Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sabado 24 de Julio de 2021

Gatillo fácil: juzgan a policía que de un disparo le mutiló la mano a una persona

Gatillo fácil: juzgan a policía que de un  disparo le mutiló la mano a una persona

25/06/2021 |El sargento de policía Walter Flores le apuntó con su escopeta al rostro de Javier Mercado.

A un metro y medio de distancia, gatilló. El joven se cubrió la cara y la perdigonada le arrancó la mitad de la mano. La intervención policial había sucedido por un altercado menor en la zona Norte de Gualeguaychú y la víctima fue perseguida porque se resistió a ser detenida. Entró a su casa, el policía también y le disparó. El hecho de violencia institucional (gatillo fácil, cultura de la patota) sucedió a fines de 2016. Flores fue juzgado y absuelto en el primer juicio. La Cámara de Casación anuló ese fallo y ordenó un nuevo debate que comenzó esta semana, donde la Fiscalía busca condenar al policía.

El hecho que imputa la fiscal Martina Cedrés ocurrió el 20 de noviembre de 2016 alrededor de las 19, cuando Javier Mercado se encontraba alcoholizado en calle Los Alerces peleando con otras dos personas. Su padre, Emilio, llamó a la Policía y llegó al lugar junto a un patrullero de la Comisaría Cuarta para disuadir la reyerta y luego llegó otro móvil conducido por el sargento Walter Flores.

Los policías intentaron esposar a Javier Mercado, de 26 años, quien pudo zafarse y salió corriendo hacia la casa de su padre, en la esquina de calles Alsina y Los Álamos.

Entró al patio de la vivienda y atrás suyo ingresaron el cabo Diego Cáceres junto a Flores, reconstruyó el diario Uno de Paraná.

El sargento efectuó un disparo con la escopeta reglamentaria calibre 12/70, y los proyectiles de posta de goma impactaron en el tórax de la víctima. El joven cayó al piso y no satisfecho con esto, Flores se acercó a Javier Mercado y le disparó nuevamente apuntándole esta vez a la cara, a menos de un metro y medio de distancia. La víctima se cubrió el rostro y con la mano evitó quizás la muerte, aunque sufrió lesiones irreversibles.

Según el informe del médico forense, Marcelo Benetti, el primer disparo que efectuó el policía -desde unos 10 metros, casi una ejecución sumaria- le produjo a Mercado 18 heridas de cinco centímetros de diámetro aproximadamente en el pecho y en el abdomen. Sobre el otro escopetazo, el médico precisó que la víctima sufrió una “herida contusa desgarrante, con bordes estrellados en mano derecha que ocupa su cara palmar desde su borde interno y porción media y dos centímetros por debajo de su muñeca”, entre otras.

 

El lugar de la justicia

 

El primer juicio se desarrolló en octubre de 2018, tras el cual la jueza del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú, Alicia Vivian, absolvió al uniformado. Flores había dicho que Mercado tenía “algo brillante” en la mano, no sabía si eran llaves o un cuchillo. Eso le fue más que suficiente a la jueza, que consignó que hubo dudas al respecto, por lo cual dictó la absolución. No obstante, luego la Cámara de Casación Penal anuló ese fallo al considerar que la magistrada no analizó bien todas las pruebas, y ordenó hacer un nuevo debate. Ese debate comenzó el miércoles pasado y culminará el 1° de julio.

En las primeras dos jornadas declararon la víctima y su padre, testigos del barrio que observaron distintas secuencias del episodio y los policías que intervinieron, claramente intentando beneficiar al sargento. Ayer finalizaron los testimonios de la Fiscalía con la declaración del especialista de la Policía Federal que hizo la pericia balística y estableció la distancia del disparo, entre otros datos. Luego seguirán los testigos de la defensa.

El jueves de la semana que viene serán los alegatos donde la fiscal Cedrés solicitará una condena para Flores por el delito de lesiones graves calificadas por la condición de funcionario público, en concurso ideal con abuso de autoridad; mientras que el defensor particular, el abogado José Luis Morrison, pedirá la absolución. Esta vez, quien deberá dictar sentencia será el juez Arturo Exequiel Dumón.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Policiales

Una camioneta cayó al río Paranacito
Dos paranaenses mayores de edad viajaban el jueves por la mañana por el Departamento Islas, cuando cayeron al río Paranacito con la camioneta en la que se trasladaban.  
Colón: una madre denunció que sometían a su hija a la prostitución
Una mujer denunció en la Fiscalía de Colón que su hija sería llevada a lugares donde es prostituida por un grupo de hombres. En la investigación de la denuncia, se identificaron a dos personas como los presuntos organizadores de los encuentros con clientes, allanaron sus domicilios y secuestraron sus celulares.