Ads
Secciones
Diario El Argentino
Secciones
Diario El Argentino
Ads
Policiales

.

Megajuicio por corrupción: “La imputación no tiene sentido”, dijo la contadora Cargnel

Ads
Megajuicio por corrupción: “La imputación no tiene sentido”, dijo la contadora Cargnel

La contadora Corina Cargnel está acusada en las causas por corrupción de las imprentas y el parador de Mar del Plata.


Ads

La contadora Corina Cargnel, acusada en las causas por corrupción de las imprentas y el parador de Mar del Plata, declaró ayer en el marco del megajuicio que se le sigue al exgobernador y actual embajador argentino en Israel, Sergio Urribarri. “La acusación no tiene sentido desde ningún lado”, interpretó y cuestionó que se la haya sindicado como “responsable de obtener los reintegros de lo que cobraban las empresas cartelizadas” de publicidad oficial.

También negó haber arrojado por el ventiluz de un baño un disco rígido con información que se anexó a la causa. Según la Fiscalía, ello habría ocurrido el 1º de agosto de 2016, cuando se realizó el allanamiento en la empresa Tep, en calle Racedo 415 de Paraná. Asimismo, negó ser la contadora de Juan Pablo Aguilera, cuñado de Urribarri, y de haber armado un esquema de “retornos” –pago de coimas- del que participaban las empresas Hugo Montañana y Jesús Bustamente para conseguir estar en el circuito de empresas beneficiadas con las pautas del Estado entrerriano.

La profesional realizó una extensa declaración en la que historió su carrera como contadora, su relación con los empresarios Maximiliano Sena, Emiliano Giacopuzzi, y los hermanos Luciana y Alejandro Almada, y explicó su trabajo en la empresa Todo en Publicidad SRL (TEP), cuya marca comercial era Formato Urbano, consignó el portal Entre Ríos Ahora.

Su declaración estuvo atravesada por momentos en los que lamentó entre lágrimas estar imputada de hechos ilícitos y refirió que el proceso le generó situaciones difíciles en su familia y su trabajo como docente universitaria en la Facultad de Ciencias de la Gestión, en la Universidad Autónoma de Entre Ríos. Por caso, se mostró conmovida cuando contó que su abuela, de 80 años, escuchó por radio que la Fiscalía pedía 8 años de cárcel para su nieta; o que debió apartarse de un proyecto universitario que necesitaba acompañamiento del Gobierno entrerriano.

Cargnel, que es defendida por el abogado Miguel Ángel Cullen, afirmó que comenzó a trabajar en Tep SRL en 2011, pero que lo hacía en el rol de contadora interna. “En mi caso, nunca firmé un papel con mi nombre diciendo que soy contadora de la empresa ni puse el número de matrícula. Nunca firmé ningún papel a nombre de la empresa. Lo único que hacía era mandar correos, enviar facturas, pedir a los proveedores que paguen y enviar el pago a un proveedor. Nunca pensé que eso se convertiría en delito. El contador interno hace estas gestiones tan necesarias. Es el que prepara el suministro y la información que necesita el contador externo para hacer el balance”.

Más adelante, planteó que la imputación fue “la gota que rebalsó el vaso” y que la llevó a desvincularse de la firma en 2017 para dedicarse al trabajo de manera independiente y a la docencia.

“Cuando uno escucha que las empresas se crearon para absorber la publicidad, se lo reduce a una línea de lo que se vivió en la empresa. A uno le da mucha rabia porque son muchas horas que deja la familia de lado, para que vengan y digan que lo único que interesaba era estafar al Estado. Eso duele”, manifestó.

Respecto de los demás acusados, refirió que con el gobernador Urribarri se cruzó pocas veces, pero nunca tuvo un diálogo. “Al gobernador Urribarri lo he visto dos o tres veces en mi vida. Si no hubiese sido por esta causa, hasta el día de hoy nunca lo volvía a ver. En el marco que lo vi fue cuando Emi (Giacopuzzi) y Maxi (Sena) nos invitaron al centenario de General Campos y una vez que asumió como gobernador en Casa de Gobierno. Después en algún cumpleaños de Luciana (Almada) o su hijo. Fueron dos o tres veces que me lo he cruzado”.

En cuanto a los demás, sostuvo: “A Tamay (Gustavo) lo conocí en el estudio de Cullen; a Báez, lo juro por mi hijo, lo conocí en la primera audiencia del juicio”.

En cuanto a la acusación de la Fiscalía, dijo que “no tiene sentido desde ningún lado”. “Yo no soy la contadora de Juan Pablo (Aguilera), ni la mano derecha ni nada de lo que se me acusó”. Agregó que a Aguilera lo conoció por Luciana Almada, socia de Tep y esposa de él.

“Juan Pablo me ha pedido alguna que otra tarea, pero estoy muy lejos de ser su contadora. Nunca supe su clave fiscal, ni entré en su página de AFIP, ni hice trámites por él. Tampoco soy su secretaria”, aseveró.

 

Cuestionamiento a la Fiscalía

 

En otro tramo de su alocución, rechazó que la Fiscalía le haya endilgado que haya “tenido la caja negra de la corrupción”. “La verdad señor juez, no tengo una palabra elegante para decir de esto. Se me ha ensuciado”, expresó.

Luego cuestionó puntualmente que la Fiscalía sostenga que ella era la encargada de llevar “una única contabilidad” de las empresas. Al respecto, marcó un error: “Cada empresa es una persona jurídica propia, con su estatuto de creación y contrato social. Si en algún momento hubo una persona que llevaba la contabilidad de las dos empresas, como llevan los estudios contables, que llevan de 50 empresas, uno no va decir que el contador lleva una única contabilidad. Mínimamente me gustaría que la acusación esté sustentada en algo que tenga sentido”.

En otro momento, en relación a la acusación de que las firmas Tep, Next y las de Bustamante y Montañana absorbían la publicidad del Estado, sostuvo: “Cuando dicen que las empresas se crearon para facturarle al Estado. Según los datos que surgen de libro IVA Ventas, hay un 37 % facturado al Gobierno, incluyendo a Montañana y Bustamante. ¿Y con el otro 63% qué hacemos? Eso es lo que se facturó, no lo que se cobró”, resaltó el portal Entre Ríos Ahora.

Al final de su declaración, rechazó la imputación en la causa Parador, en la que se le endilga que gestionaba la confección de facturas por parte de diferentes empresas y también los retornos de dinero con la firma “El Juego en que Andamos S.R.L.”, que instaló el Parador cuestionado en enero de 2015 en una playa de Mar del Plata. “Como lo dije antes, yo sólo era la contadora interna, no manejaba dinero”, declaró.

Luego de responder algunas preguntas de su defensor, en las que reforzó sus dichos, dio por concluida su declaración como imputada y se negó a responder preguntas de la parte acusadora.

 

    Autor:
    avatar usuario El Argentino
    El Argentino
    Ads
    ComentariosDebés iniciar sesión para poder comentar