Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sunday 7 de March de 2021

Polémica por la restricción de salidas transitorias a condenados por narcotráfico

Polémica por la restricción de salidas transitorias a condenados por narcotráfico

02/20/2021 |La justicia entrerriana retomó la discusión sobre la constitucionalidad de una ley que establece restricciones para acceder a la libertad condicional para los condenados por narcotráfico.

La justicia entrerriana reeditó una discusión todavía abierta en los tribunales argentinos sobre la constitucionalidad de una ley que establece restricciones para acceder a la libertad condicional a aquellas personas que han sido condenadas por delitos de narcotráfico.

 

El Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay rechazó la inconstitucionalidad planteada por el defensor de una persona que había sido condenada como integrante de una organización dedicada a la venta de drogas en la provincia.

La polémica está abierta desde que en 2017 el Congreso impuso una serie de reformas a la Ley de Ejecución de Penas y, entre ellas, agregó un artículo que establece que los condenados por delitos de narcotráfico, homicidio, secuestro extorsivo, delitos sexuales, trata de personas, entre otros, no podrán acceder a los beneficios de libertad condicional, prisión discontinua o semi detención ni libertad asistida.

Entre las modificaciones, además, se establece un “régimen preparatorio para la liberación”, que consiste en un programa individual, teniendo en cuenta la gravedad del delito cometido y que permitiría acceder a salidas transitorias –de hasta doce horas– recién en el último año de condena, consignó el portal Página Judicial.

El caso tiene como protagonista a una persona de 21 años que en 2020 fue condenada a cuatro años de prisión como integrante de la organización narcocriminal y actualmente está procesado en otra causa por el mismo delito, a la espera de un juicio oral.

El abogado José Esteban Ostolaza, su defensor de confianza, planteó que ha cumplido dos tercios de la condena que se le impuso y pidió que se declare la inconstitucionalidad de un artículo de la Ley de Ejecución de Penas que impide otorgar los beneficios comprendidos en el período de prueba a los condenados por narcotráfico. Lo que dice es que esas restricciones violan los principios de igualdad ante la ley, de proporcionalidad, culpabilidad del acto, razonabilidad y finalidad resocializadora de la pena, y que su aplicación, en este caso a un condenado por narcotráfico va en contra de la progresividad del régimen penitenciario como garantizador de la finalidad de reinserción social.

 

Rechazo del Tribunal

 

El tribunal, en este caso con la integración unipersonal de la jueza Mariela Rojas, rechazó el planteo defensista y validó la norma. La magistrada consideró que la ley que impide las salidas transitorias a los condenados por delitos de narcotráfico “resulta opinable”, pero resaltó que “la decisión legislativa de excluir el goce de determinados institutos a los condenados por una serie de delitos no implica dejar a un lado el aludido objetivo de la reinserción social ni su avance por el régimen de progresividad penitenciaria”.

La jueza se apoyó además en un fallo de la Cámara Federal de Casación Penal que estableció que “la excepción a las modalidades básicas de ejecución de la pena (…) no luce violatoria del ideal resocializador en tanto la finalidad perseguida por la ejecución de la pena resulta ser mucho más abarcativa que la mera incorporación a regímenes de liberación anticipada, máxime cuando la frontera a la procedencia de los institutos liberatorios lo constituye la existencia de un pronóstico de favorable reinserción social”, publicó Página Judicial.

 

Controversia

 

Pero el criterio de los tribunales no es unívoco, ni en la justicia federal ni en el fuero provincial. Así, por ejemplo, el fiscal Javier de Luca, que interviene ante la Cámara Federal de Casación Penal, consideró que la norma que restringe las salidas transitorias es inconstitucional; y en los tribunales entrerrianos no existe jurisprudencia –hay un caso pendiente de resolución en el Superior Tribunal de Justicia (STJ)–, pero las opiniones se inclinarían a considerar que la norma es inconstitucional.

El fiscal De Luca, ante un caso similar, expresó claramente que las restricciones “resultan contrarias a los fines de la ejecución de la pena de jerarquía constitucional ya que no consideran el esfuerzo personal del interno, su evolución en el tratamiento penitenciario, ni las calificaciones de conducta y concepto que éste alcance, dado que de cualquier forma se encontraría imposibilitado en su acceso”.

Dijo además que “los principios de resocialización/reinserción social y progresividad de las penas son el fruto de la experiencia acumulada sobre los efectos deteriorantes de la prisionización en las personas y, por consiguiente, con consecuencias tangibles en el resto de la sociedad” y resaltó que el Estado tiene la obligación de “proporcionar al condenado las condiciones necesarias para un desarrollo personal adecuado que favorezca su integración a la vida social al recobrar la libertad”, por lo tanto, cualquier medida de ejecución de penas “debe estar dirigida a hacer efectiva la obligación, inherente al Estado, de garantizar que las penas privativas de libertad posean el menor efecto desocializador y deteriorante posible, a partir del despliegue de recursos materiales y humanos dirigidos a mitigar los efectos del encarcelamiento y ofrecer asistencia al condenado en el medio libre, durante un período previo a su liberación definitiva”.

El Procurador general de la provincia, Jorge Amílcar García, enarbola una postura similar, pero fue más allá en su opinión y advirtió que las restricciones que se pretenden imponer podrían generar “tensión social” y “una seguidilla de motines y levantamientos en las unidades penales ante un horizonte sin esperanzas de liberación gradual”.

El jefe de los fiscales retomó el axioma constitucional respecto del fin readaptador o no desocializador de la prisión y planteó que restringir las salidas transitorias a personas que han sido condenadas por algunos delitos sería como tildarlos de “irrecuperables”.

Esto se asemeja a la opinión de otro magistrado que en off the record advirtió que esta reforma parece extraída del sistema norteamericano, porque al excluir a una franja muy importante de criminalidad cambia la idea de persona que se concibe en el sistema penal argentino, y pasa a considerar a esos sujetos que han sido condenados como alguien peligroso a quien es necesario mantener encerrado durante el tiempo que dure su condena, y eso, dice este magistrado, es absolutamente inconstitucional.

Incluso García admite que el Congreso podría, por ejemplo, “establecer gradaciones o tratamientos especiales para delitos más graves, sea en el tiempo de acceso a alternativas, sometimiento obligatorio a abordajes psicoterapéuticos o a toda la tecnología cibernética de vigilancia y control, abundante y de fácil implementación y desarrollo, como para aventar el razonable temor a represalias por parte de las víctimas, que deben tener anoticiamiento, etcétera”, pero de ninguna manera podría “abrogar la finalidad de readaptación social de la pena de prisión al transformarla en un encierro eliminatorio” porque sería inconstitucional.

El debate está abierto, aunque difícilmente salga de los tribunales y se instale en la sociedad. Qué hacer con las cárceles; cómo instalar en la opinión pública la idea de que las personas que se encuentran privadas de la libertad tienen los mismos derechos que el resto de los ciudadanos, salvo el libre desplazamiento, ese es el desafío.

 

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."