Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sunday 12 de July de 2020

Nuestro país duda entre la liberdad y la autoridad

06/02/2020 |Muchos estudiosos ayudan a develar las posibles alternativas por donde  andarán las cosas. Esas  construcciones se hacen sobre el análisis de  hechos ocurridos más el agregado de la imaginación basados en conjeturas futuras. Todas, como esta nota, no pueden evitar una carga de  ideología o dogma que  sesga  y  subjetiva la opinión.

 

 

Por Luis Alberto Dalcol

(Colaboración)

 

Se arriesga al examen en regreso sobre las proyecciones expuestas con la realidad posterior de lo sucedido, en los que aparecen  aciertos y  desvíos; porque se trata de sucesos en  construcción,  dependientes de variables inciertas.

No obstante ello se ha de convenir que la sociedad requiere definir un  edifico. Las  estructuras en oferta continúan oscilando entre la libertad y la autoridad.

Es frecuente que - en edades tempranas - seduzcan las ideas estatistas o socialistas. La intelectualidad y la corriente académica las difunden y es recibida con mayor aceptación que las que se acercan  al pensamiento liberal. También resulta más habitual -  al pasar los años - el traslado hacia  el sistema liberal que el camino inverso. Entre estos dos muros de autoridad y de libertad se elige la ordenación de la sociedad. 

Nuestra Carta Magna resulta clara. No lo demuestra nuestra sociedad. Si bien no se refleja en los actos eleccionarios; en lo fáctico, se aprecia una indefinición con cierto apego a lo estatal. De manera similar no existe reconocimiento social al actor básico de la actividad privada que arriesga recursos y que se identifica en la persona del empresario. El esfuerzo del operario es fundamental y mayúsculo, mas sin el orden del empleador su aporte se diluye. Ambos se necesitan y juntos construyen el 90 % de la producción nacional.

Así como el sistema liberal existe porque el Estado le garantiza su existencia en el  resguardo de los derechos, principalmente de la propiedad privada; el Estado, se sustenta en el aporte de los obreros y empresarios que pagan los impuestos. Ambos son importantes. Para que coexistan debe primar el equilibrio. La actividad privada no debe abusar de la libertad que le ofrece el sistema y el Estado debe respetar  sus instituciones y no violentar con su autoridad y dimensión.

Nuestro país duda en lo fundacional. Aún se escuchan discursos que no reconocen la situación de deterioro y sus propuestas se encaminan a agrandar el desequilibrio logrado. Son manifestaciones desde el lugar del poder, desde el lugar del privilegio. Al empresario, como expresara un estadista europeo, algunos lo ven como a un lobo al que hay que abatir, otros como a una vaca a la que hay que ordeñar; y pocos, como el caballo que tira del carro.

A esta altura de la historia, en occidente, la experiencia práctica del idealismo de Estado autoritario no ha sido exitosa. El realismo liberal, igual que la democracia, han mostrado facetas horrorosas; mas aparentan que son bases perfectibles,  corregibles; y siguen siendo la alternativa posible.

Es elemental que nuestro país defina esta incertidumbre. Sin ello, la confianza - que es el atributo primario del sistema - diluye la posibilidad de cualquier inicio de recuperación.

   

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

Argentinos “rigurosamente vigilados”
A partir del 30/5/2020, para salir de la casa todos los argentinos o extranjeros que residan en el país deberán bajar de su teléfono celular una APP (aplicación) inventada acá, denominada “CuidAR”. Desde ese momento estarán “cuidados” del Covid-19 y controlados por el gobierno.