Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Lunes 26 de Julio de 2021

Día del Padre. Nuestro homenaje a todos. Agraciados los que lo tienen y bendiciones a los que partieron.

Día del Padre. Nuestro homenaje a  todos. Agraciados los que lo tienen y bendiciones a los que partieron.

19/06/2021 |Muchos de los hijos de Urquiza vivieron en el palacio San José, con su padre, Dolores Costa y los descendientes del matrimonio.

Nosotros los argentinos tenemos varios padres. Obviamente el nuestro. Tenemos al Padre de la Patria y también el Padre del aula, pero en nuestro editorial queremos recordar a Justo José de Urquiza, primer presidente constitucional de la Confederación Argentina entre 1854 y 1860, y reflejando su vida privada podemos afirmar que sin duda alguna es la imagen del padre prolífico si los hubo y si los hay. 

 

Por Jorge Pedro Jurado (*)

(Colaboración)

 

En el imaginario, Urquiza ostenta el primer lugar en el podio de los políticos con más romances en la historia argentina y se afirma que tuvo más de cien hijos. Tal vez ni él lo supiera. Pero hay una descendencia concreta que puede identificarse con certeza. Nos referimos a los veintitrés hijos que reconoció según el historiador Daniel Balmaceda, en su libro “Historias insólitas de la Historia Argentina”.
Veamos, en 1820, a los 18 años tuvo una relación con la joven Encarnación Díaz y ambos concibieron a Concepción (la primera), una niña que vivía en Concepción del Uruguay, de allí su nombre.

Tres años más tarde, Urquiza conoció a Segunda Calvento. Ella dio a luz a Pedro Teófilo en septiembre de 1823 (el segundo). Justo y Segunda no se casaron, pero eso no les impidió tener más hijos y así nacieron Diógenes en 1825 (el tercero), Waldino en enero de 1827 (el cuarto) y José (el quinto) en 1829.

La relación con Segunda culminó y Justo encontró un nuevo amor que se llamó Cruz López Jordán de 20 años, que era su cuñada, pero Urquiza parece que no le hacía asco a nada y como fruto de los amores entre Cruz y Justo José nació Ana Dolores, sexta en la lista de hijos reconocidos, en mayo de 1835.

Cuatro años después el caudillo participaba de las tertulias de doña Pascuala Ferreira de Sambrana, en Concepción del Uruguay. La festejada hija de Pascuala se llamaba Doraliza pero este cortejo no duró mucho ya que el galán pasó a cortejar a la hermana menor de Doraliza de nombre Juanita y en febrero de 1840 Juanita tuvo un varón cuyo padre fue Urquiza. Así nació Carmelo, descendiente de nuestro enamoradizo primer presidente (el séptimo).

En 1842 volvió Juanita a ser madre esta vez de una pequeña llamada Juana (la octava), quien pronto tendría compañía ya que Cándida nació el mismo año que Juana (la novena), pero su madre fue la atractiva riojana Tránsito Mercado y Pazos, otra de las amantes del mujeriego General.

Cuatro años más tarde, en marzo de 1846 nació Clodomira del Tránsito, hija de Tránsito Mercado y de Urquiza (la décima reconocida). Ese mismo año, en septiembre, María Romero otra amante de don Justo José dio a luz a Norberta (la undécima). Pocas semanas después llegó Medarda, hija del picaflor entrerriano y bonita Cándida Cardoso (la duodécima).

Hasta aquí, la primera mitad de la descendencia. Conviene recapitular estimados lectores para ordenarnos y no confundirnos lo que me sucedió al escribir esta nota. Urquiza tuvo entre 1820 y 1846 diríamos siete “novias” y doce hijos extramatrimoniales: Concepción, Teófilo, Diógenes, Waldino, José, Ana, Carmelo, Juana, Cándida, Clodomira, Norberta y Medarda.

Pocas semanas después del Pronunciamiento contra Rosas, Urquiza, con apenas 49 años, asistió en Gualeguaychú a una de las tantas fiestas de las que participaba y quedó embobado de una joven y bonita dama de apenas 21 años y mirada cautivante según cuentan los historiadores.

Nos referimos a Dolores Costa, pero el general, quien tenía cinco hijos más grandes que ella, la llamaba Dolorcita. Según dicen que, para Sarmiento, la señorita Costa era “la sultana favorita” del entrerriano. Don Domingo Faustino siempre tan sarcástico y punzante.

Dolores actuó como Primera Dama en la residencia de Palermo, donde Urquiza se instaló, aunque no lo hizo con exclusividad, ya que tuvo que aguantarse a una ex en su casa. Nos referimos a Cruz López Jordán. Realmente, podemos afirmar que no había diferencia entre la residencia de Palermo y cualquiera de los alcázares que conocemos sea en Sevilla o en Granada. Habitaciones para las esposas y para las amantes y celosías para evitar como bien surge de esa denominación mudéjar, los celos de las mujeres que por las noches no eran correspondidas.

La decimotercera descendiente, Dolores Urquiza Costa (Lola) nació el día previo a que se sancionara la Constitución de1853. Lola tuvo varios hermanos: Justa (la decimocuarta que nació en 1854), Justito (el décimoquinto que nació 1856), Cayetano (el décimosexto que vio la luz en 1858), Flora (la décimo septima en 1859), Juan José (el décimo octavo en 1861), Micaela (la décimonovena en 1862) y Teresa (la vigésima en 1864).

En total, ocho hermanos con la misma madre que fue la gualeguaychense Dolores Costa, con quien convivía en el espléndido palacio San José, pero no se había casado lo que hizo en 1865.

Una vez que Urquiza y Dolores Costa fueron marido y mujer, nacieron Cipriano (el vigésimo primer hijo en 1866), Carmelito (el vigésimo segundo en 1868) y por último Cándida (la vigésima tercera en 1870). Estos once hijos que tuvo con Dolores más los otros doce de distintas relaciones todos fueron reconocidos en forma legal por medio de un decreto firmado por Urquiza quien ya había dejado la Presidencia.

Si hubieron más hijos como se afirma, ellos nunca alcanzaron el grado de estos veintitrés. Muchos de los hijos de Urquiza vivieron en el palacio San José, con su padre, Dolores Costa y los descendientes del matrimonio.

Feliz día a todos los padres y si bien en esa época no se festejaba el día, nos imaginamos la cantidad de regalitos que hubiera recibido don Justo José de parte de su prole.

 

(*) El autor de este artículo es abogado, escritor, periodista, columnista de radio y director del diario digital Grupo de El Censor de Gualeguaychú que se emite por la red social de Facebook.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."