Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Thursday 9 de July de 2020

Día del Periodista: solo la verdad nos hace libres

Día del Periodista: solo la verdad nos hace libres

06/06/2020 |Por Nahuel Maciel EL ARGENTINO

 

El Día del Periodista fue establecido en 1938 a propuesta del Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba.

La fecha no fue elegida al azar, sino en memoria del primer medio de prensa con ideas patrióticas y libertarias. El 7 de junio de 1810, Mariano Moreno fundó la “Gazeta de Buenos Ayres”, que se constituyó en el primer periódico de la etapa independentista argentina.

La Primera Junta indicó, por decreto, su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli: una redacción de lujo para una época donde el tráfico de las ideas viajaba “velozmente” a pie, a caballo, en carretas o en barcos.

Es oportuno recordar uno de sus primeros párrafos editoriales: “¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?... Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de La Gazeta de Buenos Ayres”, escribió Mariano Moreno ese 7 de junio de 1810.

Se puede decir que, desde la recuperación de la Democracia a fines de 1983, el periodismo en el país vive una situación de libertad de prensa formal, no se registran ataduras ni restricciones legales apremiantes o compulsivas.

Sin embargo, se puede aseverar que desde siempre se ha ejercido el oficio con limitaciones estructurales, donde sectores políticos, económicos, gremiales y empresariales y en algunos casos los propios dueños de medios de comunicación, forman parte de un laberinto de intereses cruzados que ahogan a la labor periodística o al menos obstruyen la información para que la sociedad sepa cuáles son las circunstancias y consecuencias de determinadas decisiones en los sectores de poder.

Si se piensa en la imagen de una ciudadanía bien informada, ese retrato tiene que reflejar la libertad de expresión. No hay otro correlato.

Ningún interés puede anteponerse al derecho colectivo de tener un acceso a la información completa, veraz, oportuna y transparente: que son además parte de la columna vertebral en todo sistema democrático.

A nivel provincial e incluso local, el ejercicio del periodismo se ha realizado muchas veces ante escenarios crecientes de presiones formuladas por miembros del poder (en su definición más amplia) que amenazaron e incluso amenazan a periodistas, los escrachan en las redes sociales, y en otras oportunidades han condicionado las coberturas profesionales, demostrando la intolerancia hacia quienes piensan distinto, cuando no seguimientos y “espionajes” como también el castigo de achicar la pauta publicitaria oficial (de parte de los diferentes Gobiernos, de varios signos políticos) como otra forma de censurar o incidir en la información que se publica.

En esta época precisa, el periodismo enfrenta varios desafíos. Algunos de ellos abarcan desde la recomposición de las relaciones interpersonales entre los pares, hasta la necesidad de elevar la calidad del trabajo, pasando por el acceso pleno de las herramientas que permitan acceder y divulgar la información en tiempo y forma.

Particularmente en Gualeguaychú, la labor gremial del periodismo ha sido distante, escasa, con actitudes de abandono de las luchas y una falta de acompañamiento que ubica a esa dirigencia gremial más cerca de la patronal que de los trabajadores.

Por otro lado, las empresas están transitando una fuerte crisis estructural como mínimo desde hace veinte años. La debacle financiera que se inició en la crisis de 2001, y que impactó con mayor fuerza en 2008, obligan a revisar los modelos de negocios e incluso organizacionales que se heredaron de una industria de medios, especialmente desde la gráfica.

No son épocas para celebrar: muchas empresas están reduciendo su planta de personal y en otros casos se viven situaciones aún más graves como el cierre de medios.

La crisis financiera y económica global impacta a nivel local; aunque también es justo reconocer que ese no es el único motivo. Así, por ejemplo, las transformaciones tecnológicas (especialmente a través del acceso a internet) impactaron de manera plena en la industria de las comunicaciones sociales, donde los medios más tradicionales tuvieron desafíos tecnológicos revolucionarios.

Esto no ha sido gratuito: los hábitos en el consumo de los contenidos noticiosos, hoy se ofrecen a una audiencia que se encuentra a su vez dispersa en su atención, justamente por las múltiples plataformas digitales que proponen producción de contenidos e incluso de sentidos.

La brecha tecnológica es un complejo desafío en todos los campos del quehacer humano cotidiano, no sólo en el acceso a la información.

Así, la crisis laboral que afronta el periodismo argentino, entrerriano y local responde a causas externas (los cambios producidos por las transformaciones tecnológicas, por ejemplo) como internas (crisis económicas no resueltas y una fuerte presión de los factores de poder, sumado a una endeble legislación protectora).

La fecha de hoy debe ser siempre una invitación a reflexionar sobre la importancia esencial de la necesidad de defender en todo contexto político, cultural y económico a la libertad periodística, porque influye en la calidad de la sociedad en su conjunto.

Otro dato que no puede soslayarse es la preocupante escalada de agresiones a la libertad de expresión, que siempre ofende a la democracia.

Los ataques a la prensa o a la libertad de expresión nunca pueden naturalizarse como una situación propia del oficio. Y siempre debe percibirse como algo inadmisible en todo contexto de consolidación de la democracia.

Este 7 de junio es una fecha para agradecer y reflexionar sobre la importancia de comprender que sólo la verdad nos hace libres.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."