Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Tuesday 20 de October de 2020

Presentaron un proyecto de ley para tener Ficha Limpia para ser candidato electoral

Presentaron un proyecto de ley para tener  Ficha Limpia para ser candidato electoral

10/08/2020 |Se presentó una iniciativa que exige a quienes pretendan ser candidato o candidata no tener cuentas pendientes en la Justicia. El texto toca una delicada situación jurídica. La actualidad en el que llega es la peor. El autor del proyecto es Gustavo Cusinato.

“Tenemos que dotar a la legislación electoral provincial de mayor contenido ético, transparencia y legitimidad”, anunció el radical en su perfil de Facebook. Y agregó: “La oficialización de candidaturas electorales por parte de postulantes que registran condenas a prisión por delitos de lesa humanidad o contra la administración pública han generado el rechazo social generalizado”. A continuación, el diputado provincial dejó el texto presentado.

El artículo primero dice que no podrán ser candidatos “las personas condenadas, en juicio oral y público o por juicio abreviado, a pena privativa de la libertad, aunque la sentencia no se encontrare firme y la pena fuera de cumplimiento en suspenso, por un plazo de ocho (8) años después del cumplimiento de la pena”. También alcanza a quienes se hayan desempeñado en “cargos directivos o fueren apoderados de empresas concesionarias de servicios y obras públicas de la Nación, Provincias, Municipalidades o de empresas que exploten juegos de azar”, consignó el portal Página Judicial.

El diputado apunta a reformar la Ley Electoral de la Provincia (N° 2.988) para evitar precisamente que quienes hayan sido condenados por estos hechos puedan postularse, aunque la sentencia no se encuentre firme y la pena fuera de cumplimiento en suspenso. Así presentado, por el mismo legislador, cualquier persona que tenga una condena de primera instancia; aun teniendo tres etapas más en el proceso para apelar como es la cámara, Casación y el Superior Tribunal de Justicia (STJ); no podrá ser candidato. El primer punto en cuestión es, jurídicamente, delicado. Siempre se recurrirá a una instancia en la que se pueda probar la absolución.

El segundo artículo tiene que ver con el contexto. La iniciativa llega en un momento en el que el Poder Judicial no avanza precisamente en las causas que tiene imputados por supuestos delitos en el seno de la administración pública. La causa de los contratos truchos en la Legislatura no tiene un solo dirigente político en esa situación. Si se convierte en ley el proyecto, el tarjetero Hugo Mena – según como viene la causa – no podrá ser candidato.

El Poder Judicial tiene una imagen negativa que supera a la de los dirigentes. Funcionarios judiciales y políticos están siendo vistos por la sociedad como una misma cosa. Como partes del problema.

La Procuración General está denunciada por el vocal Emilio Castrillón por ser manipulada por sectores de la política. El procurador Jorge Amílcar Luciano García dijo en un acto institucional de jura que el organismo no se iba a prestar a detenciones en piyama como sucedió con Amado Boudou, que luego fueron difundidas por la prensa. A José Escobar lo sacaron esposado de tribunales ante algunas cámaras por una causa inexistente. García cumplió: el entonces funcionario de Sergio Varisco no estaba en piyamas. Todo lo demás fue una vergüenza.

Gustavo Bordet contestó recientemente ante los dichos de Castrillón no haber llamado jamás a un juez o fiscal. Desde la Asociación de Magistrados pidieron más explicaciones al ex presidente del STJ, porque su denuncia parecía referirse “a todos pero, a la misma vez a nadie”. La respuesta es correcta. Igual, en tribunales y en Casa de Gobierno, las palabras del vocal difundidas en diciembre se codificaron con sospechas muy parecidas, publicó Página Judicial.

 

El silencio sigue

 

Las investigaciones contra la corrupción se articulan a los tropezones y el Poder Judicial se torna a veces cómplice de quienes debe juzgar por actos ilícitos. El problema mayor no la corrupción por sí misma, sino la cultura de la impunidad que tanto ejercen los jueces.

En 2010 el Superior Tribunal de Justicia le permitió a Domingo Daniel Rossi, condenado por enriquecimiento ilícito, ser candidato. La Sala Nº 1 de Procedimientos Constitucionales y Penal admitió el recurso de casación dejando sin efecto la parte de la condena que lo inhabilitaba desde 2006 a ocupar cargos públicos. Eso se pudo porque ese mismo año se reformó la Ley Orgánica de Municipios (3001) en su Artículo 80° donde estaba prohibido ser candidato con cuentas pendientes en la Justicia.

El derecho penal se posa sobre los sectores más bajos de la sociedad. Ahí prevalecen las condenas. ¿Hay algún rico en la Unidad Penal? preguntó, hace poco, un dirigente.

Los derechos humanos, en materia carcelaria, fueron desempolvados explícitamente cuando Juan Pablo Aguilera (cuñado del ex gobernador Sergio Urribarri) estaba detenido y se acercaba la Noche Buena hace dos años. Ahí la Justicia consideró un escándalo que estuviera privado de su libertad; pasada las fiestas, Aguilera volvió a la cárcel: un escándalo que el paso del tiempo no logrará borrar.

El correlato de hechos, pareciera, no requiere de una ley que exija que la ficha de un candidato sea limpia: para eso están los jueces que todo lo lavan. El problema pareciera ser más complejo. Lo que hay que limpiar es el sistema.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."