Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Monday 13 de July de 2020

Caminando junto a Jesús

Caminando junto a Jesús

04/25/2020 |Por Waldemar Oscar von Hof*

 

Celebramos el tercer domingo del tiempo Pascual. Es llamado el domingo de los discípulos de Emaus. Donde celebramos a Jesucristo como camino y como caminante al lado nuestro.

 

El Evangelio de este domingo nos cuenta la historia de los discípulos oriundos de Emaus, que después de la frustración, del fracaso y de la finalización de su proyecto con Jesús, vuelven a sus casas, a su rutina y a la vida de antes. En el camino van hablando y alguien se le agrega, les pregunta y ellos cuentan la historia de su maestro que ha sido crucificado, dan su testimonio lo recuerdan y repasan con mucha pasión. Jesús se queda con ellos, se sienta a la mesa y parte el pan, bendice la copa y en este gesto los discípulos descubren su presencia.

El Salmo 16 del domingo termina diciendo: “me mostrarás el camino de la vida. Hay gran alegría en tu presencia; hay dicha eterna junto a ti”. Presagia y anuncia lo que Jesus hace con los discípulos, les muestra el camino, que no es nadie más que él. Se lo había dicho un tiempo antes, “Yo soy el camino”. Al compartir el pan y la copa ellos descubren con gran alegría su presencia. Este grupo puede volver sobre el camino andado, sobre el camino propuesto y se vuelven esenciales para la formación de la iglesia después de esta experiencia.

De esta historia han pasado ya más de dos mil años, un camino muy largo andado por la iglesia desde aquel momento. Nosotros hoy, en nuestro tiempo pascual también vamos andando un camino, cada uno, individualmente, como iglesia y como sociedad toda. En este tiempo de pandemia, de cuarentena y de encierro tenemos que seguir caminando. Nos encontramos con un camino nuevo, un camino que nunca hemos andado y tenemos que aprender mientras andamos. Por momentos nos parece un camino de frustración, de fracaso y de proyectos truncados. Nos desanimamos y no vemos hacia adelante. Nos parecemos a los discípulos de Emaús. El apóstol Pedro en su carta nos anima en la liturgia de este domingo diciéndonos: “por medio de Cristo, ustedes creen en Dios, el cual lo resucitó y glorificó; así que ustedes han puesto su fe y su esperanza en Dios”. Esa fe y esa esperanza es un regalo que recibimos de Cristo que camina al lado nuestro para animarnos y para ayudarnos a mirar hacia adelante en este camino de la vida.

En este domingo estaríamos caminando hacia el puente una vez más. No lo podemos hacer, es la primera vez después de muchos años de caminar este camino de esperanza y de resistencia en que lo vamos a tener que hacer virtualmente. La marcha lleva dieciséis (16) años de camino por el sueño de un río limpio y con vida. Estoy seguro que Jesucristo caminaría hoy también junto al pueblo de Gualeguaychú a favor de la salud del río Uruguay, porque con esa salud ganamos todos. No estamos en contra de la producción, de la generación de pastas para este papel que necesitamos a diario en nuestras oficinas, escuelas e instituciones. Nos pronunciamos a favor de una industria y de una producción que cuide al mundo del cual depende no solo la vida de nuestros descendientes, si no de la nuestra hoy mismo.

Cuando en la noche de Emaús Jesús parte el pan estaba recordando a sus discípulos su entrega y la apuesta de Dios a la vida. Nuestro Dios siempre apuesta a la vida, y para ello Jesucristo camina al lado de nosotros para acompañarnos a que no perdamos la esperanza de que la vida siempre se va a imponer. Es la vida que va a prevalecer a pesar del Covid 19 y de esta cuarentena. Es la vida que va a ganar si nos cuidamos y cuidamos al que está alrededor nuestro. Es la vida de los ríos limpios, que deben correr libres para que la salud y la vida se conserven entre nosotros.

Caminemos alegres el camino que tenemos por delante, tengamos la certeza de que Jesús, junto al Espíritu Santo y a Dios mismo, camina a nuestro lado animándonos y alentándonos a mirar hacia adelante.

 

*Pastor de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

Cuando lo más injusto es la propia Justicia
  Por Nahuel Maciel EL ARGENTINO