Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Domingo 5 de Diciembre de 2021

Conversatorio entre Néstor García y el equipo del USUBI por la Ley Micaela

Conversatorio entre Néstor García y el equipo del USUBI por la Ley Micaela

14/11/2021 |El jueves se realizó el conversatorio entre el equipo del USUBI y Néstor García: un intercambio de experiencia a partir de la vivencia de la Ley Micaela.

El jueves pasado se realizó un conversatorio (una mesa redonda virtual) entre el equipo técnico del programa Uso Sustentable de la Biodiversidad (USUBI), que es una iniciativa que cuenta con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se implementa a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación; y Néstor “Yuyo” García, el padre de Micaela García e impulsor de la llama Ley Micaela que promueve una capacitación obligatoria en género para todas las personas que integran los tres Poderes del Estado.

El USUBI es el primer programa que en materia ambiental incorporó la perspectiva de género, a través de una disposición que implementó su coordinadora Sandra Sharry y tuvo un favorable eco en la Dirección de Biodiversidad de la cartera que conduce Juan Cabandié.

Si bien en el conversatorio participó gran parte del equipo USUBI que trabaja en las tres ecorregiones: Las Yungas (con impacto en Jujuy); Chaco Seco (con impacto en Salta) y Selva Paranaense (con impacto en Misiones), concentró la atención del equipo de consultoras que llevan adelante la iniciativa en esos territorios.

Se trata de Celeste Nogales (Chaco Seco), Mariela Bobadilla (Selva Paranaense) y Aimé Oyharzábal (Yungas); quienes le hicieron un recorrido sobre la experiencia tanto en zonas semi rurales como rurales de Salta, Misiones y Jujuy y que comprende también realidades comunitarias con otras dimensiones culturales y sociales como son los pueblos originarios y los pobladores criollos, beneficiarios del Uso Sustentable de la Biodiversidad.

El programa se inició en 2015 como una experiencia elogiosa en materia ambiental, productiva, cultural, social y de gobernanza; y se convirtió en la primer iniciativa en su materia en incorporar la perspectiva de género, en el entendimiento que debe atravesar toda política de Estado.

El USUBI es un proyecto que tiene como objetivo incorporar el uso sostenible de la biodiversidad en las prácticas de producción de pequeños productores para proteger la biodiversidad en los bosques de alto valor de conservación en las tres ecorregiones ya nombradas.

En el conversatorio, el equipo de Género del USUBI compartió su experiencia con Néstor García y coincidieron que es más fecundo y saludable que esa iniciativa llegue a la sociedad como un eje trasversal, complementando otros horizontes.

Es oportuno contextualizar que la Ley Micaela surgió a partir del femicidio de Micaela García en 2017 en Gualeguay, perpetrado –entre otros- por el ahora condenado Sebastián Wagner: un hombre con antecedentes que se encontraba en libertad condicional, beneficio concedido por el juez de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad, Carlos Alfredo Rossi; quien desoyó para dar esa medida todos los informes técnicos.

En diciembre de 2018 fue sancionada la Ley 27.499, conocida como Ley Micaela: una iniciativa que establece una capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías en los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación y cuenta con la adhesión de las Provincias y de la inmensa mayoría de los Municipios.

Se insiste: la Ley 27.499 lleva el nombre de Micaela en homenaje a ella, pero también para que nos e olvide la responsabilidad del Estado en su feminicidio.

En el conversatorio se recordó que, si bien ha sido un enorme logro su sanción, en rigor su logro más vital es su aplicación. El equipo de Género del USUBI fue elocuente en su testimonio para abrigar esperanzas (sin cerrar los ojos a las dificultades políticas y culturales que hay que enfrentar de manera cotidiana) que la Ley Micaela aplicada con la debida responsabilidad es una oportunidad para cambiar la cruda realidad imperante. Luchar contra las violencias y revertir situaciones de desigualdad, implica y necesita del compromiso de todos los actores de la vida pública de la Argentina.

García coincidió y enfatizó que el éxito de este largo camino dependerá del conjunto, y ese trayecto siempre requiere de un primer paso que además de valiente, es oportuno, responsable y solidario.

 

Perspectivas y contextos

 

En el conversatorio también se coincidió que es necesario esta clase de políticas transversales; que a su vez requieren de la cultura del diálogo que posibiliten la cultura del encuentro. Otra vez aparece el concepto que la violencia contra las mujeres sólo se va a empezar a transformar con políticas de Estado, no por generación espontánea o mandato generacional. La cultura popular es transformadora, no conservadora: he ahí su poderoso llamado a un mañana mejor.

El USUBI demuestra que no hay política de desarrollo sostenible sin un anclaje en los conceptos de los Derechos Humanos, en las políticas de Género, en las instancias de educación y en el diálogo fraterno entre el saber académico y el ancestral. Quien mire al USUBI como una mera fábrica de dulces y mermeladas, además de subestimar la capacidad transformadora de los pueblos, se estará subestimando así mismo. El monte como parte de la mesa familiar y la mesa familiar sostenida sin ninguna expresión de violencia.

Andrea Lescano –mamá de Micaela- siempre sostuvo de manera pedagógica e innegociable que hay que entender que esta ley, que esta iniciativa “tiene un espíritu de prevención, y no es punitivista; por eso es esencial la capacitación y la educación permanente”.

En este aspecto, el equipo de Género del USUBI ha honrado ese concepto llevando herramientas a quienes más necesitan de esta iniciativa para poder superar sus realidades hirientes y ser tutoras de la transformación de su propia realidad.

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Información General

Continúa abierta la convocatoria al Concurso Literario “Juan L. Ortiz”
La recepción de obras se hará desde el 18 de octubre al 19 de noviembre de 2021.  
El emotivo reconocimiento a Esteban Bullrich al ir a votar