Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Saturday 15 de August de 2020

Telemedicina en épocas de pandemia... ¿y después?

07/07/2020 |El uso de la telemedicina se remonta al inicio de las telecomunicaciones. Es bien conocida la coordinación telegráfica realizada en las epidemias de principios del siglo XX, como así también el telemonitoreo de signos

 Por Gabriel Barbagallo*

vitales, muy desarrollado en la medicina espacial. Históricamente, cada paso que dio la tecnología encontró una aplicación casi inmediata en el terreno de la salud, desde la aparición de la electricidad hasta los últimos avances en nanotecnología o ingeniería genética. Por otra parte, el mundo va camino a poblaciones más longevas, con menos posibilidad de cuidados, más solas y portadoras de patologías crónicas anteriormente mortales. Esas características demográficas sumadas a la veloz obsolescencia del conocimiento médico, hacen necesario desarrollar herramientas que mejoren el acceso de la gente a la tecnología y de los profesionales a las novedades científicas. Nuestro país tiene una superficie muy grande (octavo en el mundo) con una población relativamente baja y distribuida de manera heterogénea, lo que genera un desigual acceso a la salud y una franca inequidad. Los sistemas de telemedicina no resuelven este problema, pero contribuyen a mejorar el acceso de las personas más vulnerables a los servicios de la salud.

 

Muchas entidades, públicas y privadas venían desarrollando en los últimos años distintos proyectos de telemedicina y salud digital: asistencias remotas, videoconsultas, segunda opinión, prescripción electrónica, historia clínica digital y capacitación a distancia con mayor o menor grado de avance y enfrentando diversas barreras, tanto culturales, regulatorias, tecnológicas o económicas, pero marzo de 2020 se nos puso delante una pandemia sin precedentes. Y todas las discusiones se silenciaron y las barreras se cayeron de una forma no deseada. La necesidad y la urgencia hicieron que se habilitaran todos los canales de acceso sin reparar en la seguridad. Es de esperar que una vez superada la pandemia, podamos concluir el proceso iniciado con anterioridad.

 

Desde la Asociación Civil de Telemédicos de la República Argentina (Actra) aspiramos tener una ley marco que habilite las herramientas digitales (recordemos que la ley del arte de cuidar es de 1967) y contar con un organismo de contralor que acredite a los distintos servicios y tecnologías. Sostenemos que la telemedicina es una excelente y probada herramienta que brinda accesibilidad, agilidad, ubicuidad, costo efectividad y sustentabilidad a la práctica sanitaria y que como todo acto profesional, debe ser remunerada a quienes la realicen. Compartimos el concepto que con esta tecnología no se puede, ni se debe reemplazar a los profesionales de la salud, ni mucho menos al examen físico presencial, creemos en el carácter complementario de la misma, entendiéndola como una más dentro del universo de herramientas disponibles para una mejor práctica profesional. Por último, la bioética y el dictado de las buenas prácticas pondrán los límites precisos para su utilización.

* El Dr. Gabriel Barbagallo es presidente de la Asociación Civil de Telemédicos de la República Argentina (Actra).

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

La lección de los curas villeros durante la pandemia
En el atardecer de la vida, de nuestras vidas, seguramente muchos haremos un recuento entre piadoso y heroico del stock de nuestros inviernos. Claramente que en otros momentos brillarán por sí solos los veranos y las primaveras. Pero, no lo dudo, serán los inviernos los que nos tomarán la memoria por asalto en una interrogación punzante: ¿podría haber hecho más?