o en propia calle, lo que es peor aún.
Y ocurre que muchos vecinos no se animan a denunciar a sus pares, por la relación que se mantiene e incluso por lazos de amistad que se desarrollan en la convivencia diaria… pero realmente es una falta de respeto lo que hacen, contaminando y molestando a todo un barrio sin tener el menor pudor.
Por eso, es importante que quienes sean víctimas de este tipo de atropello lo denuncien… ya que, en general, quien tiene este mal hábito, no lo hace solo una vez sino que, como bien lo dice la palabra, lo hace habitualmente.
Las vías para hacerlo es el teléfonos de Vigilancia Ambiental: 15641628 ó a la línea gratuita 105 (línea gratuita), todos los días del año.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.

¿Y el puente?

Fue a comienzos de septiembre de 2011 cuando se anunció que ya estaba firmado el contrato con una consultora entrerriana para la elaboración del proyecto ejecutivo del nuevo puente sobre el río Gualeguaychú, a construirse al sur de la ciudad para unirla con Pueblo Belgrano.

En ese momento, se anticipó que en unos cuatro años Gualeguaychú contaría con un nuevo puente, con una inversión estimada superior a los 200 millones de pesos.
Bastante antes, la consulta pública nos tuvo ocupados a los ciudadanos y a través de ella se determinó que la zona sur era la apropiada “para una mejor perspectiva de desarrollo urbanístico, territorial y turístico” de la ciudad.
Pasó un tiempo y el proyecto final para el nuevo puente, de unos 500 metros sobre nuestro río, se presentaba en febrero de 2014.
En agosto de ese año se confirmó el proyecto ejecutivo para su realización, con financiación del CFI y se detalló que tendría un total de 790 metros, entre puente y alcantarillas.
Pero tras este anuncio, el silencio se instaló.
Y hoy estamos en diciembre de 2016, en pleno feriado extra largo, y todos los vehículos que se desplacen desde y hacia Pueblo Belgrano tendrán que optar -a la tardecita, hoy y mañana- por el puente Méndez Casariego o la combinación ruta internacional 136 - ruta provincial 42.
¿En qué quedaron las reuniones, las entrevistas, las promesas y los ríos de tinta que corrieron ocupándose de esta idea?
¿Fue sólo eso -una idea- o una forma de distraer la atención, de entretenernos, como tantas veces ha ocurrido?
Mientras hacemos las disquisiciones correspondientes, pensemos en ir con tiempo allende el río, porque está visto que las colas interminables para cruzar el noble puente Méndez Casariego (al que sólo se le ha refrescado la pintura y de esto ya hace un tiempo) se sucederán, ya que nada se ha hecho para que no se produzcan.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.