Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Tuesday 29 de September de 2020

Una ley... para conservar nuestros humedales

Una ley... para conservar nuestros humedales

09/07/2020 |   

Por Roberto Bó (*)

¿Qué está pasando con nuestros humedales? Los argentinos que viven en las riberas e islas del Paraná, están experimentando "en vivo" los efectos de enormes incendios sobre los humedales de toda la región desde el último verano. Los demás, nos enteramos de este "desastre ambiental" por los medios de comunicación que también nos informan que en el Congreso Nacional se están discutiendo varios proyectos para una "Ley de presupuestos mínimos". Su propósito es contribuir a la conservación de todos los humedales de nuestro país para que, idealmente, episodios como estos no vuelvan a repetirse. Una ley que, debemos recordar, fue aprobada en el Senado en 2013 y 2016 pero que, sorprendentemente (o no), al no ser tratada en la Cámara de Diputados, perdió "estado parlamentario" y todo debió volver a empezar...por tercera vez.

Pero... ¿qué son los humedales y por qué necesitamos conservarlos? Se trata de ecosistemas particulares distinguibles porque sus suelos normalmente se inundan con frecuencias, niveles y permanencias variables. Esta característica, que en otras épocas (y aún hoy) se consideraba negativa, es las que explica, sin embargo, su enorme valor como fuente de agua (algo fundamental en nuestras zonas áridas y semiáridas) y sus elevadas productividad y biodiversidad. Esto se traduce en una gran variedad de bienes y servicios para todos los que vivimos en o cerca de ellos. Mejoran la calidad del agua, regulan el clima local, reducen los efectos negativos de grandes crecidas y poseen una enorme variedad de plantas y animales que contribuyen a satisfacer las necesidades básicas (tangibles e intangibles) de muchos de nosotros.

Resulta claro, entonces, que necesitamos conservar nuestros humedales, entendiendo a la "conservación" en forma amplia. Esto implica preservarlos, restaurarlos y/o usarlos "sustentablemente". Por lo tanto, no hay que confundirse ni confundir con interpretaciones y mensajes erróneos. Necesitamos conservar el mayor número posible de sus componentes, es decir su "diversidad ecológica", pero también su "integridad", o sea las interacciones que condicionan su estructura y adecuado funcionamiento (que dependen, básicamente, de mantener su natural régimen hidrológico).

Si esto último ocurre, su "salud ecológica" será satisfactoria, al igual que su capacidad de recuperarse ante un disturbio de origen natural o humano. Es decir, mantendrán su "resiliencia" y por lo tanto, su identidad e integridad no sólo ecológica sino también sociocultural y económico - productiva.

 

Para usar sustentablemente los humedales, habitándolos o realizando ciertas actividades productivas en ellos, simplemente tenemos que hacerlo con modalidades, intensidades, superficies y eventuales infraestructuras que se adapten a su particular funcionamiento ecológico y no al revés.

 

 

(*) El autor de este artículo es miembro de la Fundación Humedales y coordinador del grupo de investigación de ecología de los humedales de la UBA.

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

Libertad de expresión
La libertad de expresión es un derecho personal pero también institucional.