Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Monday 25 de January de 2021

La memoria compartida se cuenta con el corazón: “La esperada final”

La memoria compartida se cuenta con  el corazón: “La esperada final”

12/26/2020 |Discutíamos con unos amigos varios temas incluido el impacto que provocó en cada uno de nosotros la aparición de la televisión. En todos fue diferente.

Por Amalia Doello Verme (*)

EL ARGENTINO

 

Algunos sintieron la discriminación bullying:

* ¡Yo tengo tele y vos no!

* Déjame ganar o no entras a ver la tele.

* Que vas a tener tele si vos sos re pobre.

 También se escuchaban las frases que construyeron vínculos:

* Dice mi mamá si querés ir a casa a tomar la leche y ver la tele.

*  Vení a casa cuando quieras y trae a tu hermano.

Pero otra cosa eran los adultos que también competían y “canchereaban” con el conocimiento de las series y los protagonistas.

El diálogo hizo surgir recuerdos que compartimos quedando mucho para la próxima “juntadita”.

En nuestro pequeño mundo, las monedas ocuparon un lugar importante… ¡y los botones también!

De toda la programación sin duda, Titanes en el Ring nos atrapó; se emitía los domingos de tarde y en vivo desde un estadio repleto de simpatizantes que estallaban en gritos cuando aparecía el personaje favorito (luchadores):

* El Ancho Peuchele.

* E Leopardo.

* Hormiga Negra.

* El Indio Comanche.

Y los eternos rivales: Martín Karadagian y La Momia.

Hoy le diríamos reality show.

Llegó la final del torneo, el domingo nadie faltaría a la cita para ver quién ganaría y se coronaría campeón de los Titanes en el Ring.

Llegada la hora para ver el evento, nos dieron la noticia de que no había monedas para la entrada. No había opción, si no tenés para la alcancía, no entras. Así era de implacable la lata.

Ocurrió lo impensado, mi hermano “Chifliqui”, dijo: “Yo tengo monedas para todos. ¡Vamos!”.

Entramos, y ya había comenzado el torneo, a medida que se acercaba la final nos convertíamos en fans del más forzudo, o del más aparatoso para llegar al ring.

Y llegó el encuentro final, ya se iba a saber quién era el mejor de los mejores. La transmisión era impecable, se veía perfectamente la imagen.

Por momentos, y según el relator, ganaba Karadagian, y por otro La Momia, los dos fueron los peores villanos, tramposos, traicioneros, pero uno sería el ganador…

Nuestra alegría y emoción de pronto se frustró cuando apareció el pretendiente de la dueña de la lata, apagó el aparato y nos dio una clase de “moral y civismo”.

* Que ese programa nos enseñaba a golpearnos.

* Que éramos muy chicos para saber que ese deporte les haría a nuestras mentes.

Nos fuimos parando y saliendo muy, pero muy decepcionados.

De camino a casa, conversábamos sobre este señor ¡tan malo! ¡Lo odiamos!

Habíamos mirado todo el campeonato durante muchos meses y recién se daba cuenta de esto.

El más pequeño con sus manos en la cabeza y muy preocupado, nos preguntaba si él podía enfermarse de la mente, aunque tuviera todas las vacunas.

¡Porque no esperó 10 minutos a que terminara!

¿No es que los enamorados irradian amor? ¿Y este?

Al escuchar el alboroto en la vereda, salieron todos y ahí se enteraron de lo ocurrido ¡No lo podían creer!

Sentirse fuerte frente a la vulnerabilidad de un grupo de nenes, vecinitos y que habían pagado la entrada para ver la final.

Mis hermanos querían ir a exponer el reclamo al estilo Titanes en el Ring, pero desistieron por los argumentos de mi papá.

Todos coincidimos que el mayor damnificado era el que había pagado la entrada para los cinco.

El supuesto damnificado comenzó a reírse estruendosamente y con cara de quien ha cometido una gran picardía dijo: “La sorpresa que se van a llevar cuando abran la lata”.

¿Por qué decides eso? ¿Qué hiciste?

Con la mirada nos pidió complicidad y dijo: ¡Puse cinco botones!

Todos reíamos porque estábamos enojados con el señor, después mi papá nos dio una cátedra “de moral y civismo”, pero de la verdadera.

Nos enteramos que al torneo lo ganó Martín Karadagian.

Y a la camisa de Grafa color gris de mi hermano mayor, le faltaban 5 botones.

 

(*) Amalia Doello Verme decidió en esta pandemia traer e la memoria “muchas de las historias vividas, y me pareció que sería bueno compartirlas con los vecinos que fueron protagonistas de estos relatos”, sostiene la autora y agrega: “Mi intención es sacarles una sonrisa y hacerlos viajar en el tiempo para revivir de alguna manera momentos dramáticos y otros humorísticos”.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Información General

Adoctrinamiento escolar
Es una costumbre de los populistas tergiversar los hechos históricos y hacer de su propia verdad un relato que se transmite a los educandos desde niños.