Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sunday 29 de November de 2020

La memoria compartida se cuenta con el corazón: “Celestinas si las hay”

La memoria compartida se cuenta con el corazón: “Celestinas si las hay”

11/01/2020 |Por Amalia Doello Verme (*) EL ARGENTINO

Promediaba el año 75’ y la señora González (primera celestina), mamá de Cristina junto con Nélida Acosta y un par de gurisas más, nos había llevado al salón de la “Agraria” (Avenida Rocamora casi Del Valle) al baile que organizaban los compañeros de Enova 71’.

 

Allí, un joven parado cerca de una columna me había hecho seña para salir a bailar y al cual, yo no había correspondido. De la situación se percató la señora González, que dándome un codazo sutilmente me instó a que aceptara la invitación del joven.

El joven se acercó a la mesa, saludó, me ayudó a quitarme el tapado y nos dirigimos a la pista de baile.

Era un 17 de agosto, apenas acababa yo de cumplir 19 años. Conversamos de nuestras profesiones: él, incorporado a la Armada Argentina y yo terminando el secundario.

Lo que comenzó como algo tan fugaz lleva hoy 45 años de historia familiar.

Voy a dar un salto para contarles lo que una y mil veces les he relatado a mis hijos: cómo fue el noviazgo y posterior casamiento de su papá y yo y quiénes fueron las celestinas.

Afortunadamente una vez que me recibí de maestra tomé una suplencia en la Escuela Nº 44 (hoy la número 36 “F. H. López Jordán”) y entre el maravilloso grupo de compañeras estaba otra de mis celestinas, la señora Dominga Carmona de Esmoris cuyas hijas formaron el equipo de celestinas menores (aunque grande fue su actuación).

Para los que ya estamos grandecitos, recordaremos con simpatía aquel dorado tiempo en que todo era muy lento y muy sacrificado.

Las comunicaciones que hoy son virtuales, instantáneas con imágenes y sonidos. Antes para comunicarnos por cualquier motivo o circunstancias debíamos solicitar la comunicación por la mañana y quizás con mucha suerte y viento a favor lográbamos poder hablar con quienes deseábamos. El caso era tener un teléfono de línea o en la telefónica nos daban un horario apropiado en que se produciría la comunicación y podíamos esperarla ahí (calle Urquiza y Fray Mocho).

Mi amiga Dominga que vivía a nueve cuadras de mi casa y por calles de tierra y muchas veces fangosa, recibía por su teléfono de línea la llamada que mi pretendiente, hombre de mar, hacia desde Ushuaia con la debida autorización de Dominga.

A veces la misma Dominga era quien me iba a buscar en un AMI 8, color gris plata (“lujazo” para la época) y otras veces era Melita que ya tenía registro de conducir, para que hablara unos dos o tres minutos con el novio en cuestión. Y luego me traían de regreso a casa, fuera invierno o verano.

Yo imagino que Melita, Mónica y Silvia por ser las celestinas jóvenes no les habrá resultado tan grato interrumpir a veces la cena por unos novios que quizás ni llegaran a casarse; estaban en todo su derecho, más aún considerando el mito de que los marinos tienen un amor en cada puerto.

Hoy con este recuerdo quise homenajear a Dominga y a su familia porque hicieron posible que el señor Andrés Naser y yo hayamos construido una familia con bases sólidas.

Y por supuesto el sutil codazo de la señora González fue promisorio.

WhatsApp - Instagram – Facebook, Amor 2020. Pero… Tener una celestina, no está demás.

 

(*) Amalia Doello Verme decidió en esta pandemia traer e la memoria “muchas de las historias vividas, y me pareció que sería bueno compartirlas con los vecinos que fueron protagonistas de estos relatos”, sostiene la autora y agrega: “Mi intención es sacarles una sonrisa y hacerlos viajar en el tiempo para revivir de alguna manera momentos dramáticos y otros humorísticos”.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Colaboraciones

Afianzar la justicia…
El proyecto Artigas que no pudo ser, la Justicia finalmente ordenó el desalojo de los usurpadores.