Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Miercoles 29 de Junio de 2022

La verdadera deuda de la política argentina

La verdadera deuda  de la política argentina

28/05/2022 |PorManuel Adorni

Cuando nos referimos a las deudas que la dirigencia política mantiene con la sociedad en general nos limitamos a hacer una descripción de los indicadores que más preocupan: inflación (hoy en niveles que cualquier país civilizado los rotularía hiperinflacionarios), la destrucción crónica de nuestra moneda, el nivel de pobreza, la indigencia y hasta los niveles de ocupación y subocupación. Claramente a estos clásicos reclamos se suman la inseguridad, la educación y la salud pública los que seguramente deban agregárseles muchos otros que dan cuenta de lo alejada que ha estado y está la dirigencia política argentina de las verdaderas preocupaciones y temores de la gente.

Lo cierto es que pocas veces nos detenemos a analizar con cierto grado mayor de profundidad el verdadero daño que han causado décadas de corrupción, desidia y negligencia en el presente y en el futuro de los argentinos.

Recientemente el “Observatorio de la Deuda Social Argentina” de la UCA nos ha proporcionado datos absolutamente lapidarios que explican la verdadera deuda que tiene la política local con la sociedad. Según el estudio la mitad de los jóvenes de entre 18 y 24 años no tienen acceso al sistema educativo. El nivel de educación en Argentina es una calamidad, a tal punto que de aquellos que se encuentran dentro del 50% de personas del mencionado rango etario que efectivamente logran acceder a la educación, muchos de ellos lo hacen con serias dificultades en áreas como matemáticas e incluso muchas veces fallan en la compresión de textos.

La política tiene que entender que de un lado de la mesa del futuro deben sentarse los jóvenes con educación, conocimiento y preparación y del otro lado deben sentarse la inversión que combine el capital con el recurso humano, dando por resultado un futuro de crecimiento y calidad de vida

Los datos que siguen son aún más desoladores: uno de cada cuatro jóvenes no estudia ni trabaja. La realidad empeora cuando damos un paso más profundizando los detalles del estudio: el 14,8% de los jóvenes entre 18 y 24 años no sólo que no estudian ni trabajan sino que además, no están buscando empleo: esta sí es la foto más nítida de nuestra triste realidad.

La decadencia vivida a través de las décadas en materia educativa ha generado que prácticamente 15 de cada 100 chicos no tengan absolutamente ningún futuro. Dentro de este escenario y en combinación con los índices de pobreza, la proyección de lo que viene es aún más tenebrosa: más de la mitad de los chicos menores de 14 años hoy son pobres en la República Argentina. Esto implica que probablemente la posibilidad de que ellos puedan recibir en el futuro educación de calidad sea ínfima. Si no reciben educación de calidad probablemente en algún tiempo esos chicos engrosen los datos negativos brindados estos días por “Observatorio de la Deuda Social Argentina” de la UCA. Los jóvenes sin educación y sin futuro terminarán siendo cada vez a medida que transcurran los años si es que la política no comprende la gravedad de la situación y se pone a la altura de las circunstancias.

El nivel educativo influye de manera directa en la calidad del empleo al que una persona tenga la posibilidad de acceder. Sin educación el nivel de pobreza está destinado a incrementarse hasta límites inimaginables. La política tiene que entender que de un lado de la mesa del futuro deben sentarse los jóvenes con educación, conocimiento y preparación y del otro lado deben sentarse la inversión que combine el capital con el recurso humano, dando por resultado un futuro de crecimiento y calidad de vida. Por desgracia hasta aquí lo único que ha logrado la política es que en esa mesa del futuro aún no se haya sentado nadie: ésta es la verdadera deuda de la política argentina. Esta deuda no es sólo por lo que los políticos han hecho hasta aquí, sino también por lo que han logrado que jamás nos ocurra mañana: vivir en una Argentina con un futuro digno para todos.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."