Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Thursday 24 de June de 2021

¿De quién son las palabras de Francisco?

¿De quién son las palabras de Francisco?

05/15/2021 |      

A la Edad Media  le reprocharon que interpretara toda la realidad desde la fe,  y entonces la época  que siguió rechazó la fe.

La época actual, tendrá tal vez en el futuro, el reproche de insistir en interpretar toda la realidad desde la política. La idea de la política de ser una cuasi-religión civil bajo cuyos dogmas debe ser entendido todo gesto o acercamiento, condiciona la interpretación que se hace de las relaciones sociales, entre ellas las de la Iglesia con el Estado.

Nunca los políticos dirán que al acercarse a algún miembro o sector eclesial, se han vuelto católicos. Sí se dirá que tal autoridad eclesiástica se ha vuelto partidaria de tal partido político. Nunca se dirá que el capitalismo se ha vuelto más humano o que el progresismo ha  dejado de profesar el ateísmo; pero sí se dirá que tal o cual sector eclesial es de derecha o de izquierda, o de centro. Esas categorías históricas, ya pasadas de moda, son en definitiva una interpretación que parte de una mirada recortada de la sociedad: unos exacerban el individualismo, la libertad y el orden,  los otros lo social, la solidaridad y la lucha por los derechos. Todas dimensiones de un mismo ser humano, partido al medio por miradas políticas mezquinas que se arrogan la garantía de ofrecer paraísos en la tierra que siempre han fracasado. 

La visita al Vaticano del jefe de estado Argentino, dentro de la gira para conseguir apoyo al problema de la deuda y las opiniones al respecto,  muestran claramente este aspecto.

Cada época ha dado al mundo el Papa que necesitaba para que la Iglesia siga cumpliendo su misión. Francisco es el Papa, para la Iglesia y para el mundo, de los gestos cercanos, del servicio al pueblo, de la atención a los pobres, del cuidado de la creación, del diálogo en la diversidad, de la fraternidad como destino común. Es bueno que su palabra sea escuchada y valorada en un mundo descreído, inclusive de Dios y la Iglesia, y por supuesto que el momento en que dice algo, invita a una interpretación sobre el sentido para quien lo escucha. Es cierto también que muchas de las cosas que dice no solo palabra de Francisco, sino continuidad de la doctrina y la tradición de la Iglesia. Tal vez lo que debería llamar la atención no es lo que dice sino que quienes lo escuchan lo hagan como una novedad. ¡Bienvenido sea que sientan que la Iglesia no es esa Institución de pensamiento retrógrado y que tiene, hace siglos verdades que pueden hacer bien a la sociedad!.

En estos días, en el Vaticano, la comitiva presidencial participó también de un Seminario  convocado por la Academia de Ciencias Sociales del  Vaticano, donde disertaron entre otros, Francisco, el ministro Guzmán y la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva?. Un espacio plural para pensar las problemáticas humanas, con la asistencia de personalidades que no siempre viven la fe pero adhieren a valores profundamente humanos, no es un espacio para apoyar al gobierno porque el Papa es afín a ellos. La foto no la genera el Papa, en todo caso la utiliza la política. Lo importante es escuchar lo que dice, más allá de a quien se lo dice o cuando.

En el mes de junio pasado,  El papa Francisco pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Grupo Banco Mundial (GBM) una "reducción significativa de la deuda" a países pobres" y lo hizo a través de un mensaje enviado para las denominadas reuniones de Primavera de esos organismos que se desarrollan de manera virtual. Allí planteo: .”Un espíritu de solidaridad mundial también exige al menos una reducción significativa de la carga de la deuda de las naciones más pobres, agravada por la pandemia",

Si leyéramos textos de Francisco que expresaran ideas tales como: “El mero pago de los intereses es un peso sobre la economía de los países pobres que quita la disponibilidad del dinero necesario para el desarrollo social (1); o “No es lícito exigir o pretender el pago de la deuda cuando esta impone de hecho políticas tales que llevan al hambre y a la desesperación a poblaciones enteras. NO se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables. Es necesario encontrar modalidades de reducción, dilación o extinción de la deuda compatibles con el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y al progreso (2). O escucháramos otra,  imaginando que las pronunció en estos días: “La comunidad internacional no puede desentenderse de semejante situación (la deuda externa). Incluso reafirmando el principio de que la deuda adquirida debe ser saldada, es necesario encontrar caminos para no comprometer el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia  al progreso” podríamos afirmar que son palabras del Papa apoyando el gobierno.

Podría sorprendernos el hecho  de enterarnos que no sean  suyas, pero que sí están expresadas en documentos y textos eclesiales  que se inspiran en una manera evangélica de entender el valor de los bienes, el poder, el rol del estado, la dignidad humana y la justicia social. En la voz del Papa Francisco, expresiones como estas referidas a la deuda externa y la pobreza de los pueblos,  dichas con un particular estilo, hacen oír la voz de la Iglesia que no busca parecerse a una ideología política sino recordar que la política está llamada a tener una mirada íntegra de la persona humana y a “servir” inspirada en valores que no nacen de revoluciones históricas sino de la dignidad humana.

Sí es suyo este párrafo: En efecto, la función y la responsabilidad política constituyen un desafío permanente para todos los que reciben el mandato de servir a su país, de proteger a cuantos viven en él y de trabajar a fin de crear las condiciones para un futuro digno y justo. La política, si se lleva a cabo en el respeto fundamental de la vida, la libertad y la dignidad de las personas, puede convertirse verdaderamente en una forma eminente de la caridad (4). De lo que no estoy seguro es si la política, luego de escucharla, querría sacarse una foto con Él.

1.-Exhortación Apostólica Ecclesia in America” n°22

2.-Encíclica “Centesimus Annus” n° 35

3.-Compendio de la DSI n° 450

4.-Mensaje de Papa Francisco. Jornada Mundial de la Paz. 2019.  La buena política está al servicio de la paz. 

Guillermo Régoli

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Colaboraciones

Una profesión abnegada, silenciosa, doliente si las hay
A Cecilia Grierson se la reconoce como la teórica que fundó la enfermería moderna de todo el continente de América Latina.  
La memoria compartida se cuenta con el corazón: tiempo de volver
Amalia Doello Verme (*)