Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Friday 10 de July de 2020

El entramado de “la banda de los reincidentes” a través de las escuchas telefónicas

05/24/2020 |La investigación a una banda de asaltantes que dio numerosos golpes en Paraná parece no tener fondo: cuando un allanamiento o una detención parecían ser los últimos, surgían nuevos eslabones de una cadena delictiva con cada vez más implicados.

 

El rubro de robos a comercios, empresas o viviendas donde se supone que sus dueños guardan mucho dinero, y el de motos de alta gama, es como una especie de cooperativa en la que participan viejos y nuevos actores del hampa local, donde la información se comparte, se planean los atracos y algunos se traicionan.

 

Así se va confirmando en esta causa que investigan la fiscal Mercedes Nin y la División Robos y Hurtos de la Policía, a cargo del comisario Carlos Schmunk, desde inicios de este año, y tiene identificados, hasta ahora, a al menos seis implicados con diferentes roles y participación en varios hechos delictivos. Con dos particularidades: la mayoría cuenta con antecedentes, algunos con causas aún abiertas, y uno de ellos es un sargento de la Policía con un papel destacado en la banda; consignó el diario Uno de Paraná.

La Fiscalía los imputa por conformar una asociación ilícita, con ocho hechos demostrados de robos a mano armada e ingresos a domicilios. Entre ellos, la sustracción de una Bajaj Rouser de 250 cc., en la zona del barrio Los Arenales; el robo de una caja fuerte de más de 400 kilos con una suma millonaria en pesos que estaba en el comercio De Campo, de Don Bosco y Blas Parera; el asalto a Hidráulica Ledehros; a un hombre, jubilado de Vialidad, al que maniataron en su casa y le sacaron solo celulares, porque se equivocaron de domicilio; el atraco a mano armada de una estación de servicios de la Ruta Provincial N° 11 en Aldea Brasilera, entre otros.

 

Jefe, socios y dateros

 

Según se desprende de la investigación, el principal cabecilla de la banda es Carlos Alberto Lito Farías, de 45 años. Ya estaba imputado por varios robos y había acordado firmar un juicio abreviado de dos años de prisión efectiva. Aun así, mientras esperaba en libertad el formal trámite de esa causa y luego con el receso judicial por la emergencia sanitaria, siguió delinquiendo. Farías ha estado implicado en violentos asaltos junto a otros conocidos personajes del ambiente delictivo, como Neri Romero y Sebastián Togni. También participó del brutal asalto a una pareja de ancianos en calle Malvinas, hace varios años, consignó el diario Uno.

Lo detuvieron a mediados de abril, cuando desbarataron la organización. Un par de semanas después, desconocidos pasaron por el frente de su casa, en el barrio Lomas del Mirador II y le tirotearon el frente. Esta vivienda fue allanada el jueves pasado, donde los policías de Robos y Hurtos secuestraron 180 mil pesos. Esa suma sería parte del botín del robo de la caja fuerte en el local De Campo.

Otro integrante es Sandro Carpincho Vega, quien también estaba imputado por un violento asalto con privación de la libertad de las víctimas en la ciudad de Santa Elena, y cuenta con causas por narcomenudeo. Cuando le allanaron la vivienda, encontraron en un rancho al fondo del terreno un trozo de ladrillo de cocaína, y una máquina contadora de billetes idéntica a la que robaron en De Campo.

Un hombre recientemente egresado de la cárcel tras cumplir una condena por robo calificado, se sumó a la banda en seguida. Se trata de Ramón Lágrima Venecio, quien fue identificado por cometer el primero de los asaltos a la Hidráulica Lederhos en el mes de enero. Lo hizo junto a Emanuel Santana y a Nahuel Deharbe. Santana había dejado sus huellas dactilares en la escena del crimen, además de quedar filmado por las cámaras de seguridad. Fue capturado en marzo por asaltar a víctimas en el ingreso a la Villa 351, por Avenida de las Américas, tras contactarlas a través de redes sociales y pactar encuentros para una falsa venta de elementos. Hace poco acordó una pena de cuatro años y medio de prisión, que ya cumple en la Unidad Penal, publicó el diario Uno.

Deharbe, por su parte, estaba con salidas socio laborales de la cárcel, en el marco de la condena que recibió por el brutal asalto a la escribana Pacher en su estudio del centro de Paraná. En una de esas ocasiones, cometió el robo al taller de hidráulica. Hace dos semanas se fugó de la Casa de Pre Egreso de la Unidad Penal Nº 1 y ahora está prófugo y cuenta con un pedido de captura, no sólo para que termine de cumplir aquella condena sino para ser imputado y sometido a un nuevo proceso por integrar esta banda delictiva.

Sandro Godoy es otro de los detenidos e imputados. Es un exintegrante de la barra brava del Club Patronato, quien había sido identificado en la agresión que sufrieron chicos que estaban en una tribuna, al confundirlos con hinchas visitantes. Es hermano del mencionado Santana.

Una pieza clave en esta organización era el sargento Barbieri de la Policía provincial.

En la investigación surgieron los contactos de los principales delincuentes con él, quien proporcionaba información a la banda y realizaba tareas de vigilancia previa a cada hecho, como indagar si había cámaras de seguridad en los lugares a robar y pasar unos minutos antes para observar y dar el visto bueno con vistas al golpe si no detectaba algún impedimento. Este hombre fue detenido el viernes 15 de mayo, pero antes, en abril, le habían allanado su casa y le secuestraron la moto Bajaj Rouser robada unas semanas atrás. La misma fue utilizada para el asalto a la estación de servicios de Aldea Brasilera, y no se descarta que también haya prestado el uniforme y el arma de fuego reglamentaria a sus socios para cometer robos. El sargento se encuentra a disponibilidad en la Policía, y marcharía hacia una exoneración en la fuerza.

 

Las pistas en los celulares

 

La investigación comenzó al observar coincidencias entre distintos robos cometidos desde inicios de año. Se realizaron seguimientos de los sospechosos, se observaron los lugares donde se reunían y se consiguieron algunos números de teléfonos. En marzo iniciaron escuchas telefónicas que permitieron establecer los contactos entre los integrantes de la banda y registrar los diálogos alusivos a los asaltos que planeaban o ya habían cometido.

Luego de los allanamientos de mediados de abril, cuando cayeron los principales acusados, se secuestraron los celulares de todos los implicados. Cada aparato fue peritado por el área de Informática del Ministerio Público Fiscal, que extrajo mucha información que fue analizada en las semanas posteriores. Las comunicaciones por mensajes entre los acusados fueron sumamente reveladoras y comprometedoras, porque no sólo hacían referencia a los robos, sino que hasta se sacaban fotos y hacían videos con los montones de billetes robados. Incluso encontraron registros de imágenes de la droga incautada.

En el análisis de estas pruebas surgen conversaciones que evidencian quiénes fueron los protagonistas de algunos de los hechos delictivos, los que no participaron de otros, y hasta alardes de las ganancias obtenidas en un determinado golpe. Asimismo, el contenido de los celulares confirmaba información que los investigadores ya manejaban. Por ejemplo, que el policía Barbieri prestó la moto Bajaj robada para el robo a la estación de servicios.

A su vez, fue determinante el seguimiento de los celulares robados en cada ocasión. Por ejemplo, en el asalto a una familia se llevaron tres teléfonos. La información de la empresa de telefonía aportó datos para rastrearlos, y surgió que a uno de los aparatos lo tenía la hija de Farías; a otro, una mujer de Anacleto Medina que vendía drogas y al aportar datos sobre quien se lo vendió, todo apuntaba a que era Sandro Godoy; y otro apareció en Victoria, en la casa del comprador.

A su vez, del análisis de los datos de las líneas telefónicas, surgió quién podría haber sido el entregador del robo al local de productos lácteos De Campo.

El viernes por la mañana se allanó el domicilio de un hombre, a quien le secuestraron dinero y una moto. Se trata de un exempleado de la firma, quien tuvo contactos telefónicos con uno de los delincuentes que participó del robo, en los días previos al hecho. Esto se supo porque el abogado querellante, José Velázquez, aportó el número de celular del sospechoso, y al revisar el entrecruzamiento de llamadas de las líneas de los detenidos, surgieron aquellos contactos.

Este hombre tenía en su poder casi 100 mil pesos y una moto que vale unos 250 mil pesos, que adquirió poco después del asalto, pese a no tener un ingreso legal conocido. En aquel robo, los investigadores advirtieron que los ladrones actuaron con mucha información: desactivaron la alarma y sabían que había en el depósito un autoelevador que utilizaron para subir la caja fuerte a una camioneta. Le secuestraron su celular, para buscar más información para la causa.

Los líderes de esta banda delictiva quedaron tras las rejas. Otros asociados ya buscan seguir con la lista de víctimas, en el cuaderno que todos comparten, en una actividad siempre tan redituable.

 

Cómplices de la asociación ilícita

 

Desde los policías que trabajaron en este caso hasta un querellante que representa a una de las víctimas, muy conforme con la investigación, destacaron la actuación de la fiscal de la Unidad de Investigación y Litigación Mercedes Nin.

Acerca del desarrollo que ha alcanzado la causa y lo que aún resta por hacer, la fiscal expresó: “Tenemos al núcleo duro de la banda. Ahora trabajamos sobre los colaboradores o sobre quienes podrían haber acompañado en la comisión material. Ya tenemos identificados y detenidos a todos por las tareas de vigilancia. Ahora estamos completando la investigación respecto a participaciones secundarias, como quién aportó un dato o quien fue a tal lugar”.

Sobre la imputación, explicó: “Les atribuí ocho hechos. La semana que viene vamos a ampliar declaraciones, vamos a reformular el hecho, porque cuando se tomó declaración de imputados estábamos recién con los primeros trabajos y no teníamos precisión con horarios, circunstancias, y hemos avanzado en estos 30 días de prisión preventiva. Con pericias y demás evidencias pudimos mejorar la descripción de los roles de cada uno. Están imputados por Asociación ilícita, por haber conformado una banda que se dedicaba a la comisión de robos de motovehículos de grandes cilindradas y calificados por uso de armas de fuego.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Policiales

Desbaratan una banda que robaba y traficaba con la complicidad de policías
En más de quince allanamientos se logró detener a veinte personas sospechada de integrar una banda que robaba y comercializaba armas y drogas con complicidad de algunos Policías.  
Narcomenudeo y allanamientos: incautaron drogas y dinero en tres localidades entrerrianas
Tan solo en Federal se secuestraron 149.630 pesos, además de drogas y otros elementos de interés para la causa por narcomenudeo.