Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Martes 25 de Enero de 2022

El Gobierno impulsa dos medidas que pusieron al campo en alerta

El Gobierno impulsa dos medidas que pusieron al campo en alerta

19/12/2021 |      

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez subrayó que la tierra es “un bien social” y quiere regular el precio de ciertos alimentos. El funcionario ya había calificado la carne, el maíz y el trigo de “bienes culturales” y el propio Alberto Fernández había criticado las “tierras improductivas”, tras lo cual hubo varias tomas.

Si las entidades rurales se habían ilusionado algo con mejorar la relación con el gobierno de Alberto Fernández tras los anuncios de una mayor apertura exportadora para la carne vacuna, la sensación comenzó a disolverse el viernes, cuando se conoció una nueva intervención en los mercados, con la fijación de límites explícitos para la exportación de trigo y maíz.

Este domingo se sumaron dos nuevos baldazos de agua fría cuando se conoció la voluntad del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, de crear dos nuevos mecanismos temidos por el campo: un Instituto de Tierras y un Fideicomiso para compensar a los productores de harina y pollos (esto es, a los sectores molinero y avícola).

En las últimas horas, Domínguez participó primero de un acto en la Universidad de La Plata, en el que convocó a “planificar un nuevo ordenamiento territorial que defina el modelo de desarrollo agrobioindustrial de nuestro país, como también lo ha planteado nuestro Presidente Alberto Fernández”. De ese modo, hizo referencia a los continuos llamamientos del presidente a crear un banco de tierras fiscales para radicar allí a nuevas familias de pequeños productores.

En junio pasado, luego de que presidente dijo “no tiene sentido tener tierras improductivas cuando alguien está necesitando un terreno, y no tiene sentido guardarlo para que el día que se muera, un hijo lo herede”, se produjeron tomas de tierra en diferentes localidades, como el caso de Reconquista, en el norte santafecino.

El titular de Agricultura lo denominó “Instituto de la Tierra”. A muchos dirigentes rurales se les erizó la piel pensando en la “reforma agraria” que proponen dirigentes sociales como Juan Grabois y en las contantes usurpaciones de campos y ataques protagonizados por los pueblos originarios, en especial los mapuches en el sur del país. Si bien el funcionario no brindó mayores precisiones, consideró que “la cuestión de la tierra va a ser central en los próximos años” y remarcó que “también tenemos estudiar el mejor aprovechamiento del agua y una mejor distribución territorial para el desarrollo de nuestro país”.

“Argentina está llamado a ser durante los próximos 30 a 40 años uno de los grandes proveedores de alimentos y proteínas animales que el mundo demanda y que Argentina tiene capacidad para producir, generar valor agregado, industrializar. Este es el desafío que tenemos”, suavizó un poco su iniciativa el titular de la cartera agropecuaria, para la que dijo querer aportarse en las universidades nacionales y en el sector científico tecnológico.

 

Compensaciones

 

Pero si esta propuesta para crear el Instituto de la Tierra había sonado preocupante para los dirigentes de la Mesa de Enlace, todo el acercamiento terminó por dinamitarse luego de la filtración de un documento de trabajo del Ministerio de Agricultura, que propone –con lujo de detalles- la creación de un “Fondo Anticíclico Agropecuario” para compensar con dinero a las empresas molineras y avícolas por el impacto que en su estructura de costos tienen el trigo o el maíz. Los cereales han sufrido fuertes subas de precios en el mercado internacional, y por eso el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, había hablado semanas atrás de subir las retenciones que tributan ambos cereales (actualmente del 12%) o de crear un fideicomiso donde exportadores subsidien al consumo interno.

La iniciativa que proyectaron en el Ministerio de Agricultura parece querer ir en ese sentido, ya que persigue crear un fideicomiso que permita, con aportes de los exportadores de cereales que seguramente serán descontados del precio al productor, compensar a molinos y avícolas por la suba de los precios internacionales del trigo y el maíz. ¿Para qué? Para que los altos precios de esos granos no impacten luego en la provisión al mercado interno de ciertos alimentos básicos.

Concretamente el borrador elaborado en el área de la Subsecretaría de Agricultura, que maneja Delfo Buchaillot (un hombre vinculado al grupo AGD del empresario Roberto Urquía), propone subsidiar el trigo necesario para elaborar las bolsas de 25 kilos de la harina de trigo triple cero, los paquetes de 1 kilo de ese mismo alimento, y los fideos secos en paquetes de 500 gramos. También la iniciativa quiere compensar el maíz necesario para producir el pollo entero refrigerado o congelado con o sin vísceras que se vende para consumo interno. Peor no incluye otros alimentos que utilizan ese grano, como la polenta, la carne bovina proveniente de corrales de engorde o la carne de cerdo.

Esta compensación para los fabricantes de dichos alimentos (avícolas, molinos y algunas industrias alimenticias) se sumaría al subsidio implícito que significan las retenciones vigentes del 12%, y que podrían ser elevadas hasta un tope de 15%, según lo estableció la Ley de Emergencia Económica sancionada a fines de diciembre de 2019, días después de que Alberto Fernández asumiera la presidencia.

El documento de Agricultura, que es un borrador, calculó que –a valores de noviembre de 2021- será necesario un presupuesto de 14.645 millones de pesos para subsidiar el precio interno de esos alimentos básicos. El mayor aporte (12.400 millones) sería por el trigo, en tanto que el subsidio al maíz representaría 2.245 millones. Sucede que se necesitarán 3,13 millones de toneladas de trigo (sobre una cosecha de 20 millones) para subsidiar los paquetes de harina. Y 1,5 millones de toneladas de maíz (sobre una cosecha de 50 millones) para dar alimento barato a los pollos.

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."