Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
martes 23 de abril de 2019

Urdinarrain: Hasta siempre “Cine Teatro 9 De Julio”

13/01/19 |

La segunda semana del nuevo año, despertó muchos sentimientos encontrados en los pobladores de Urdinarrain. Tristeza, enojo, nostalgia, se manifestaban en las redes sociales y en cuanto encuentro de charla hubiese en la ciudad. El emblemático Cine 9 de Julio de nuestra ciudad, cerró sus puertas definitivamente.

El Cine 9 de Julio es creado entre los años 1925 y 1930, de manos del Dr. Ricardo Roig, quien diseña y hace construir la sala. En ese entonces, las películas eran mudas por lo cual no se tomó en cuenta la acústica para su construcción. Antonio Ingrassia, compra el cine en el año 1951 y se encuentra con esta dificultad, por lo que decide dedicarle un año de trabajo, hasta ponerlo en condiciones.

Primero comenzó con las paredes, para las cuales inventó una pasta con cemento y papel, que sus propios hijos y él, iban colocando con sus manos, según cuenta José “Chiquito” Ingrassia, uno de los hijos del recordado Antonio. Fue un trabajo en equipo y principalmente, en familia, hasta lograr que las paredes tuviesen ese corrugado que se pudo ver hasta nuestros días.

El Techo era de madera, por lo cual quedaban hendijas, para esto utilizó las bases de cartón de bebidas, que venían en esa época, y fue Osvaldo Mogni, el encargado de colocarlas y hacer que el mismo, también quedara en condiciones para cumplir con todos los requisitos que las películas sonoras requerían.

Las luminarias colocadas en las paredes laterales, fueron realizadas artesanalmente por Antonio. Para esto, usó latas de galletitas, a las cuales recortó y le fue dando la forma deseada, verdaderamente, un trabajo artesanal y casero de un amante del cine y del arte, que se propuso trasgredir en una población pequeña, como era en ese entonces, Urdinarrain.

Las primeras butacas, eran de madera, pero Ingrassia y su afán de no quedarse en el tiempo, pudo contactarse con Tristán Díaz Ocampo, más conocido como “Tristán”, quien en ese momento era una de las cabezas del Teatro Nacional de Buenos Aires. Este le vende las butacas pulman que se usaron hasta que dejó de funcionar y vimos en los últimos días en la vereda, para ser recolectadas como basura.

El Cine Teatro, 9 de Julio, abrió sus puertas y se convirtió por años, el mayor atractivo del pueblo de aquel entonces, localidades vecinas, la gente que vivía en el campo. Nadie quedaba fuera de una salida, que incluyera ir al cine, o también ver alguna obra teatral. En esos tiempos de antaño, las telenovelas radiales eran un éxito, y muchas se hicieron presentes en el cine. Esto ocurría a sala llena, con entradas vendidas con quince y veinte días de anticipación.

Los artistas locales pisaron el escenario, con la obra “Los Árboles Mueren De Pie” de Luis Sandrini. El 9 de Julio, no fue solo localista, su escenario fue visitado por innumerables obras teatrales a nivel nacional, con artistas de alta jerarquía y trayectoria que los amantes del arte pudieron disfrutar hasta no hace muchos años. También el deporte hizo su aporte, ya que hasta un ring de boxeo se armó en el escenario y ofició de encuentro deportivo.

La primer película que se dio, fue “Viaje a La Luna” y desde ahí todas aquellas que Ingrassia y sus proyectores no dejaron de pasar. Tan grande era su amor por el cine, que instaló dos proyectores que funcionaran al unísono, para poder brindar películas tridimensionales en aquella época, solo que no pudo llegar a realizarlo, por ser muy pocas las que circulaban en el país y solo quedaban en las grandes ciudades.

Tantas historias contadas y por contar, quedarán guardadas en esa sala, y en el corazón de cada uno de los que pudimos conocerla y disfrutarla. Debates estudiantiles, clases de teatro, actos de graduación, presentaciones de libros, encuentro de amigos, primeras citas, en fin, una parte importante de Urdinarrain se va, y trae dolor, nostalgia, recuerdos imborrables e innumerables sentimientos encontrados. Hasta siempre “Cine Teatro 9 de Julio”.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."