Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Friday 15 de January de 2021

Conductas que se repiten llamativamente

Conductas que se repiten llamativamente

12/06/2020 |La UAR (Unión Argentina de Rugby) levantó en apenas 48 horas la sanción que había impuesto a los tres rugbiers autores de vergonzoso tuits discriminatorios. Con la velocidad del rayo, la máxima autoridad del rugby argentino se desdijo a sí misma, pareciendo convalidar de un modo tácito una conducta que sin duda mereció un reproche concreto.

Por Sergio Berni (*)

 

¿Cómo es posible que no seamos capaces de sostener una sanción disciplinaria y que tengamos que retroceder de esta manera? ¿Alcanza con una mera disculpa para que la sanción se revoque? ¿Cuál es el valor del arrepentimiento y cómo debe merituarse a la hora de aplicar una medida disciplinaria?

Jamás me sentí identificado con la cultura de la cancelación ni con la indagación obsesiva de la historia digital de nadie. Creo que las personas nos forjamos a nosotros mismos incesantemente, y que de algún modo cambiamos día a día. Aspiramos a ser mejores y ponemos nuestros esfuerzos en esa dirección. Por eso es que siempre miré de soslayo los escraches en las redes sociales y nunca me cayó en gracia que nadie pretenda erigirse en juez de la moral ajena. El peligro siempre latente es que se canonice una forma de pensar y que se transforme en una suerte de pensamiento único que sofoque e inhiba otras miradas, otros intentos de problematizar los mismos asuntos desde perspectivas diferentes. Nunca me gustó la policía del pensamiento. Pensar es lo que nos distingue como especie, y cualquier intento de encorsetar al pensamiento dentro de los límites estrechos de lo políticamente correcto es nada menos que un ejercicio autoritario de doblegación del otro, del distinto, del diferente. Las sociedades que andan con el dedo índice acusando al prójimo por pensar distinto terminan fracasando.

Pero lo cierto es que el recorrido individual de las personas públicas suele estar bajo la mirada atenta de millones de personas. No se puede minimizar entonces el impacto social de declaraciones tan vergonzosas. Por eso llama la atención el comportamiento condescendiente, para no utilizar otro calificativo, que cuerpo técnico y autoridades del rugby tuvieron en este caso. En mayo de 2019 el jugador Israel Folau fue expulsado de la selección australiana de rugby por haber dicho a homosexuales, alcohólicos y ateos que “el infierno los espera.” Folau no era un jugador más. Fue postulado en dos oportunidades como mejor jugador del mundo. Su homofobia fue razón suficiente para que la mayor autoridad del rugby australiano decidiera prescindir de un jugador verdaderamente notable en términos estrictamente técnicos, pero sin idoneidad suficiente para representar a su país.

Si cotejamos la conducta de la UAR con la de su par australiano, no podemos menos que sonrojarnos. La UAR actuó legitimando conductas que merecen algún tipo de sanción disciplinaria. No es posible que jugadores que visten la casaca argentina sean voceros de las peores prácticas discriminatorias, xenófobas y aporofóbicas. Insisto en que no se trata de dar rienda suelta a una pesquisa minuciosa de cada palabra dicha diez o veinte años atrás.

Pero sí se trata de actuar con firmeza, para no reproducir silentemente un modelo de complicidad corporativa amparado en un pretendido concepto de solidaridad grupal.

Si el capitán de una selección nacional se vio envuelto en un hecho tan vergonzoso, lo mínimo que podemos esperar es una reflexión autocrítica más profunda y un paso al costado como modo de asumir la gravedad de lo sucedido. Y que quede claro que nadie está pidiendo una lapidación pública de nadie. Yo creo en los procesos de cambio de las personas. Hay infinitos ejemplos en la historia de personas que dieron un vuelco a sus vidas redimiendo actos atroces. Pero no basta con una declaración burocrática para dar por concluido el asunto.

En verdad ya veníamos sorprendidos por la conducta de displicencia y desdén a la hora de homenajear a Diego Maradona, nuestro máximo ídolo popular. Los jugadores de los All Blacks mostraron más respeto que nuestros propios compatriotas. Fue vergonzoso que el técnico justificara la situación diciendo que deberían haberse informado mejor respecto de lo que pasaba en la Argentina. Tanto elitismo, tanto distanciamiento del sentir popular y tanta enajenación sólo pueden ser la resultante de algo más profundo que las autoridades de la UAR se niegan a asumir.

Comenzamos el año llorando el asesinato de un joven en manos de un grupo de rugbiers que actuaron salvajemente. Y lo terminamos lamentando declaraciones de tres rugbiers cargadas de una descomedida dosis de odio y desprecio. Es evidente que algo está pasando ahí. Que hay prácticas elitistas que están generando conductas sociales decididamente reprochables. Y que mirar para otro lado o esconder la basura bajo la alfombra sólo sirven para reproducir y amplificar conductas injustificables.

Muchas veces nos quejamos de la política. Y está bien que así sea cuando el reclamo es justo. Pero no hay que olvidar que las sociedades se construyen desde la política, pero también desde otros estamentos. En este caso desde instituciones deportivas que operan en la subjetividad de miles de jóvenes que buscan en sus ídolos deportivos un modelo de conducta.

El problema no es el rugby, juego hermoso y noble que muchos amamos por haberlo practicado en la juventud. El problema es el elitismo decadente de quienes se creen superiores al prójimo y reproducen discursos de odio que se manifiestan no sólo en la virtualidad de las redes sino en prácticas concretas de la vida cotidiana. El paradigma del odio genera conductas de odio. Y es allí donde debemos intervenir, para no andar luego lamentando grietas, abismos y estigmatizaciones intolerables entre quienes debiéramos sentirnos simplemente hermanos.

Ojalá que de este desaguisado quede el compromiso de revisar códigos de conducta que evidentemente están en crisis: algo está pasando y ha llegado la hora de intervenir reflexivamente, con espíritu crítico, para que nunca más tengamos que tolerar tanta ignominia.

 

(*) Sergio Berni es ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y esta columna de Opinión se publicó originalmente en el portal de Infobae.

 

 

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Información General

La muerte de D10S sigue ocultando miserias
La muerte de Maradona le sigue sirviendo al gobierno y a los buitres en tanto los funcionarios mienten y mienten sin que nada pase.  
Tras aplicarse la vacuna rusa, no se puede tomar alcohol durante 42 días
El motivo de dicha contraindicación es que la ingesta de alcohol puede evitar que la persona genere los anticuerpos necesarios y entonces no producir el efecto de inmunidad deseado.  
Fin de semana extra largo: Gualeguaychú entre los destinos más buscados
Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes, aseguró que el movimiento turístico del fin de semana es "una gran noticia para el sector" que fue duramente golpeado por la pandemia.