Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Saturday 8 de August de 2020

La lección de los curas villeros durante la pandemia

La lección de los curas villeros durante la pandemia

07/07/2020 |En el atardecer de la vida, de nuestras vidas, seguramente muchos haremos un recuento entre piadoso y heroico del stock de nuestros inviernos. Claramente que en otros momentos brillarán por sí solos los veranos y las primaveras. Pero, no lo dudo, serán los inviernos los que nos tomarán la memoria por asalto en una interrogación punzante: ¿podría haber hecho más?

Por Virginia Bonard*

 

Como humanidad estamos atravesando un invierno antropológico-sanitario que ya preanuncia unos cambios que llegaron para quedarse. No detallo cuestiones de índole práctica sino que pongo la atención en aquello que buenamente veníamos acunando como pueblos instalados entre fronteras, y que resultó la diferencia para afrontar con inteligencia focalizada el coronavirus. El imprevisible invisible. Veleidoso y sorprendente. Un mutante transparente del siglo XXI.

Y hablando de inteligencia focalizada, de poner atención en lo bueno con capacidad de perspectiva y en Argentina, si hubo un grupo humano que despertó temprano a las enormes y variadas necesidades que traería aparejada la llegada de la pandemia entre los vecinos de las barriadas más pobres, es el Equipo de Sacerdotes de Villas y Barrios Populares de la Capital y el Gran Buenos Aires. Vienen taconeando verdades desde antes, pero ahora han quedado en primera fila haciendo sentir su voz. Cuando hablan, se los escucha.

En ese grupo está Gustavo Carrara, obispo católico que forma parte de este equipo. En su intervención en el marco de la Semana Social virtual 2020 no defraudó con sus observaciones y diagnósticos. Una vez más, a partir de Las tres “T” (Tierra-Techo-Trabajo) ubicó lo fundamental en la necesidad de ampliar derechos a los que menos tienen y más padecen la pandemia, y sumó la responsabilidad de pensar la post pandemia aunque cueste en el presente imaginar siquiera una breve colección de escenarios futuros. Citó al papa Francisco en su libro La vida después de la pandemia, de mayo de este año: “Prepararnos para el después es importante. Ya se notan algunas consecuencias que deben ser enfrentadas: hambre, sobre todo para las personas sin trabajo fijo (changas, etc.), violencia, la aparición de los usureros, (que son la verdadera peste del futuro social, delincuentes deshumanizados), etc”.

“Esta pandemia dejó al descubierto en carne viva la injusticia social histórica que viven estos barrios”, dijo Carrara. Hacinamiento, falta de servicios públicos esenciales, el gran problema de la falta de acceso al agua, la inseguridad y tantas carencias más. “Pero hay que decir que la pandemia no solo puso a la luz la inequidad que existía, sino que profundizó y aumentó la brecha. Y eso se verá nuevamente en el tema educativo: mientras algunos sectores sociales encontraron nuevas modalidades de aprendizaje, los sectores populares que no tienen conectividad ni equipamiento se quedaron donde estaban o retrocedieron; en consecuencia, la brecha educativa aumentó”, señaló el primer obispo villero.

“Muchas veces escuchamos acerca de la necesidad de volver a la normalidad. ¿Qué sería volver a la normalidad? ¿Vivir como anestesiados e indiferentes ante el dolor de nuestras hermanas y hermanos? ¿Seguir admitiendo en la práctica que unos se sientan más humanos que otros, como si hubieran nacido con mayores derechos?”, insiste Carrara.

Claramente ya sabemos que nunca volveremos a ser los mismos después de la pandemia y pasada la cuarentena extendida por tantas veces. Muchos saldrán fortalecidos por esa capacidad invisible de ser resilientes. Otros van a quedar expuestos (una vez más) a indignidades que ya conocen: los descartados. A los descartados de nuestro mundo el viento no se los va llevar por arte de magia. La salvación será comunitaria o no será, y vendrá con una consigna que casi es marca en las villas: recibir la vida como viene. “Así podremos visibilizar un ejército invisible actuando como un solo pueblo, a lo largo y ancho de nuestra patria, cuidando y abrazando la vida como viene, porque los pobres casi no tienen más que la vida y cuidan especialmente de los chicos y de los adultos mayores”, indicó el obispo más joven del episcopado argentino.

Carrara dejó sobre la mesa esa convicción de que el trabajo digno es la salida integral ante la pobreza que avanza y se lleva puestos a tantos argentinos que hoy viven de la solidaridad fraterna transformada en comida, vestido, medicamentos, cama limpia, higiene imprescindible para darle batalla al virus. Un pueblo trabajador, de pie, es el que hace la diferencia.

 

 

* Periodista, autora de “Nuestra fe es revolucionaria. Jorge Mario Bergoglio. Francisco”.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

Telemedicina en épocas de pandemia... ¿y después?
El uso de la telemedicina se remonta al inicio de las telecomunicaciones. Es bien conocida la coordinación telegráfica realizada en las epidemias de principios del siglo XX, como así también el telemonitoreo de signos