Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Tuesday 13 de April de 2021

La República se desmorona

La República se desmorona

01/23/2021 |Sra. Bonato: acaso no se enteró que hubo clases en la mayoría de los países incluso vecinos.

La mugre de la política se metió con lo más sagrado que tenemos que es la educación de nuestros niños y jóvenes y por otro lado el oficialismo hace lo imposible para hacer zafar a la Vicepresidente de sus causas penales. La República se desmorona a pasos agigantados.

 

Jorge Pedro Jurado (*)

(Colaboración)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         A horas que la Ciudad de Buenos Aires anunciara que el 17 de febrero se iniciarían las clases presenciales con los protocolos del caso, el oficialismo en la voz de los dirigentes sindicales que aglutinan a los maestros de esta ciudad, rechazaron la medida con un argumento realmente insostenible por lo ridículo. Dijeron que: "El nivel de circulación del coronavirus dentro de una escuela es tan alto que podría compararse con una fiesta clandestina", dijo la caradura secretaria gremial de Ctera, Alejandra Bonato, agregando que "En este caso, serían fiestas clandestinas habilitadas por el Gobierno".

"Estamos todos muy agotados después de un año de virtualidad", remarcó Bonato sin que se le cayera la cara de vergüenza. Planes desde sus hogares, sin viajar, con menos, muchísimo menos carga horaria, los maestros estuvieron un período lectivo cobrando el 100% de su sueldo y sus dirigentes hablan de agotamiento.

Según la referente sindical, "las aulas son muy chicas" y es necesario "invertir en infraestructura", y afirmó que "aún falta la vacunación" para los docentes. Sra. Bonato: acaso no se enteró que hubo clases en la mayoría de los países incluso vecinos, con igual o peor situación pandémica. Que debió pensarse inteligentemente en distribuir la carga lectiva en aulas o salas o auditorios con protocolos especiales y cuando vino la primavera utilizar los amplios y espaciosos patios de los colegios distribuyendo los alumnos en burbujas, quizás no todos los días de la semana, pero si lunes, miércoles y viernes y la siguiente martes y jueves.

Solo utilizar la cabeza para pensar inteligentemente y no hacer política. También utilizar las calzadas frente a las escuelas colocando allí los pupitres o sillas y obviamente interrumpiendo el tránsito vehicular en la misma.  

Se habilitaron los restaurantes y bares y las escuelas no. Se habilitaron los casinos y bingos y las escuelas no. Hubo fútbol y no hubo clases. Hubo un velorio multitudinario, pero no clases. Hubo marchas políticas, sectoriales, de grupos sociales, por el aborto y en contra de su interrupción voluntaria pero no hubo clases ni escuelas abiertas. Hubo y hay fiestas clandestinas y hay playas abarrotadas de jóvenes y seguimos discutiendo si los niños deben ir a la escuela.

Por favor, necesitamos que el Gobierno se ponga duro, los padres se pongan unidos y de pie y si no hay maestros porque los dirigentes sindicales impiden su trabajo, pues seamos nosotros los ciudadanos de bien quienes nos pongamos al frente de los grupos de estudiantes.

De mi parte me siento capacitado para enseñar Educación Democrática o Instrucción Cívica o Estudios de la Realidad Social Argentina o como se llame, y también Historia y Geografía. Mi nombre lo saben, solo tienen que convocarme y orgulloso daré mi presente.

Espero recibir de los lectores sus propuestas para hacerse cargo de las materias de su especialidad y terminemos cuanto antes con esta situación cuyas consecuencias serán irrecuperables.

Por parte de las autoridades políticas, asistimos esta semana una vez más a la desidia, lentitud, hipocresía, intereses creados y cuantos adjetivos descalificativos le quepan al Poder Judicial de la Nación, con excepción de unos pocos magistrados que cumplen con su deber y no aceptan presiones ni de las partes, ni del Gobierno y no se sienten amedrentados por los “amicus curiae”.

Esa desidia la ponemos como ejemplo en dos casos emblemáticos que tuvieron inmensa difusión pública pero que a pesar de ello advertimos la lentitud de los procesos y como dice el vulgo, la justicia lenta no es justicia.

Un año del asesinato de Fernando Báez Sosa y aún no comenzó el proceso oral por ese brutal crimen. El otro es la muerte del Fiscal de la Nación Alberto Nisman de quien se cumplieron 6 años de su “suicidio” o de su “asesinato”. Señores jueces: que esperan para dilucidar este magnicidio de quien horas después de su muerte planeaba denunciar a la Vicepresidente y sus secuaces por el pacto más espurio que haya firmado alguna vez la Nación Argentina para exculpar y diluir la responsabilidad de los iraníes y su conexión local del atentado terrorista más cruel que sufriera la Nación.

El oficialismo, a un año y monedas de haber asumido, no sabe aún cómo hacer para que CFK zafe literalmente de las numerosas causas penales y de corrupción en las que está involucrada, con el agravante de ser la jefa de una asociación ilícita.

No sabemos qué dirá la Corte Suprema. Ignoramos si conseguirán ampliar sus miembros para equilibrar la desequilibrada balanza, pero ahora se les ocurre inventar un nuevo tribunal intermedio.

Ya no basta el famoso doble conforme que poseen algunos funcionarios y siguen insistiendo en que se los persigue como presos políticos. Mientras buscan los consensos legislativos para destrabar la nueva ley del Ministerio Público Fiscal y la reforma judicial que están frenadas en la Cámara de Diputados, el gobierno avanza a paso acelerado para presentar un proyecto que incluya la creación del denominado Tribunal Intermedio de Arbitrariedad, que entre otras facultades tendría la tarea de analizar los recursos procesales en causas de corrupción, que hoy son materia de decisión de la Corte Suprema.

El avance en la creación de este tribunal surge de las recomendaciones que el Consejo Consultivo le entregó a Fernández y coincide con las renovadas críticas a la Corte Suprema de la vicepresidenta Cristina Kirchner y el reciente pedido de "indulto o amnistía" para el exvicepresidente Boudou, expresado por funcionarios y militantes del kirchnerismo a través de una solicitada. Una vergüenza mayúscula que en medio de estos procesos por ley la Corte pierda competencia en las causas de corrupción si se llegara a crear el nuevo tribunal obviamente pleno de jueces amigos.

Ya no saben qué hacer para evitar que Boudou abra la boca. Fueron 14 jueces que confirmaron su participación en el robo más escandaloso que ocurrió en la Patria y no obstante ello, existen funcionarios que no aceptan lo que prescribe el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, que permite al máximo tribunal rechazar, sin la necesidad de dar argumentos, recursos como el presentado por la defensa de Boudou en el caso Ciccone. Dos ad-lateres de CFK, la ministra de Justicia Losardo, y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, están trabajando en el texto por medio del cual la Corte Suprema vería recortada sus funciones si se crea el nuevo tribunal.

El endeble argumento sostenido por quienes nos gobiernan es que se "aliviaría" a la Corte de tratar buena parte de las causas que le llegan por año, muchas de las cuales las resuelve a través del artículo 280. La creación de este "filtro procesal" fue el único que Fernández que dice ser profesor de la materia destacó de manera explícita en su encuentro con los integrantes de ese Consejo, que con una absoluta falta de ética profesional preside el abogado de Cristina, Carlos Beraldi.

Nos preguntamos ¿Qué hace la oposición?  ¿Qué hace la Corte Suprema? O más precisamente qué hacemos los ciudadanos de bien ante este atropello.

Señores, digamos basta, si no reaccionamos será lamentablemente tarde. Lo dijimos y quedó escrito en EL ARGENTINO.

 

(*) El autor de este artículo es abogado, escritor, periodista, ha publicado varios libros, conductor de programas de radio y director del periódico digital “Grupo de El Censor de Gualeguaychú” que se publica en la red social de Facebook.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Colaboraciones

“El gueto de Formosa”