El observatorio

Historia que se repite

07/11/14 |Por El Vigía

Otra vez las inundaciones y una historia corregida y aumentada, todo ello en medio de un cruce de reproches y acusaciones entre oficialismo y opositores, lo cual nos pone ante un panorama tan incierto como desolador.
En lugar de buscar la verdad como elemento primario de las cosas, aquello que da razón de ser a la vida, todo se lo reduce al “jarabe de pico” al que nos tienen acostumbrados los hombres que dicen hacer política y que, si bien se lo analiza, no es nada más que politiquería y la peor de todas.
Se los confieso, sin ambages: lo que me produce asco, repugnancia moral, es esa manía de echarle la culpa al otro de todo lo que nos pasa. Y esto es cosa de todos los días. Mientras el desborde de las aguas llegaba a sus picos máximos, Daniel Scioli se entretenía con el futsal. Y como el periodismo descubrió su nuevo entretenimiento el que, en mi modesta opinión, no es para nada censurable, sino su desmedida reacción contra los periodistas por haberse hecho eco del episodio sin antes habérserlo consultado. En este sentido, demostró ser un fiel seguidor de las prácticas de Cristina al acusar a Sergio Massa de estar detrás de esa campaña de desprestigio personal, lo cual, por supuesto, ha sido enérgicamente negado por el dirigente de Tigre.
Dos cosas habría que puntualizar para poner las cosas en su debido lugar respecto del proceder de los periodistas: nosotros, al informar sobre determinados hechos o episodios no tenemos por qué consultar a nadie respecto a cómo debemos ejercer nuestra profesión. De proceder de la manera que pretende Scioli estaríamos tergiversando nuestra misión de ejercerla sin ataduras ni padrinazgo alguno. En segundo lugar, si antes de informar se nos hubiera obligado a pedirle al gobernador la venia o el permiso para ocuparnos del futsal del mandatario, no estaríamos siendo veraces o fieles para informar con objetividad determinados aconteceres.
El Gobernador, lo escuchamos por la tele, se mostró muy enojado con el periodismo que informó sin cerciorarse de la verdad por su boca. Lo suyo es autoritarismo puro. Es como ponerle precio a la información.

Nota completa edición papel.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.