Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Miercoles 29 de Junio de 2022

Aseguran que proteger el ambiente es una razón más para dejar de fumar

30/05/2022 |El tabaco mata cada año a más de 8 millones de personas en todo el mundo.

El tabaco mata hasta a la mitad de las personas que lo consumen y también genera daños ambientales, desde su cultivo y producción hasta su distribución, con emisiones de gases de efecto invernadero que equivalen a 84 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono en todo el mundo, señalaron especialistas a Télam y pidieron que el Congreso de la Nación ratifique el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco.

En la víspera del Día Mundial Sin Tabaco, María Cecilia Cortés, médica cardióloga e integrante de la Federación Argentina de Cardiología (FAC), explicó que "el tabaquismo continúa siendo uno de los principales factores de riesgo prevenibles para las enfermedades crónicas no transmisibles, como enfermedades respiratorias, cardiovasculares y oncológicas. Es una adicción que se sustenta en una triple dependencia física, psicológica y socio-conductual".

En nuestro país el 22,2% de la población adulta consume tabaco, según la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2018, y muestra una tendencia descendente respecto al 2005, donde el porcentaje alcanzaba al 29,7%.

El tabaco mata cada año a más de 8 millones de personas en todo el mundo y "destruye nuestro medio ambiente, perjudicando aún más la salud de las personas", según la OMS que este año impulsa la campaña "El tabaco, una amenaza para nuestro medio ambiente" para que los consumidores tengan un motivo más para dejar el cigarrillo.

Bajo ese lema, organizaciones civiles y médicas buscan alertar sobre las actividades de la industria tabacalera que dañan el planeta, además de exigir que eliminen sus acciones de responsabilidad social corporativa o empresarial.

"Son programas que lavan su imagen y las muestran como empresas preocupadas por el bienestar de los ciudadanos y el ambiente cuando todo el ciclo del tabaco, desde el cultivo hasta la eliminación de las colillas de cigarrillos, contamina", indicó a Télam María Elisabet Pizarro, médica especialista en Neumonología y codirectora de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC).

Cada año se destruyen unos 3,5 millones de hectáreas de tierras para cultivar tabaco, se emiten 84.000.000 de toneladas métricas de dióxido de carbono a la atmósfera que aumentan la temperatura del planeta, y se utilizan 22.000.000.000 de litros de agua para fabricar cigarrillos, según datos de la OMS.

"Esta apropiación de agua por parte del cultivo de tabaco tiene implicancias ambientales y sociales", aseguró a Télam Martín Alejandro Iribarnegaray, doctor en Ciencias Biológicas e investigador adjunto del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Energía No Convencional (Inenco) de la Universidad Nacional de Salta.

"Es un monocultivo con alto impacto en la degradación del suelo, ya que demanda gran cantidad de nutrientes, en casi todos los casos provistos mediante fertilizantes, y gran cantidad de pesticidas y herbicidas", explicó Iribarnegaray y agregó que el tabaco "ostenta un consumo muy grande de agua para riego, lo que provoca muchas veces una competencia por el recurso entre los usos productivos versus el uso para consumo humano".

De acuerdo a estudios realizados en el Inenco, el cultivo de tabaco en el área metropolitana del Valle de Lerma, en la provincia de Salta, demanda una cantidad de agua equivalente al consumo anual de aproximadamente la mitad de la población de la ciudad de Salta.

Respecto a la contaminación del agua, el investigador precisó que se da "principalmente a nivel de agua subterránea, ya que los suelos, en el caso del Valle de Lerma, son muchas veces muy infiltrantes" y advirtió que "el cultivo de tabaco es intensivo en el uso de fertilizantes, pesticidas e insecticidas".

Para proteger a la población contra las consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición al humo, diversas asociaciones médicas renuevan este año el pedido para que el Congreso ratifique el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco.

"Argentina tiene la Ley Nacional de Control Antitabaco del 2011 que contempla ambientes libres de humo, restricción de publicidad, y advertencias sanitarias", explicó Pizarro, codirectora de FIC.

"Pero no ha ratificado el Convenio Marco vigente desde el 2005 que insta a los Estados a adoptar medidas con máximos estándares para el control del tabaco", indicó la médica y señaló que ya fue presentado un proyecto de ley en el Senado para la ratificación del acuerdo.

Las disposiciones claves que establece el tratado mundial de salud pública incluyen la prohibición total de la publicidad, promoción y patrocinio de los productos de tabaco; advertencias sanitarias con imágenes en el empaquetado de los cigarrillos; protección total de la exposición al humo de tabaco ajeno en todos los lugares de trabajo interiores, lugares públicos cerrados y transporte público; aumento de impuestos al tabaco y medidas para reducir el comercio ilícito de productos de tabaco.

El pacto también aborda otras cuestiones como la reglamentación del contenido de los productos de tabaco, el control de la divulgación de información sobre estos productos, las ventas a menores, medidas de reducción de la demanda relativas a la dependencia y al abandono del tabaco; y estrategias para la investigación, vigilancia e intercambio de información.

 

Argentina

 

La Federación Argentina de Cardiología (FAC), en vísperas de conmemorarse el Día Mundial Sin Tabaco, informó hoy que 44.851 personas mueren en el país al años por trastornos cardiovasculares relacionados con el consumo de tabaco y que el 22,2% de la población adulta consume tabaco, una de las cifras más altas de la región.

La FAC detalló que, si bien la tendencia de consumo tabaco en nuestro país es descendente en los últimos años, se mantiene en una de las más altas de la región, y la edad de inicio al consumo se encuentra entre los 12 y 15 años.

También explicaron que hay una “preocupación creciente” con respecto al cigarrillo electrónico que, actualmente, el 1,1% de la población consume.

“El uso de cigarrillos electrónicos es una tendencia emergente, especialmente entre las generaciones más jóvenes, no son una alternativa inofensiva y existe un debate si está generando nuevos adictos”, advirtieron.

Desde la FAC aclararon que es importante desmitificar al “bajo consumo como inocuo”, y brindaron una serie de “acciones simples para dejar de fumar” entre las que se encuentran tomar mucha agua; realizar actividad física; efectuar diez respiraciones profundas inhalando hondo por la nariz y exhalando lentamente por la boca.

Además, evitar situaciones que se asocien con el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas, y tener a mano sustitutos del cigarrillo como frutas, caramelos o chicles.

También remarcaron que la ansiedad o síndrome de abstinencia de la nicotina desaparece pasados dos o tres minutos.

Por último, entre el 2 y 4 de junio, en la ciudad de Córdoba, se desarrollará el 39no Congreso Nacional de Cardiología en donde oradores nacionales e internacionales abordarán esta temática y todas aquellas relacionadas con la salud cardiovascular.

 

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."