Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Domingo 22 de Mayo de 2022

Treinta años de impunidad y un nuevo aniversario del ataque a la Embajada de Israel

Treinta años de impunidad y  un nuevo aniversario del ataque a la Embajada de Israel

17/03/2022 |Por OrnelaFabani (*) 

Hoy el mundo observa a Kiev, un espejo que devuelve la imagen de una ciudad arrasada. La mirada conmina a imaginar la humanidad del otro como la propia. Mucho se critica sobre cómo las vidas de los nuevos refugiados europeos parecen conmover más que las de los buscadores de asilo africanos y asiáticos, entre ellos las de sirios, yemeníes y afganos, envueltos en largos conflictos. De cualquier forma, el ejercicio es provocativo: ¿cómo se vería mi ciudad de ser atacada? En Buenos Aires no tenemos que imaginarlo.

Hace 30 años, el 17 de marzo de 1992, se produjo el atentado a la Embajada de Israel en la Argentina. Aún impune, éste fue el primer ataque terrorista sucedido en nuestro país, con 22 víctimas fatales y cerca de 250 heridos. Las familias de los diplomáticos israelíes y de los ciudadanos argentinos cuyas vidas se vieron atravesadas por este hecho aún esperan justicia.

El atentado ocurrió durante la presidencia de Carlos Menem, quien adoptó una política exterior de alto perfil hacia el Medio Oriente. Primero, recordemos que el mandatario recorrió la región en reiteradas ocasiones. Más notable aún es que, pese a sus raíces sirias, Menem fuera el primer presidente argentino en visitar el Estado de Israel. De hecho, el propio expresidente se propuso como mediador en el conflicto palestino-iraelí, postulando a Buenos Aires como sede de una conferencia de paz. Esta política convivió, además, con el envío de naves argentinas a la Guerra del Golfo.

Tanto el ataque contra la embajada, como el que se produjo contra la sede de la AMIA en 1994, fueron relacionados, inexorablemente, al involucramiento de la administración Menem en los conflictos vigentes en Medio Oriente. Distintas pistas y versiones atribuyen responsabilidades a ciudadanos y funcionarios iraníes y libaneses. Pese a las diversas hipótesis investigadas, a las alertas rojas, a los procesos judiciales abiertos y tras el fracaso del Memorándum de Entendimiento con Irán, no ha habido justicia para las víctimas ni pena para sus autores.

No sorprenderá que ambos ataques ocuparan cierta centralidad en la agenda bilateral entre Argentina y el Estado de Israel. Cabe destacar que aunque pasaron tres décadas de impunidad y de mala justicia, la relación bilateral no sólo se sostiene, sino que en los últimos tiempos, se fortaleció. Durante el gobierno de Mauricio Macri se produjo la primera visita de un primer ministro israelí cuando Benjamín Netanyahu, junto a una comitiva de empresarios, nos visitó en septiembre de 2017. Luego, en enero de 2020, el flamante presidente Alberto Fernández hizo su primera visita internacional a Jerusalén, donde participó del Foro Mundial del Holocausto.

A lo largo de 2020 y como efecto de la pandemia de Covid 19, el cierre de mercados europeos forzó a redireccionar la exportación de carne bovina argentina e Israel se convirtió en un destino atractivo, registrándose un aumento del 23% de las ventas. Desde entonces, dichos incrementos se sostuvieron. Por último, tanto las provincias como la Ciudad de Buenos Aires han firmado convenios de cooperación promoviendo intercambios comerciales y en materia de innovación tecnológica y energética.

No obstante, los aspectos positivos del vínculo bilateral no bastan para que la Argentina persiga justicia por los atentados cometidos en su propio suelo. En un contexto pospandémico, donde nos acostumbramos a leer cifras de contagios y muertes, y donde la guerra ocupa titulares a nivel global, nuestro país se debe al ejercicio de reconocer la humanidad de sus víctimas y evitar una década más de impunidad.

 

(*) Dra. en Relaciones Internacionales (UNR). 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."