Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Tuesday 4 de August de 2020

La Revolución del Parque que dio origen a la UCR

La Revolución del Parque que dio origen a la UCR

07/28/2020 |El distintivo será una boina blanca, la insignia una escarapela blanca, rosada y verde, la consigna es “patria o muerte”, y se descarta que en caso de triunfo el presidente será Leandro Alem.

Por Fabián Rogel (*)

 

Con esta consigna, donde funcionaba el Parque de Artillería, la actual plaza Lavalle de Buenos Aires, se dieron cita los revolucionarios radicales el 26 de julio de 1890, y dieron origen a la primera revolución radical denominada la Revolución del Parque.

Primero, se habían reunido a escuchar al político más prestigioso que tenía el país en ese momento, que era Leandro Alem, en el jardín Florida. Luego, con la adhesión de casi todos los sectores de la sociedad porteña, incluyendo al General Campos, se decidió tomar al toro por las astas, y hartos del régimen falaz y descreído que había sumido al país en una entrega y una corrupción donde la enajenación del Ferrocarril Oeste fue el punto de inflexión junto con la timba financiera, decidieron por las armas poner fin a tanta ignominia.

La Revolución del Parque, del 26 de julio de 1890, fue el acto fundacional para que el 26 de julio de 1891 diera origen a la Unión Cívica Radical (UCR).

La Revolución fue vencida puesto que en frente estaba el denominado ejército nacional, conducido por Juárez Celman y quienes ostentaban el poder en el país.

Tal vez, el título del diario La Nación refleja con mayor claridad y precisión como concluyeron las cosas, allí se dijo: “La revolución ha fracasado, pero el gobierno está muerto”.

Hoy, como ayer, para los que están confundidos, y tienen temor y demasiadas precauciones para definirse frente a los poderosos, confundiéndose con los conservadores, la consigna es la de Moisés Lebensohn: “No soy de los que cree que definirse resta”.

 

(*) Fabián Rogel es un referente radical a nivel provincial y nacional.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

Más diálogo y menos enemigos internos
La discusión pública sobre la justicia por mano propia en Argentina no va más, ya demostró su fracaso. A la película del jubilado que mató al ladrón ya la vimos innumerables veces, antes con el médico, luego con el carnicero, por ejemplo.