Editorial

Día de la primavera, día del estudiante

20/09/12 |Hoy se celebran tres acontecimientos clave: el día de la primavera, el del estudiante y el de la paz mundial.

La primavera bien puede ser el símbolo de la renovación de la naturaleza y con ella de la creatividad que caracteriza al genio del espíritu humano. Primera vista, primer verano, primer verdor, eso significa primavera. Para los antiguos también era referencia de la flor de la edad. Se relaciona al joven con la primavera de la vida.
No es casual que todos los 21 de septiembre, la juventud sea protagonista de la jornada. Hoy no será diferente. Es tradición sus celebraciones, casi todas al aire libre si el tiempo acompaña, siempre entre amigos.
Chile y Argentina son los dos únicos países donde coincide la celebración del Día de la Primavera con el Día del Estudiante.
Primavera (vida), estudiantes (jóvenes) son términos que invitan a pronunciar la palabra paz.
Naciones Unidas destina todos los 21 de septiembre para celebrar la paz en el mundo.
Para este año se adoptó el criterio de celebrar “una paz sostenible para un futuro sostenible”.
Valiosos bienes (recursos) naturales, casi siempre terminan siendo la causa directa de muchos conflictos o suponen un factor importante de controversias. Resolver estas cuestiones, vinculadas con el control y la gestión, resultan indispensables para mantener la seguridad y no dañar la identidad de los pueblos y restaurar la economía de las sociedades y con ello la paz social.
Primavera, jóvenes y paz sostenible son a su vez un trípode donde se alimenta el carácter de Gualeguaychú. ¿Qué son sino las carrozas estudiantiles con su fecunda tradición? ¿Qué son sino los permanentes reclamos por el derecho a la vida y el cuidado ambiental que expresa la comunidad?
La contaminación, el envenenar la naturaleza, no es otra cosa que profanar un Don y destruir un pilar básico del desarrollo sostenible. Y en esa destrucción arrebatarles el futuro a los jóvenes.
No hay progreso sin paz y sin respeto a la vida. La educación, tan devaluada desde hace varias generaciones, debe recuperar su rol transformador de la realidad.
El papel informativo y educativo de los medios de difusión no deben permanecer ausentes en esta contribución, justamente porque deben colaborar con la promoción de la cultura de paz.
Los bienes (recursos) naturales deben utilizarse en beneficio del interés general y no para que un único sector se desarrolle. Es una deuda pendiente de los gobiernos, especialmente del nacional.
Primavera, jóvenes, estudiantes, paz: todo remite a la cultura. El respecto a la vida, el no adherir a la violencia en todas sus formas, promover y practicar el diálogo, deben ser compromisos cotidianos, vividos con responsabilidad, porque ello implica proteger el presente y el futuro.
Primavera, jóvenes, paz… son conceptos que explican mucho mejor por qué en esta época hasta todas las personas expresan una gran esperanza y optimismo. Es que de alguna manera se presenta como una oportunidad de renovación, de cambio… de florecimiento.
Gualeguaychú encuentra a la mayoría de sus jóvenes estudiantes preparándose para las Carrozas, para compartir un día de plena celebración, donde se tributa a la amistad y a la fraternidad. Que el día de la primavera sea un día de paz.



POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.