Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Martes 25 de Enero de 2022

Recordando a Vicente ‘Tongo’ Procura

Recordando a Vicente ‘Tongo’ Procura

01/12/2021 |Por Martin Davico

A finales de los años 80 Pueblo General Belgrano todavía quedaba lejos de Gualeguaychú. En aquel entonces, apenas si había algún alumbrado público, gran parte de sus barrios actuales eran montes de carquejas y espinillos, y cuando había lluvias prolongadas las calles se convertían en un lodazal. Destacaban algunos chalets de fin de semana con tejas y ladrillos a la vista, pero la mayoría de las casas de los pobladores permanentes eran viviendas humildes que habían sido construidas con sus propias manos.

  Los niños que allí vivían se educaban en la Escuela Tabaré, conocida por los locales como la ‘escuelita de lata’, o en la que está en la curva de Fiorotto, la escuela “Infantería de Marina 113”. Además de acudir a esos centros educativos, la única actividad extra escolar que nucleaba a los chicos del pueblo era jugar al fútbol en el Club Atlético Cerro Porteño. Se practicaba en la cancha que estaba en el predio que hoy ocupan la comisaría, el centro de salud y los bomberos voluntarios.

 A pesar de vivir en Gualeguaychú, yo pasaba los días en Pueblo Belgrano con mi padre que se había mudado a aquel desconocido lugar. No recuerdo cómo fue, pero sin saber que se trataba de un entrenamiento, una tarde terminé jugando un picado con los chicos del pueblo. Había un hombre que a duras penas ordenaba el juego con un silbato de juguete. Era alto y canoso, de manos y pies enormes, que vestía un jean viejo, calzaba alpargatas negras y se abrigaba con un pulovercito gastado.

 Los martes y jueves por la tarde, yo me sumaba a aquellos picados siempre ignorando que se trataba de un entrenamiento. Al cabo de unas semanas, un domingo por la tarde, vi a todos los chicos con los que jugaba vestidos con una camiseta azulgrana listos para disputar un partido. Me acerqué, les pregunté y me dijeron que representaban a un club que se llamaba Cerro Porteño.

 Desde aquel día seguí yendo a jugar sabiendo ya que aquello era un club de Fútbol. La única persona que siempre estaba tratando de enseñarnos algo era ese hombre alto de dimensiones extraordinarias, según era mi criterio. Ese señor era Vicente Tongo Procura.

 Procura llegaba desde Gualeguaychú en una vieja bicicleta con tres o cuatro chicos de evidente condición humilde. Traía una pelota, que era la única que teníamos para entrenar, de cuero marrón, brillante, dura y pesada. Un objeto contundente que producía grandes dudas a la hora de cabecearlo.

 Las únicas veces que se dirigía a mí, era para decirme “Pare la pelota, levante la cabeza y toque rápido. Y además aprenda a correr”.

 Una vez, ya siendo yo jugador oficial de las infantiles de Cerro, con algunos compañeros de equipo, pasamos por su precaria casa. El suelo del salón era de ladrillos o de tierra. Había restos de paja desperdigados por todos los rincones. Ese día supe que Tongo vivía prácticamente en la pobreza y que se dedicaba a fabricar o a reparar sillas.

 Pasaron un par de años yen plena fiebre por el Mundial de Italia, el más apasionante de todos, Tongo Procura, acompañado por su soledad, empezó a cavar pozos, enterrar postes y a alambrar la cancha en la que entrenábamos. Su trabajo iba a permitirnos jugar partidos oficiales como locales. La construyó él solo, con la ocasional ayuda de alguno de nuestros padres.

 Evidentemente no lo movía ningún interés material. Probablemente le apasionaba el fútbol y  estaba más allá de cualquier deseo mundano. A lo mejor, en su fuero íntimo, había razones más elevadas: sacar a algún chico de la perdición o transmitirnos algún tipo de disciplina.

 A los catorce años dejé de jugar al fútbol y nunca más vi a Tongo. Varios años pasaron, no sé cuántos, y un día me enteré que había muerto. Y mucho, pero mucho tiempo después, hablando por teléfono con mi padre, me contó que Cerro Porteño había construido un nuevo estadio y que lo habían bautizado Estadio Vicente ‘Tongo' Procura. Me pareció de lo más justo y la noticia me dio optimismo y le echó luz a mi típico, vulgar y trillado escepticismo argento.

 En estos días, más de treinta años después (¡Sí, treinta años!) pasé por el  nuevo estadio y vi el cartel con el nombre de Vicente ¿Qué tipo de pasión lo movía para que cavara pozos en soledad o se rompiera la espalda marcando las líneas con una brocha con cal?

 Y frente a la cancha, pensé que es a esta clase de personas a las que tendríamos que admirar, y por las que nosotros, cada vez más inmóviles, perezosos e indiferentes, deberíamos sacarnos el sombrero.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."