Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sunday 27 de September de 2020

Tensores de la Justicia

Tensores de la Justicia

08/28/2020 |Cuando estudié Derecho Romano en la facultad, hace muchos años, me enseñaron que en el año 200 después de Cristo, en Roma, un jurista llamado Ulpiano sostenía que los principios clave que deben regir a una sociedad son: “vivir honestamente, no dañar a los demás y dar a cada uno lo suyo”. Estas tres reglas básicas formaban para él el Derecho.

Por  María Marta Simón (*)

(Colaboración)

 

Estos principios tan simples pero fundamentales y su finalidad, la de conseguir un “estado de derecho”, la posibilidad de una convivencia social en paz y organizada, son o deberían ser las bases y los cimientos de nuestro sistema de justicia.

Lo estudios y el ejercicio de la profesión se encargaron de demostrarme que esto es muchísimo más complejo, que muchas veces los conflictos que surgen por vivir en comunidad y en sociedad no tienen una resolución fácil ni justa.

Pero hay muchas veces que sí, que el sistema funciona. Cuando se consiguen soluciones que realmente gravitan en la vida de las personas y la mejoran es indescriptible la sensación que se siente, como profesional de la Abogacía, de ser parte de engranajes que permiten que, a pesar de todo, la humanidad pueda seguir sosteniendo su vida en sociedad, creciendo en el respeto y aprendiendo a convivir, abonando a la paz social, tan importante y necesaria.

Esto no significa ganar siempre. A todos los abogados y abogadas nos ha tocado la difícil tarea de explicarle a una persona que ha puesto su conflicto en nuestras manos que no le han dado la razón, que se ha peleado duramente pero que las leyes o la interpretación de los jueces de esas normas no ha sido en su favor. Incluso en esos momentos, como a tantos otros profesionales en otros difíciles momentos, el sostén y acompañamiento ayudan a una resignación. Si el cliente entiende que se hizo todo lo posible pero que, en su caso, su reclamo no correspondía, más allá de su pérdida, entiende que son las reglas de la sociedad en la cual vivimos.     

En un momento en el cual nuestro trabajo es tan vapuleado, resulta fundamental resaltar nuestra labor permanente para mejorar el servicio de Justicia, cuando este trabajo se hace con profesionalismo y responsabilidad.

Si me preguntaran hoy por qué elegí ser abogada, respondería -como tantos otros colegas a los que respeto y admiro- que me encanta poder ser un instrumento para ayudar a las personas a hacer valer sus derechos y sentir que, con mi trabajo, puedo de alguna manera ayudar a que la sociedad en la que vivo sea un poco más justa.

Nuestra labor merece el mayor de los respetos. Sin abogados ni abogadas, no hay Justicia. Sin el trabajo arduo y silencioso de tantos colegas no existiría la paz social, regresaríamos a  “la ley del más fuerte”, del “sálvese quien pueda”; no existiría un mecanismo para hacer valer los derechos y las garantías que tanto le ha costado conseguir a la humanidad.

Pero sí entiendo que el respeto por nuestra profesión debe empezar por cada uno de nosotros, en el ejercicio de la misma. Somos la voz de nuestro cliente en un sistema complejo, con fallas, y que puede y debe mejorarse.

Somos la parte más débil de este sistema, es cierto; los que ejercemos la profesión de manera independiente dependemos de nuestra labor diaria, estresante, extenuante y muchas veces de difícil reconocimiento, para subsistir. Presentamos el caso, armamos una estrategia dentro del proceso, la llevamos adelante, contenemos a nuestros clientes, solucionamos conflictos que surgen del mismo trámite (dentro y fuera del proceso), corremos con los plazos, controlamos las resoluciones, evaluamos la labor del juez, su aplicación de la ley, y a veces este trabajo nos lleva años. Somos la parte más débil, pero jugamos un papel fundamental en el servicio de Justicia: como los tensores de los engranajes, que hacen que estos funcionen. O los tensores de los puentes, que sostienen la carga, y hacen de nexo entre las partes (las orillas), abren camino, trabajan y hacen de soporte para llevar a todos más allá. Algo que, a veces, la sociedad y el propio servicio de Justicia no entiende como debería.

En el Día del Abogado, se impone una reflexión: colegas, reclamemos y exijamos y merezcamos cada vez más el lugar de tensores de  Justicia que ocupamos. Ocupemos el espacio que tenemos con dignidad, seriedad y responsabilidad.

(*) La autora de este artículo es, abogada, Vocal Titular del Colegio de Abogados de Entre Ríos, Abogada designada por el CAER en La Comisión de los Derechos de la Mujer en la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), Integrante de la Comisión de la Sección Gualeguaychú del CAER.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

No estamos obligados a cumplir lo que no se conoce
En democracia las leyes rigen después de su publicación oficial y la misma debe hacerse en el Boletín Oficial de la Nación o las Provincias según el caso. Es el Estado quien debe notificar a los ciudadanos acerca de las normas que regulan su vida cotidiana. Ni los medios de comunicación ni tampoco los funcionarios lo pueden hacer. Si lo hicieran esa disposición es nula, no sirve, no es aplicable.  
La vanguardia esclarecida y el Estado opresor
En sus 237 años de historia, Gualeguachú, siendo una ciudad madura, quizás la más madura de la provincia, jamás había pasado por esto. Madura y quizás la más moderna; tiene industrias, servicios, conciencia de movilización,