Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Martes 28 de Junio de 2022

Pecados recurrentes en la economía argentina

Pecados recurrentes en la economía argentina

16/05/2022 |Por Enrique Blasco Garma

Innumerables gobiernos adoptaron las políticas económicas más diversas y prestigiadas por autoridades relevantes. No obstante, todos fracasan en las regiones rezagadas. La causa común está la errónea implementación.

Los humanos encaran amplias variantes de comportamientos. De resultados tan diversos como estructuren relaciones conflictivas y/o cooperativas, asociaciones estables que tejen con otros semejantes. Los comportamientos individuales certeros (esto es información para convenir, contratar), obtienen mayores ingresos y prosperidad, comprueban los PBI en dólares anuales por habitante. Desde menos de USD 250, con las naciones menos seguras y peor remuneradas, hasta más de USD 100.000, proveídos con la estabilidad superior en lo más destacado de la UE, según analicé en varias columnas en Infobae.

Es común denominar desigualdades a estos altibajos. Mi planteo es que son la consecuencia de la variabilidad de las reglas aplicadas que se imponen a los diversos sectores. Cuánto más inestables las normas observadas, más pobres resultan los países. Corrupción, incertidumbre legal, conlleva ineficiencias; libertades y competencias escasas; pobreza.

En realidad, el rezago de las sociedades radica en la volatilidad de las conductas observadas. Tan aguda que todos los gobiernos -cualquiera- frustran a la población. La inestabilidad de las reglas debilita a los países decadentes, hasta escasear las actividades valiosas.

Las sociedades conllevan reglas de comportamiento y responsabilidad, que se han ido valorando en observaciones continuadas, desde el inicio de los tiempos. En efecto, la prosperidad de las naciones está directamente vinculada con el cumplimiento certero de las normas iguales y estables para todos. El 60% de la humanidad vive en países que generan apenas 10% del PBI mundial; mientras otro 11% habita en naciones que proveen el 70% del PBI mundial, es dónde rigen las reglas más parejas.

La contabilidad describe: quien recibe es deudor y quien entrega es acreedor. De esta forma, todo lo que tenemos se lo debemos a alguien o lo hemos ganado. No existe derecho de uno sin obligación de otro. El equilibrio contable y legal exige que todo bien que ingresa al patrimonio, corresponde por monto igual al pago por la cesión de otro, el acreedor.

Los recursos, el activo de las cuentas, siempre proceden de la transferencia o concesión de otro. El deudor existe porque hay un acreedor (que cedió). La economía destaca que el valor de las actividades radica en satisfacer las apetencias de otros. Sin satisfacción ajena no hay valor, independientemente de los esfuerzos desplegados. Cuánto más complacidas las gentes, más valiosos los derechos y patrimonios.

El conflicto surge cuando el que entrega lo hace engañado, forzado. La violencia, el fraude, enturbia el ambiente y la conformidad social. Pagos del Estado con emisión monetaria no deseada impulsan alzas de precios, que se manifiestan en alzas diferidas en el tiempo hasta completar el ajuste.

Los subsidios, financiar con impuestos exagerados y crecientes,conlleva apropiaciones y pérdidas patrimoniales resistidas, percibidas injustas. Toda cesión forzada de ingresos, pagos, contribuciones, sin contraprestación, como jubilaciones sin los aportes previos requeridos, o los planes a las organizaciones sociales, conllevan decisiones injustas, frustrantes. Y el empobrecimiento general que detectan los relevamientos oficiales de pobreza e ingresos.

Desconocer el principio contable básico de la partida doble y el derecho estable y competitivo es el signo de países retrasados. No por mala suerte. Se retrasan por devaluar las enseñanzas de las ciencias sociales. La educación no fue abandonada solamente en las escuelas, sino por gran parte de la política en este siglo.

El peso, como medio de pago obligatorio y medida de valor incierto es una estafa, mandada por los gobernantes. Deberíamos comenzar a Dolarizar.

Las sociedades se tornan competitivas y progresan en tanto rija la misma regla estable para todos, incluyendo impuestos, jubilaciones y servicios públicos. En cambio, los populistas usurpan propiedades, deciden jubilaciones, gastos, precios, subsidian, emplean, cargan impuestos, según quién sea, sumiendo a sus pueblos en la desconfianza y pobreza.

Reglas estables, iguales para todos, avanzan las Libertades, Justicia y Competencia, desarrolla libro “Fin de la Pobreza”, prologado por Ricardo López Murphy.

 

Mala praxis en las reglas de comportamiento

 

Una tendencia marcada es proteger al percibido cómo el más débil en cada trato particular. Sin embargo, esa percepción suele variar con el funcionario, circunstancia, multiplicando la variabilidad legal. La incertidumbre en todos los tratos ahoga las expectativas.

Mientras los mercados competitivos tienden a satisfacer a todos los participantes de forma similar, las regulaciones cambiarias oficiales desnudan diferencias de valor, preferencias de asignaciones por los burócratas, perturbadoras de emprendimientos privados. Todos los participantes quedan insatisfechos.

Faltan combustibles y subsidian el uso de energía, cuando existen enormes yacimientos de gas y petróleo, desaprovechados por disputas incoherentes. Reclaman por la ausencia de empleos productivos, pero el gobierno los restringe en beneficio de políticos, sindicalistas y organizaciones sociales.

La producción de bienes y servicios está obstaculizada con normas caprichosas, gravámenes injustos y controles que contraen la oferta y suben los precios.

Es usual clamar: “donde hay una necesidad hay un derecho”. Constituye la negación de la competencia para superar conflictos y escaseces, consagradas en la Constitución Nacional. Otra novedad, es la corrupción del Estado “protector” contra “ambiciones desmedidas de particulares”. No obstante, los gobernantes intentan dominar al Poder Judicial, cuyo rol eminente es sostener derechos individuales parejos y enfrentar la corrupción de privilegios. Según el Índice de Percepción de la Corrupción en el Estado, elaborado por Transparencia Internacional, en 2021, entre 180 países considerados, existen 97 países menos corruptos que la Argentina. Que dejó de ser República para constituir una Aristocracia de privilegios diversos, copiando a la Francia anterior a la Revolución.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."