Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Tuesday 13 de April de 2021

Sobre las infancias: ¿Invisible o invisibilizada? ¿Vulnerable o vulnerada?

Sobre las infancias: ¿Invisible o invisibilizada? ¿Vulnerable o vulnerada?

03/23/2021 |Una niña fue tras una bicicleta.... Esa bicicleta que otras niñas/os reciben como regalo de reyes, de cumpleaños, de reconocimiento por algún logro, por una manifestación del amor. Esta niña no. Ella tiene que gestionarla sola.

Por Oscar Muntes (*)

 

Esta niña no es tan niña o es menos niña. Esta niña entra en la categoria de 'menor' parece. Esta niña tiene una mama que probablemente tampoco tuvo una bicicleta.

¿Quién se ocupó de la escolaridad de esta niña? ¿Se puede pensar que tuvo alguna posibilidad de transitarla durante el 2020?

¿A cuántos de ellas/os vemos todos los días y pasamos sin verlos o culpamos a su madre por el estado en el que se encuentra? Y a la familia de su madre…Nunca al Estado.

En la Argentina donde hay comida para alimentar a 400 millones de personas, siete de cada diez niñas/os son pobres. Muy pobres. No tienen ropa propia sino regalada, no tienen zapatos moldeados con sus pies sino con el de otros. No tienen la certidumbre de su vida cotidiana resuelta, esto es comida, abrigo. No tienen casa con bienestar, en muchos casos no tienen casa. Tienen en algunos, algo que llaman casa hecho con plástico, con cartón, con chapa, etcétera. Conseguido más de una vez después de una tormenta, inundación. Donde los gobiernos municipales se conmueven y los entregan. Como paso acá en Paraná después de la última torrencial lluvia. Entregan plástico. Estos niños/as comen en comedores, comen lo que les den… comen lo que otros tiramos.

Esto lo vemos, lo sabemos.

Las/os trabajadores de niñez sabemos de todo esto y todo nos genera dolor, bronca, impotencia. Reclamos inútiles la mayoría de las veces. Notas que se mueren en la burocracia de la gestión de turno

Reclamamos por sus derechos y los nuestros porque eso implica política pública con inversión, con reconocimiento de derechos. Implica un Estado presente, que no llegue siempre tarde, que no emparche, que no abandone, que no legitime instituciones que sabe y conoce que no cumplen con legislación laboral que precariza, que le sirve al Estado para abaratar costos y a las ONG o credos para “cumplir” con no sabemos qué. Nosotras/os reclamamos por el reconocimiento de los derechos de las niñas/os y adolescentes y también por los nuestros. Porque lo nuestro no es vocación, es trabajo del cual damos cuenta.

Trabajo no reconocido, en toda su dimensión, excepto cuando nos necesitan entonces nos declaran esenciales. Trabajo muy mal pago, precarizado, con una planta de personal que flexibilizada.

Tampoco se cumple con la protecciÓn de las niñas/os y adolescentes vulnerados y puestos bajo la 'protección' del Copnaf por desidia, por la no participación de trabajadores en el diseño de dispositivos.

¡Se vuelve a vulnerar!

Cuando aparecen las fallas y se conocen las situaciones dramáticas de las niñas/os o adolescentes sobre quienes primero recaen las culpas es sobre nosotres.

El Estado a través del Copnaf en esta provincia sigue vulnerando derechos. Lo denunciamos muchas veces.

Durante la cuarentena las/os niñas/os alojados en dispositivos de 'protección' del organismo, no tuvieron garantida por ejemplo la conectividad para continuar con su escolaridad, con la vinculación con sus familias. Y están 'protegidas'.

Hace poco fue pública una situación de niñas de concordia sometidas a una situación de trata. Una de ellas reconoció como cliente a un defensor.

¿Qué paso? Fue trasladado. Se puso en duda los dichos de la niña. Porque este nefasto personaje presentó pruebas ¿qué postura tuvo el organismo en esto?

Otra vez Concordia. Hubo ahí un coordinador acusado de formar parte también de una red de trata. Que salió indemne y al que las gestiones Copnaf lo sostuvieron tiempo a pesar de las denuncias que pesaban sobre él y que también implicaban al más alto poder de la provincia.

Sin embargo, las situaciones de vulneración de la niñez y adolescencia de las provincias a veces no acaparan los medios nacionales.

La niñez vulnerada nuestra la tenemos todos los días delante nuestro golpeando nuestras puertas por comida, revolviendo los contenedores junto a sus hermanos, madre en los bares repartiendo estampitas.

Los funcionarios inauguran programas, edificios. Se sacan fotos.

Las residencias donde muchas veces terminan alojados esas niñas/os se caen a pedazos, hay un solo baño para 13-14 adolescentes.

¿No hay presupuesto?

En la provincia hubo continuidad partidaria. No se puede culpar todo al neoliberalismo nacional. Ni sólo a los cuatro años anteriores. Si bien acordamos que fueron nefastos y “hambreadores”.

La actual ministra (Marisa Paira) fue presidenta Copnaf. Venia de la Justicia. Pero conoce a fondo la situación (suponemos).

Tenemos bronca, sentimos impotencia, dolor porque vemos la desigualdad obscena, la niñez arrebatada, el presente sin derechos, el futuro que ya sabemos, porque vimos la niñez de sus madres. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta dónde llegamos con la desigualdad?

¿Cuántas más preguntas sin respuesta? ¿Cuántos funcionarios/as más van a pasar mirando para otro lado, sólo ocupando los lugares para su carrera política o para acomodar familia?

¿Hasta cuándo vamos a verlos haciendo despliegue mediático sin ocuparse de lo que les corresponde? ¿Hasta cuándo sólo la puesta en escena?

Exigimos. La infancia es urgente. El Estado es responsable.

 

(*) Oscar Muntes es secretario General de ATE, este artículo ha sido elaborado con el aporte de los integrantes del cuerpo de delegados del Copnaf y participantes del departamento de Género de ATE.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Información General

Por el coronavirus: El Papa vuelve a celebrar el Viernes Santo en la Plaza San Pedro
Mientras toda Italia quedará durante el fin de semana catalogada como "zona roja", con fuertes restricciones a la movilidad interna, el papa Francisco celebrará el Vía Crucis del denominado Viernes Santo, el 2 de abril, con una  
Dengue: crean método para controlar la reproducción del mosquito
Dos bioingenieras implementaron una manera de controlar el Aedes aegypti en el estadio de huevo a través de máquinas de vapor de agua, se informó ayer.  
Alimentación con conciencia ambiental
Las decisiones que tomamos a la hora de alimentarnos no solo impactan en nuestro organismo sino también en el planeta. A medida que la población crece, también lo hace la demanda de alimentos, lo cual tiene un impacto directo