Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sunday 27 de September de 2020

Mirar a los abuelos nos renueva en la esperanza

Mirar a los abuelos nos renueva en la esperanza

07/25/2020 |Por monseñor Jorge Eduardo Lozano

 

“El tiempo pasa, y nos vamos poniendo viejos…”, dice la canción. Hoy celebramos a las abuelas y a los abuelos. En ellos no sólo pasó el tiempo, también se quedó la sabiduría de la experiencia.

 

Conocen de fracasos y desventuras, y cómo reponerse ante los tropezones y caídas. También experimentaron, unos con abundancia y otros parcamente, alegrías y caricias de la vida. A partir de una existencia larga saben ponderar las cosas que valen la pena, y las que te dejan gusto a poco. Como expresa otra canción, “de lejos dicen que se ve más claro”.

En el mundo actual nos encontramos con mayor expectativa de subsistencia respecto de años anteriores, pero no siempre esto es señal de mejor calidad de vida. La misma sociedad que prolonga su tiempo es la que los olvida, no les reconoce el trabajo realizado, no les agradece por lo que supieron construir aun con limitaciones. La condición de fragilidad en la que se encuentran los lleva a que no les alcance el dinero para el alquiler, los remedios, la comida. Un anciano me decía hace un tiempo en tono de lamento, “cuando tengo menos fuerzas las cosas esenciales me las ponen cuesta arriba”.

Sus angustias las conocemos de haber conversado mucho con ellos, de estar tiempo a su lado. Las podría agrupar como en dos ámbitos: la familia y la sociedad.

En el entorno más cercano sufren por las divisiones, discusiones, peleas por dinero, separaciones, soledad de los niños, enfermedad de los nietos. Sienten tristeza cuando la familia se borra y los deja solos. A veces quedan cargados de amarguras, sin válvula de escape. Les duele la desatención que puedan experimentar.

De la sociedad les lastima y hiere el hambre de los niños, la violencia, la corrupción, las guerras, los desastres naturales. La burla acerca de las cosas valiosas. Debido a las restricciones impuestas por la pandemia sufren la soledad, y extrañan poder abrazar a sus nietos y gozar de la ternura de esos vínculos.

En este día celebramos también a muchos abuelos jóvenes, que siguen con intensa actividad laboral, social, eclesial. Sostienen a sus propios hijos en el cuidado habitual de los nietos, y participan de su educación. Despliegan vitalidad y alegría en los encuentros con sus amigos.

Por la etapa de la vida en la que se encuentran, en la Iglesia vieron pasar párrocos, sacerdotes, obispos, referentes laicos y religiosos… Y siguen con una mirada esperanzada y alegre. Son firmes en los compromisos asumidos; un gran apoyo.

Los abuelos, tanto los más grandes como los más jóvenes, nos ayudan a crecer en la fe. Nos dan testimonio sereno de amistad con Jesús.

¡Y qué bueno es poder reunir a la familia ampliada! El compartir entre miembros de generaciones diversas nos da la idea de ser eslabones de una misma y larga cadena. Las raíces se fortalecen, y la esperanza también.

 

El Documento Conclusivo de Aparecida les dedica algunos párrafos importantes que, al leerlos, nos evocan la mano y estilo del Cardenal Jorge Bergoglio. “Muchos de nuestros mayores han gastado su vida por el bien de su familia y de la comunidad, desde su lugar y vocación. Muchos son verdaderos discípulos misioneros de Jesús por su testimonio y sus obras. Merecen ser reconocidos como hijos e hijas de Dios, llamados a compartir la plenitud del amor, y a ser queridos, en particular, por la cruz de sus dolencias, la capacidad disminuida o la soledad. La familia no debe mirar sólo las dificultades que trae el convivir con ellos o el atenderlos. La sociedad no puede considerarlos como un peso o una carga” (DA 449).

Hoy celebramos la memoria de San Joaquín y Santa Ana, papás de la Virgen María y abuelos de Jesús. Pidamos a ellos por todos nuestros abuelos.

 

Monseñor Lozano es arzobispo de San Juan de Cuyo y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

 

 

 

 

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

La economía: sin sutileza, ambigüedad ni grieta
Alberto Fernández anunció esta semana que dará a conocer 60 medidas económicas en un intento de frenar la caída.  
La memoria compartida se cuenta con el corazón: “Por una cabeza” y “El puchero de gallina”
Por Amalia Doello Verme (*) EL ARGENTINO