Editorial

Salto Grande, la otra discusión

 Por estos días se ha alimentado un debate con respecto a las regalías de Salto Grande y el Presupuesto 2015. Está claro que el gobierno nacional no tiene potestades para quedarse con esos fondos, sino que los debe girar a las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones.

Pero, lo que falta es la otra discusión: por qué no se federalizan en Entre Ríos los fondos de Salto Grande y así se elimina a Gualeguaychú –como a otras tantas localidades- de la marginación de esos recursos. Quien analice tanto la letra como el espíritu de la Ley conocida como de Salto Grande, comprenderá que sus regalías deberían ser una “cuestión federal” para los entrerrianos. Esto no ocurre porque falta carácter político y sobra mucha mezquindad del oficialismo de turno, dado que sus beneficios quedan para unos pocos Departamentos provinciales, en detrimento de todos los entrerrianos. En todo caso, habría que preguntarle al intendente de Villaguay, Adrián Fuertes, cómo hizo ese Municipio para ser beneficiario y que en todo caso la dirigencia de Gualeguaychú vaya tomando nota al respecto. No se trata solamente de federalizar los recursos que genera la represa de Salto Grande, sino que los propios legisladores nacionales por Entre Ríos rediscutan con la Nación la necesidad de que se respete la Constitución de 1994 que consagra el concepto de que los recursos naturales pertenecen y corresponden a las provincias. Hace un par de años la dirigencia de Gualeguaychú intentó unirse para fortalecer estos planteos, pero todo ha quedado en expresiones de meras voluntades, dado que no se ha podido avanzar en nada. Ni siquiera en darle más trasparencia al funcionamiento de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM), que es la administradora de la represa. El gobernador tiene en sus manos la oportunidad para que Salto Grande sea para todos los entrerrianos. En rigor, nadie puede explicar porque se sigue alimentando la injusticia y la discriminación que impiden a Gualeguaychú (que está aguas debajo de la represa) gozar de sus beneficios, dado que se ha perjudicado por su construcción y funcionamiento. El otro aspecto que debe prevalecer es que la recuperación de la renta de la represa ha sido una lucha histórica de todos los entrerrianos, que tenía como objetivo justamente desarrollar de manera armónica a toda la provincia. Pero los caprichos políticos partidarios solamente permiten que esos millonarios recursos queden en muy pocas manos. En esta misma columna Editorial alguna vez se sostuvo que: “La dirigencia –especialmente de Gualeguaychú- no debería olvidarse de este reclamo, porque el propio territorio además está ligado al comportamiento del río Uruguay y eso a su vez tiene íntima relación con el manejo de la represa de Salto Grande. Ya bastante daño está causando la inoperancia de la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) como para encima sumar el abandono de un beneficio que está contemplado por ley”.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.