Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Wednesday 21 de October de 2020

Día del Derecho Igualitario a Nacer

Día del Derecho Igualitario a Nacer

08/08/2020 |.

 

Hace dos años atrás, un 8 de agosto se cerraba la sesión del Congreso de la Nación donde, por ley, se decidió considerar al aborto una práctica ilegal. Un triunfo para unos, una derrota para otros, no bien aceptada. Un debate que dejó al descubierto lo frágil que es el valor de la vida en nuestro país y lo poco que valen las leyes.

 

En un tiempo con un concepto “laicista” del estado, que desprecia toda moral que no sea la que emana de sí mismo, y de quienes lo conforman circunstancialmente, la ley termina siendo el único criterio moral que quiere poner luz sobre la vida de las personas. Ninguna ley es inocente, en tanto que, como se suele decir, lo que ella permite está bien y aquello de lo que no habla, es opinable. Por esta razón es tan importante lo que una ley diga para la sociedad y más allá de la pena que establezca para quien no la cumpla, y más allá de los fundamentos formales, sobre todo por la idea que la sustenta, por la concepción de persona que la sostiene.

Por esta razón cuando en una ley no existe responsabilidad frente a lo que se hace, se quiere decir que lo que se hace ya no es grave. No garantiza la libertad de elección, garantiza la impunidad frente a lo que se hace. Nos quiere decir: hacelo tranquilo que de hacerlo no te va a pasar nada, luego, quiere decir hacelo porque lo que hacés no es grave.

En una época donde la palabra tiene múltiples sentidos y el poder de quien diga algo se vuelve importante, cómo se nombren ciertas situaciones genera más empatía, resulta más amable al oído. A ninguna ley se le ocurriría hablar de Interrupción legal de la educación. Sería un escándalo que el estado apoyara la decisión de un chico y su familia de no querer concurrir a la escuela. Está claro en la ley que la educación es obligatoria, y si bien la pena es acorde con la falta, y aún violentando el derecho a decidir, lo que queda claro es el bien que representa para toda persona la educación.

Pero en cambio, hay leyes que plantean la interrupción legal del vínculo familiar, la interrupción legal de una relación de trabajo, y otras que hablan de una interrupción legal del embarazo. Según las consecuencias que se derivan de esas decisiones y que quedan plasmadas en una ley se estará diciendo cuán importante se considera la acción para la sociedad. Si interrumpo algo que se está dando y no pasa nada la conclusión con el tiempo, es que eso que se interrumpió no era tan valioso como se pensaba.

Es raro, como en algunos casos, el valor “libertad para decidir” se vuelve un absoluto y en otros, el estado te dice qué se puede y qué no. ¿Por qué no tener libertad siempre para decidir sin que me digan lo que puedo y lo que no? Es que una sociedad no puede hacer un libre ejercicio de la libertad sin responsabilidad y sin tener en cuenta a los demás, que siempre sufren o se benefician con las consecuencias de mis actos.

Al sostener una ley que algo es ilegal, para el tipo de sociedad que tenemos, está diciendo no solo que eso no está bien sino además, la ley, está proponiendo un valor social a ser vivido por toda la sociedad y garantizado por el estado: en este caso, al declarar ilegal el aborto el estado está diciendo a la sociedad que garantiza el DERECHO IGUALITARIO A NACER, y que ninguna razón será justificada para INTERRUMPIR el tiempo (embarazo) de desarrollo necesario para existir. Por eso también, no alcanza con decir con una ley lo que se permite y lo que no, importan los gestos. A este estado le faltan más gestos que ayuden a muchas mujeres a sentirse más protegidas y con la fortaleza para ser custodias de la vida. Si cambia la ley ya no habrá derecho igualitario a nacer, sino será un estado que hace acepción de personas, considerando que unas valen más que otras.

Demos gracias a Dios de estar vivos: frente a un estado que no nos mira a todos de la misma manera, que no nos considera iguales a todos, que cree tener la autoridad para decir cuándo comienzo a ser persona, debemos considerarnos sobrevivientes de un tiempo en que la vida, por las razones que fueran, era un poco más valorada.

 

Guillermo Régoli

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

La memoria compartida se cuenta con el corazón: “La muerte cruzó el disco”
Por Amalia Doello Verme (*) EL ARGENTINO  
La memoria compartida se cuenta con el corazón: “La muerte cruzó el disco”
En los tiempos que corremos y con la ansiedad de que esto llegue a un final feliz, donde cada uno de nosotros retome el ritmo de la vida, la mente nos lleva a recorrer y a recordar hechos y acontecimientos de nuestra infancia y juventud, de padres que no están, hermanos, vecinos, maestros, amigos. En fin, todo lo lindo y lo no tanto, momentos que nos han tocado vivir, cuentos, anécdotas, etc (tiempos de pandemia).