Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Friday 10 de July de 2020

La Pandemia y las pandemias

La Pandemia y las pandemias

05/16/2020 |Por monseñor Jorge Eduardo Lozano

 

Ante un tiempo tan duro como el que vivimos es bueno mirar la realidad tomando perspectivas complementarias que nos ayuden a ubicarnos ante panoramas más amplios.

 

El jueves 14 de mayo en la misa que Francisco celebra cotidianamente en Santa Marta, en la predicación utilizó una imagen que dice mucho. Se refirió a que esta pandemia diciendo que “vino como una inundación, de un solo golpe. Ahora nos estamos despertando un poco”. Habiendo vivido en la Provincia de Entre Ríos, esta imagen me resulta familiar y dramática a un mismo tiempo. Cuando los ríos y arroyos se desbordan no hay cómo contenerlos.

En varias ocasiones se tiene noticia de la creciente con un par de semanas de anticipación, y algunas medidas se pueden tomar para mitigar su efecto devastador. Pero cuando los terraplenes no alcanzan el agua va ganando las calles y las casas, los campos sembrados y los animales. Se llega al punto de perderlo todo.

Y podemos usar la imaginación para esta suerte de alegoría entre inundación y pandemia, que avanza con impiadosa marcha destructora sin freno ni contención.

Para tener una dimensión de lo que nos está sucediendo, permítanme que recuerde los números que recogemos en los informes que se van presentando en cada jornada. En el mundo hay, debido al Covid-19, 4 millones 300 mil infectados, y cerca de 300 mil muertos. Una cifra alarmante y en riesgo de aumentar a niveles difíciles de predecir. Esto implica sufrimiento de familias y amigos, miedo en los vecinos, angustia en el entorno.

El Papa nos quiere completar el panorama mundial, y dice: “hay muchas otras pandemias que hacen morir a las personas y no nos damos cuenta, miramos a otro lado. Somos un poco inconscientes ante las tragedias que están sucediendo en el mundo en este momento”.

Francisco cita una estadística oficial, que no habla de la pandemia de coronavirus, sino de otra: "En los primeros cuatro meses de este año, 3 millones 700 mil personas murieron de hambre. Existe la pandemia del hambre. En cuatro meses, casi 4 millones de personas”. Prácticamente 10 veces más muertos por hambre que por el virus tan famoso en este tiempo. Sin embargo no se le presta la debida atención. ¿Será porque nos hemos acostumbrado a que haya tantos millones que mueran de hambre?

E insiste: “¡Hay muchas! La pandemia de las guerras, del hambre y muchas otras”.

“Que Dios detenga esta tragedia —es la oración del Papa Francisco— que detenga esta pandemia. Que Dios se apiade de nosotros y detenga otras pandemias que son tan malas: la del hambre, la de la guerra, la de los niños sin educación. Y pedimos esto como hermanos, todos juntos. Que Dios nos bendiga a todos y tenga misericordia de nosotros".

La pandemia de la guerra es un escándalo que grita al cielo. Cuantiosas cantidades de dinero se gastan en armas cada vez más sofisticadas para matar y destruir. Pueblos cuyos habitantes están sumergidos en la miseria y el abandono, y que sus gobiernos totalitarios emplean recursos económicos para armamentos. Naciones “civilizadas” que desarrollan fábricas de armas para sostener los conflictos bélicos que derraman sangre e injusticia casualmente bien lejos de sus propias fronteras.

Estas situaciones dependen de decisiones de quienes tienen el poder. En un discurso del 5 de febrero el Papa se refería al hambre: “se trata de problemas solucionables y no de ausencia de recursos. No existe un determinismo que nos condene a la inequidad universal”.

¿Es posible la solución? ¿Es posible un mundo que tenga lugar para todos sus habitantes?

Para el Covid-19 se está buscando contra reloj la medicina. Para estas otras pandemias ya se encontró el remedio: la Justicia y la Equidad. Eso implica con firmeza decir No a las armas, No al lujo obsceno y derrochador, No al desperdicio que tira como basura el 30 % de los alimentos.

 

Una frase que se atribuye a Albert Einstein es muy apropiada para lo antedicho: “Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”.

 

Tal cual.

 

(*)  Monseñor Lozano es arzobispo de San Juan de Cuyo y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social

 

 

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

La democracia es una construcción imperfecta
Nuestra naturaleza como individuos es netamente social, no podemos concebir una vida sin apego a las personas, desde que nacemos necesitamos del otro para sobrevivir, desarrollarnos, educarnos. Necesitamos ser parte de un cúmulo de personas, formamos grupos, amistades, nos vamos nucleando dependiendo gustos culturales, formas de ver la vida, etc.