Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
viernes 24 de mayo de 2019

¿Qué hacer con las protestas sociales?

20/02/16 |Los cortes de calle, rutas, autopistas… las protestas en plazas o frente a determinados edificios o los cacerolazos, son una respuesta de la sociedad que se vienen dando desde hace ya varios años en la Argentina.  

Las movilizaciones públicas... surgieron, en parte cuando se alcanza cierto nivel de hartazgo y ante la falta de acuerdos o de respuestas entre diferentes partes involucradas en un conflicto y, al menos en sus inicios eran a la última herramienta a la que se apelaba.  Muchas veces de manera espontánea y otras planificadas, las protestas y sobre todo los cortes de calles, se fueron haciendo cada vez más comunes en Argentina (no sólo en Buenos Aires sino en el interior del país) hasta llegar al punto en que –en algunos casos- parecen haber perdido su verdadera esencia.  Y está claro que no se puede limitar el derecho a la integridad de las personas o a la libertad de expresión, pero éstos muchas veces se contraponen al derecho de libre circulación de los ciudadanos.  ¿Cuál tiene más valor? ¿Cuál debe ser el criterio para decir esta protesta realmente es importante y cuáles otras no lo son? ¿El protocolo anunciado por el Gobierno es la solución o generará más ebullición social? Sin duda se trata de un problema de muy difícil resolución y está claro que la misma no podrá ser encontrada ni mucho menos implementada de un día para el otro.  Por ejemplo, a los vecinos que protestan en Capital Federal por los cortes de luz, a los ancianos y personas enfermas que han salido con sus cacerolas a cortar las calles, tras soportar vivir en un noveno piso durante cinco días sin luz ¿debe aplicarse el protocolo anunciado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich? Impedir que las calles sean un caos está bien y también facilitar las instancias de diálogos entre las partes para llegar a una solución, pero siempre debe prevalecer la integridad física de las personas y evitar generar más caos social.  Es de esperar que el tema de las protestas sociales sea tratado con el cuidado y la atención que merece.
La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

Lomos de burro
El municipio tendría que pensar en erradicar los lomos de burro de la ciudad y en su lugar colocar otros dispositivos para alertar a los conductores de reducir la velocidad, como por ejemplo “pianitos” que suelen ser utilizados en las banquinas de la autovía.