Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Monday 21 de September de 2020

La comodidad de mantener la cuarentena negando su vigencia

La comodidad de mantener la cuarentena negando su vigencia

08/17/2020 |Decir que “la cuarentena no existe más” le sirve al Presidente para rebatir a los que se refieren a esta como la más larga del mundo.

 

Por José Angel Di Mauro

(Colaboraciones)

 

Ante el reproche de haber instalado una cuarentena récord, el gobierno optó por cambiarle el nombre, sin levantarla. En rigor, no debe hacerlo cuando la curva está en ascenso, pero reconoce que no puede volver al nivel inicial, en el peor momento. La relación ambivalente con Rodríguez Larreta.

Ya casi nadie recuerda que en esta interminable saga llamada “la cuarentena más larga del mundo”, no fueron pocas las veces en que el Presidente se presentó ante el país para anunciar una nueva etapa del aislamiento sin estar flanqueado por “Horacio y Axel”. Pero en la actualidad, la presencia habitualmente quincenal del ya popular trío es inevitable. Tiene sentido: es en el AMBA donde radica la mayor preocupación respecto del coronavirus.

Viene desde hace rato, por eso la única variación de los últimos tiempos pasó por sumar a esas presentaciones a algunos de los gobernadores más complicados. Pero es que cada atardecer, al anunciarse los datos del Covid de las últimas 24 horas, se verifica que prácticamente el 80% de los casos corresponden al AMBA. Y los muertos son aún más.

A instancias de los expertos -los mismos que lo convencieron de que cerrar todo era lo más recomendable para evitar una catástrofe-, el Presidente dejó de hablar de cuarentena. Mejor dicho: eso le recomendaron, pero Alberto volvió a mencionarla el viernes, aunque esta vez para afirmar su inexistencia: “La cuarentena no existe más, vamos a seguir hasta el 30 de agosto con el sistema actual”. ¿Cómo debe interpretarse eso?

Si el Presidente dice que continuaremos con el sistema actual, que entonces no es la cuarentena, el ciudadano que solo necesita señales para flexibilizar toma esa frase como una habilitación de hecho para volver a la “normalidad”. Esto es: los parientes que no se juntaban ya no lo evitan, los cumpleaños vuelven a festejarse, como si viviéramos una Fase 5 fáctica; los jóvenes organizan juntadas; el que necesita salir a la calle para ganarse el sustento… ese hace rato que sale aunque no sea esencial.

“La peor cuarentena es la que no se cumple”, reconoce por estos días Eduardo López, uno de los infectólogos del equipo de asesores presidenciales que supo ser de los más enfáticos defensores del aislamiento estricto, pero que hace varias renovaciones del ASPO reconoce que no hay manera de volver a imponer una cuarentena como la de marzo pasado.

Decir que “la cuarentena no existe más” le sirve al Presidente para rebatir a los que se refieren a esta como la más larga del mundo, sin necesidad de levantarla formalmente.

“La cuarentena no existe más, vamos a seguir hasta el 30 de agosto con el sistema actual”.

El estricto aislamiento impuesto cuando la Argentina había reportado apenas dos muertos de coronavirus sirvió para contener el número de contagios y de muertos, aunque en este momento crítico nadie pueda precisar cuál será el saldo final. Con un número aún reducido de muertos, pero en ascenso -se espera que en pocos días la cifra de 300 diarios empiece a hacerse habitual-, nuestro país ya está 15° en el ránking mundial de casos. Con más de 270 mil contagios, ya supera en más de veinte mil a Italia, el ejemplo aterrador que llevó a nuestro gobierno a cerrar todo tempranamente. Con todo, las medidas sanitarias impulsadas por el gobierno nacional generaron una adhesión de más del 80% en diversas encuestas. Lo mismo que a Alberto Fernández, cuya imagen supo escalar a porcentajes impensados.

 

Pero esta semana se conoció un sondeo que preocupó en Olivos. Es de Synopsis, que supo situar al Presidente en el inicio de la crisis del Covid-19 en 59,1%, y hoy lo tiene en 40,6. Sigue siendo alto, pero la imagen negativa -que llegó a ser de 19,8% al arrancar el aislamiento, bajando de 37,4 puntos- hoy es 43,3%.

Esto es, mientras que el índice positivo fue bajando paulatinamente, el otro creció de manera sostenida. Y hoy, por primera vez la imagen negativa de Alberto supera la positiva. Incluso más, si no se considera el índice neutro: ahí la negativa escala al 52,2% y la positiva llega a 47,2%.

 

Una encuesta que preocupó en Olivos

 

Habrá que insistir en que la imagen de Alberto Fernández sigue siendo elevada. El tema es que de un tiempo a esta parte el presidente pasó de ser “Súper Alberto” a un Fernández más terrenal.

El dato curioso es que sigue siendo mayor la evaluación positiva de las medidas para enfrentar la pandemia, que la negativa: 40,8% a 34,2, porcentajes que, vale decirlo, supieron estar bien distantes al principio (78,7 contra 4,3).

Nobleza obliga, otras encuestas ofrecen mejores datos para el gobierno. Pero las cifras no pueden ser soslayadas. Y pueden explicarse con los porcentajes que muestra una de las respuestas: el 57,8% de los encuestados considera su situación económica más preocupante que el coronavirus (39,3%). Dato ilustrativo, la relación había arrancado al revés, allá por fines de marzo, con un 79,5% contra el 16,2%. Y las variables se invirtieron a partir de la primera quincena de mayo, cuando los bolsillos comenzaron a secarse.

Volvamos a la foto que cada quincena exhibe al tridente Nación-Ciudad-Provincia. A pesar de que ya no ofrecen mayores novedades, esas conferencias de prensa siguen concitando la mayor atención, pues se convierten en virtuales cadenas nacionales sin necesidad de serlo, y han beneficiado sobre todo al Presidente -como ya hemos dicho- y al jefe de Gobierno porteño. Aspirante a ser candidato presidencial desde que en 2015 heredó a Mauricio Macri en la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta sabía sobradamente que ser un buen gestionador del distrito más holgado del país no le alcanzaba para derramar en él la popularidad necesaria para presentarse en 2023 con aspiraciones. Para eso tendría que comenzar su campaña prematuramente y recorrer el país, para hacerse conocido donde no lo era. El carisma no es precisamente su mayor activo. Fuente: (El Parlamentario).

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."