El observatorio

Soñando con Luis XIV

23/10/14 |Hay momentos en que uno llega a pensar, ante ciertas expresiones presidenciales, que a CFK no lo vería mal que la comparasen con Luis XIV –el Rey Sol de Francia- que en el paroxismo de su egocentrismo- afirmó “el Estado soy yo”.  

Es tal el grado de omnipotencia que desde hace un tiempo exhibe la titular del P.E. N que, barrunto, ha contagiado a todo su entorno del sueño de ser los herederos de LUIS XV. Observen ustedes si no el comportamiento de los camporistas con Máximo Kirchner a su frente.
Si repiten lo de la historia francesa lo que nos espera, Dios mío…Pero alguien podría decirme pero en Argentina no hay guillotina. Pero hay cosas peores. Si no lean ustedes la última declaración de la SIP que acaba de sesionar en Santiago de Chile, y en la cual se formula una gravísima denuncia contra el poder absolutista del kirchnerismo
La repartija discrecional y arbitraria de la publicidad oficial es su mejor y más cabal demostración, por cuanto en la última “década ganada” los únicos favorecidos son los medios afiliados a la Rosada, en tanto que el resto son sistemáticamente aislados ´-y en no pocos casos perseguidos- por no ser obsecuentes con el gobierno de turno. Si ustedes creen que exagero, vean y lean cuantos avisos publicita el actual Gobierno en EL ARGENTINO que si sobrevive es gracias al apoyo privado.
Otra demostración que testifica hacia donde se orienta el accionar kirchnerista es la sistemática y grosera persecución de Olivos a “CLARIN” y a la NACION so pretexto de aplicar una Ley de Medios que para lo único que sirve hasta el día de hoy es para que el “Oráculo de Olivos” –o sea Víctor Hugo- se ensañe cada mediodía con Magnetto, que para Cristina ha pasado a ser “el monstruo de siete cabezas”….
Pero nadie piense que la heredad de Luis XV no existe. Vean sino el deterioro dominante en la Argentina en los últimos diez años, y que en los últimos días eclosionó con el tema de las facturas truchas, otra de las evidencias que expone de manera ineluctable que la “contaminación política” ya llegó hasta el hueso, sin que nadie sepa hasta dónde puede extenderse.

No aclaren que oscurece

Tal vez me equivoque, pero tengo la impresión que el hasta ayer hombre fuerte de la AFIP puede haberse cavado la fosa solo y que quizás en Echegaray se repita el fenómeno de Fábrega, aunque corregido y aumentado.
Echegaray, como es de público conocimiento, fue noticia a comienzo de semana al negar que Cristina Fernández de Kirchner fuera socia de Lázaro Báez. Pero en la mañana del martes pasado, en el programa radial del “Oráculo de Olivos”, en forma sorprendente modificó el relato al sostener que la Presidente mantiene ”estrechos vínculos” con Báez en varios emprendimientos privados, como pueden ser - y el agregado corre por mi cuenta- el manejo de numerosos hoteles en Calafate y diversos negocios turísticos en el mismo lugar.
Algunos dirán se trata de simples eufemismos, pero en el fondo ser socios o mantener vínculos comerciales es la misma cosa. O sea que se está en presencia de un escándalo de proporciones que puede tener efectos sísmicos capaces de alterar la paz en Olivos, donde cada palabra es observada con lupa por razones obvias, sobre todo si se considera que muchos fondos buitres están detrás de Lázaro Baez, ante cierta información que estaría demostrando que entre nuestra presidente y su amigo Lázaro existirían poderosos intereses creados. Y si algunos persisten en seguir escarbando, vaya uno a saber qué otras cosas pueden salir a la superficie.

Repugnante manía de  hacer política

Algunos atribuyen la distribución de ciertos rumores a la vieja y repugnante manía de hacer política bajando a los sótanos más perversos de la impunidad, aunque en el fondo podría tratarse de simples actos de desesperación frente al crecimiento de ser ciertos candidatos que estorban los intereses oficiales. Por eso, la única consigna es la de procurar macular la imagen opositora.
En aquel orden deben inscribirse la divulgación de datos falsos sobre ciertas realidades política, la mayor parte infundadas y que formarían parte de una aceitada manipulación de datos falsos, como el sembrar el miedo sobre determinados componentes sociales. Las versiones más aviesamente divulgadas hacen hincapié en que Sergio Massa, en caso de ser electo presidente, ya tendría resuelto eliminar la asignación universal por hijos, la totalidad de los planes trabajar, el fin del PROCREAR. Lo mismo se dice con respecto a Macri, mientras se asegura que la única manera de sostener esas conquistas y muchas más, será votando los hombres leales a Cristina.
Aquella ausencia de ética desnuda de pies a cabeza el verdadero talante moral de un Gobierno que apela a cualquier recurso para estigmatizar a sus adversarios políticos, no teniendo el menor escrúpulo en descender a los infiernos creyendo que de esa manera podría sostener un “cielo” que se les cae encima y a pedazos. Entre tanto, cada día que pasa cobra más fuerza la sospecha que el kirchnerismo no está dispuesto a aceptar lo inexorable o sea la caída del régimen el 10 de diciembre de 2015, por lo que caben esperar una campaña electoral intensa, cuyos preliminares los jugará el propio Olivos .
De un desesperado hay que esperar cualquier cosa, hasta lo más inverosímil. Y lo más probable es que insista la Señora que Griesa tuvo la culpa…

Los que puede venir

Habiendo dejado de soplar el viento de cola para la soja, el desbande de las reservas se torna dramático toda vez que la oleaginosa en apenas cuatro meses ya perdió 200 dólares por tonelada. Para no pocos productores el negocio de la soja –ni hablar del maíz- ya dejó de ser rentable, lo que explicaría que muchos sojeros desistan de seguir sembrando al estar rota la cadena de pagos en muchas regiones del país, lo cual podría acarrear una enorme tragedia social con miles de manos desocupadas. El Gobierno asimismo le debe 6 mil millones de dólares a los importadores, de modo que al encontrarse paralizado el ingreso de insumos serían muchísimas las empresas que deberían dejar de producir. Pero esto que importa si tenemos un satélite dando vueltas en el espacio.
Por suerte vamos a tener un nuevo Código Procesal Penal para ponerle freno a la orgía de la corrupción, aunque resta saber quién, cuándo y cómo lo aplicarán. Pero no creo que Cristina logre usarlo.

Hasta el viernes

EL VIGIA
 


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.