Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Thursday 1 de October de 2020

La Justicia allanó la empresa RPB a raíz de una denuncia por una supuesta estafa multimillonaria

La Justicia allanó la empresa RPB a raíz de una denuncia por una supuesta estafa multimillonaria

02/14/2020 |La planta que la firma RPB tiene en el Parque Industrial de Gualeguaychú fue allanada ayer por personal de Gendarmería Nacional, siguiendo órdenes de la Justicia que investiga una supuesta estafa millonaria que se habría perpetrado “hackeando” sus sistemas bancarios internacionales.

El procedimiento se inició cerca del mediodía, previa reunión entre los representantes de la empresa y el personal de la Fuerza de Seguridad, que tuvo lugar en una oficina próxima al acceso principal a la planta.

En la edición del domingo 2 de febrero pasado de EL ARGENTINO, la empresa publicó una solicitada donde abrió la puerta a una trama policial propia de una novela de suspenso.

“Queremos dar a conocer un hecho ilícito sufrido por RPB SA y cometido contra parte de la familia Baggio”, así comienza la solicitada publicada en los principales medios de país, entre ellos, EL ARGENTINO. En Gualeguaychú, la ciudad donde está emplazado el núcleo de esta conocida empresa familiar de jugos –pero también de lácteos, vinos, aceite de oliva y mermeladas, entre otros– la noticia es pública desde comienzos de año, cuando se realizó una denuncia por estafa.

Desde entonces hay versiones cruzadas casi para todos los gustos sobre el tema. La propia empresa reconoce que hay “personas en conflicto de intereses con RPB SA y con socios de la misma”, se hizo eco también el portal Infobae.

En primer lugar, la solicitada brinda contexto sobre la empresa que fundó, hace 60 años, “Doña María Celia Munilla y Don Rufino Pablo Baggio (Padre)”. Se detalla que hoy tiene más de 1.500 empleados y que exportan a más de 72 países.

Luego, sí, la denuncia: “El hecho ilícito sufrido, aludido al principio, consistente en una estafa ocurrida en el mes de diciembre, fue debidamente denunciada y está siendo investigada a los efectos de conocer quiénes son sus autores y responsables”, aseguran. Sin embargo, explican que el hecho representa un porcentaje no significativo de la facturación mensual del grupo, “resultando irrelevante para la normal actividad comercial, financiera e industrial de RPB SA”.

Según pudo saber Infobae de fuentes judiciales de Gualeguaychú, la denuncia por estafa se realizó en la Comisaría Séptima, el 2 de enero de este año. Es la dependencia policial más cercana a la planta productiva, una de las más importantes del Parque Industrial de Gualeguaychú.

Según la web de la empresa, son “70.000 metros cuadrados cubiertos dedicados a la elaboración de jugos de fruta, gaseosas, aguas, sodas, bebidas a base de frutas y diversos productos lácteos”.

Se habla de un desfalco de casi siete millones de dólares y de una empleada a la que habrían engañado con técnicas de “fishing”, la metodología hacker por la cual por medios electrónicos se induce a realizar depósitos, transferencias o cesión de datos con fines ilegales. Engañada, siempre según la denuncia, la empleada habría transferido ese dinero a varias cuentas en el exterior, publicó Infobae.

La causa la investiga el fiscal Guillermo Biré, quien luego de regresar de vacaciones, pidió medidas de prueba, testimoniales e informes técnicos. “Parte de la familia pidió copia del expediente para hacer la denuncia en un Juzgado Federal”, explican desde Gualeguaychú.

El caso, además, tiene el trasfondo de una interna familiar que en la ciudad se conoce desde hace tiempo, y que da origen a las más variadas versiones sobre la denuncia.

 

Familia con historia

 

“No podemos hacer ningún tipo de aclaración contextual hoy, sí en la semana, por hoy no hay novedades, nos remitimos al texto publicado”, le dijo a Infobae Eduardo Piccini, gerente de marketing de la empresa. Cerca de la compañía hablan de “desfalco externo” y no dejan de mencionar “los intereses contrapuestos entre los socios”, publicó Infobae.

Don Rufino y doña María Celia tuvieron cuatro hijos: Rufino Pablo “Pino”, Alejandro, Aníbal y Celia María. Cuando el fundador de la compañía murió, su viuda cedió sus acciones a sus cuatro hijos, pero mantuvo el usufructo, algo que autoriza el estatuto de la empresa para los fundadores. Así, sin acciones, puede decidir cargos en el directorio, pero no medidas ejecutivas. Celia María le vendió su 25 por ciento a su hermano “Pino”, quien se quedó con la mitad del paquete accionario. Pero el presidente de la compañía es Alejandro.

Aníbal, el otro accionista, estaría alejado del día a día del negocio. Así, la tensión habría quedado centrada en dos hermanos, uno que tiene las acciones y otro que tiene la dirección de la empresa, contextualizó el portal Infobae.

En ese marco, y más allá de la denuncia y la solicitada, desde un sector de la familia llegan sospechas sobre el caso y, especialmente, de la modalidad de estafa internacional por medio de hackers que habrían evaporado los siete millones de dólares.

En tanto, la solicitada que expuso el hecho asegura que “el sólido posicionamiento de la empresa permite transitar esta lamentable situación ilícita sin ningún tipo de contratiempo para nuestro personal, consumidores, proveedores y clientes”.

“El directorio de RPB SA quiere destacar especialmente que repudia enfáticamente el hecho perpetrado y en particular la utilización de tan lamentable suceso por parte de personas en conflicto de intereses con RPB SA y con socios de la misma, que pretenden hacer prevalecer apetencias e intereses de orden personal a costa del interés social de la firma, intentando hacer creer, a sabiendas de su falsedad, que el episodio persigue la disminución de su actividad, sin reparar que la magnitud económica del hecho representa tan solo el importe de seis días de facturación”.

El caso está lejos de resolverse. Tanto como la interna familiar.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Ciudad

Carnaval del País: hoy se vivirá la sexta noche de fiesta
Con la mirada puesta en la Elección de la Reina de la edición 2020 y en el próximo fin de semana largo, el Carnaval del País celebra esta noche su sexta jornada. Como cada sábado, las comparsas Papelitos, Ará Yeví y O’Bahía ya están listas para hacer bailar a todo el Corsódromo a partir de las 21:30.  
La Asamblea denuncia decisión de la CARU
.  
Juan Boari: “después de cien años, se le está poniendo el cascabel al gato”
La entrada en vigencia de la Ordenanza municipal  Nº 12.281/2018 ha generado reclamos entre los contribuyentes afectados, que en algunos casos han optado por autoconvocarse para pedir a los concejales su derogación.  
Las autoridades del Consejo de Seguridad Ciudadana dejaron plantado a los vecinos
.