Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
lunes 19 de noviembre de 2018

Mujeres que hacen cosas... Para ella, quedarse quieta es marchitarse

  Mujeres que hacen cosas...  Para ella, quedarse quieta es marchitarse

22/07/17 |Silvina Esnaola EL ARGENTINO Con 68 años, once hijos que le dieron treinta y seis nietos, que se han multiplicado hasta ahora con once bisnietos, Ester Ibarra tiene en su familia su mayor tesoro.

Nos recibió en su casa de Belgrano y Jauretche, con la estufa a leña encendida, toda una invitación a acomodarnos allí, mientras afuera el viento levantaba la helada. Y entonces supimos por ella de sus tareas como voluntaria de Cáritas en el barrio, de su participación más que activa en la murga Los abuelos divertidos, de por qué terminó la escuela ya con hijos que la demandaban. Ester tuvo una infancia sin juguetes y casi sin escuela. Su papá era carrero y cuando se terminaba el trabajo de trasladar las bolsas de harina desde el tren a los depósitos, había que seguirlo al campo, a hacer leña. “Éramos un montón de hermanos, y tan humildes que papá nos cargaba a todos en el carro y nos llevaba al monte, a hacer leña”, contó. “Hasta los más chicos a veces agarrábamos el machete (para familiarizarse) pero en general, nos tocaba llevar los palos al carro”. Aquí supimos que de esa cantidad de hermanos que no precisó, ella es la más chica. Pero no la protegida o malcriada, porque “entonces no había eso...”, como dijo. Sí lo de ir salteado a la escuela Nº 8, según la disposición paterna, cuestión que terminó cuando Ester tenía 15 años. “Papá falleció y no fuimos más al campo. Empecé a trabajar de lavandera, o en casas de familia, haciendo lo que sabía hacer”. Y de a poco, su vida fue cambiando, porque con la misma voluntad que de algún lado sacaba para ir al campo con su padre, decidió terminar la escuela. “Fui cuando tuve que ayudar a mis hijos a hacer las tareas. Tenía que aprender para ayudarlos. Así terminé la escuela”, contó de un tirón. Pero hay más: “como la escuela se modernizaba y yo no sabía, llegué a ir con mis hijos a clase; me sentaba al lado de ellos para poder aprender. La maestra me daba lugar y yo aprendía...”, completó. Los hijos crecieron, el esposo murió y Ester siguió haciendo. Integra desde hace catorce años la murga “Los abuelos divertidos”, aprende la coreografía que se le marca en los ensayos que se hacen en la vieja terminal pero no cose su traje, “porque lo mío es mas rústico”, dirá, aunque luego contará que está aprendiendo a tejer en el centro de Cáritas. “Estoy haciendo una manta, también hice alfombras para poner junto a la cama. En los días que no puedo salir afuera, me siento a tejer. Me gusta porque me desenchufo de todo. No pienso en nada. Y está bien, porque a esta edad, la cabeza no puede estar en tantas cosas....” Además de esto y ser la comunicadora de las novedades de Cáritas en su manzana, o repartir las cosas que llegan, lleva y busca de la escuela a dos de sus nietos, se ocupa de ellos mientras sus padres levantan la casa a la que se mudarán en poco tiempo, y como dijo, “Siempre estoy haciendo algo, y tuve el orgullo este año de salir con mis hijos, mis nietos y bisnietos en la murga infantil que hicieron Nazareno (Lucero) y mi nuera Analía”. ¿Sabe que en la costanera han colocado una corneta enorme, que quienes sepan hacerlo, podrán hacerla sonar?, le preguntamos y su respuesta fue inmediata “Tengo que ir a conocerla”. De chica trabajó por obligación y hoy lo hace por decisión propia. ¿Por qué?, le preguntamos y escuchamos “siento que tengo que hacer cosas por los demás. Me gusta colaborar con la murga, ayudar a la gente, porque yo pasé todo eso. Y mientras tenga salud seguiré en Cáritas”, dijo muy segura. “Hace un año y pico que me jubilé pero sigo porque si me quedo quieta, para mí sería como una flor que se marchita y no sirve para nada...” Así resumió por qué se levanta a las seis de la mañana, enciende el fuego que mantiene hasta casi la medianoche y transcurre el día haciendo cosas y también, de a ratos, dándose el gusto de robarle una muñeca a su nieta y ponerla con su vestido vaporoso sobre su cama, para mirarla. “No teníamos juguetes, jamás tuve una muñeca. Para jugar, juntábamos huesos, los lavábamos bien y formábamos casitas, muñecos, cunitas. A veces le robo una muñeca a mi nieta y la pongo en mi cama. Me encanta verla así”. ¿Qué sueño tiene Ester?, preguntamos y nos respondió “quiero conocer Salta. No sé por qué, pero hace tiempo tengo estas ganas. Es lo que me está quedando y tengo que cumplir. Lo demás está todo: he criado once hijos, me encanta cuando llenan la casa, porque vienen todos, con los nietos y bisnietos” dijo destacando estos encuentros, que en diciembre habrán de hacer, para festejarle el cumpleaños.
La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Ciudad

Comenzaron las obras del Proyecto Hábitat Norte
El Proyecto Hábitat Zona Norte es una obra de gran magnitud que implica la transformación integral de los barrios San Francisco, Franco y La Cuchilla. Se trata de una inversión total de 118 millones de pesos con financiamiento del Estado Nacional.  
El inicio de las vacaciones en Buenos Aires marcaron un repunte turístico en la ciudad
El inicio de las vacaciones de invierno en Buenos Aires, principal centro emisor de turistas hacia nuestra región, marcó un leve repunte en la ocupación hotelera y parahotelera de Gualeguaychú.  
El grupo de teatro Ilusiones presentará “El Maestro de Regimiento”
El sábado 5 de agosto a las 21 en el Teatro Gualeguaychú, el grupo de teatro vocacional “Ilusiones” presentará el sainete “El Maestro de Regimiento”, una adaptación del autor Bernardo Paoli Lovera, fundador de la Escuela Municipal de Arte Escénico (EMAE) de la ciudad de Larroque.  
En el reinicio de las clases, el Colegio Luis Clavarino estrenará cuatro aulas restauradas
El lunes, la empresa que está realizando los trabajos de restauración desde fines del año pasado, terminó los trabajos de puesta en valor de las aulas y baños del lado de calle San Martín. A mediados del mes de agosto se entregarán cinco espacios áulicos más y la totalidad de la obra estará lista para el inicio del ciclo lectivo 2019. POR DIEGO ELGART EL ARGENTINO  
El pasado, el presente y el futuro de la ciudad, se reflejarán desde hoy en la Costanera del Tiempo
  Los actos centrales se realizarán a las 11 con la imposición del nuevo nombre del espacio público y el descubrimiento de las figuras en relieve del soldado Carlos Mosto y el Sargento Dimotta en 3 de Febrero y Rubén Darío. Lo que se inaugura hoy, es la primera parte de un ambicioso proyecto que integrará al Frigorífico y al Polo Educativo con el resto de la Costanera