Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sabado 13 de Agosto de 2022

Solsticio de invierno, la noche más larga

Solsticio de invierno, la noche más larga

25/06/2022 |    

Por Waldemar Oscar von Hof (*)

Especial para EL ARGENTINO

 

El 21 de junio celebramos la noche más larga del año y por lo tanto el día más corto. El sol se ha alejado de nuestra región austral llegando a su punto máximo de lejanía a las 6:13 horas del día en que ocurre el solsticio de invierno. En este año la oscuridad de las largas noches estuvo acompañada de un acentuado frío. Debido a la traslación irregular de la Tierra alrededor del Sol, cada año está marcado por los dos solsticios: el de invierno, cuando nuestra región está más alejada del Sol; y el de verano, cuando está más cercano.

Estos días cortos marcan un cambio, aunque comienzan los tres meses invernales, la tierra va acomodándose nuevamente para que el Sol vuelva a nuestra región lentamente y los días se alarguen y las noches se acorten. Tiempos que tradicionalmente, en las culturas antiguas, está marcado por fiestas referentes al regreso de la luz, del sol y del calor. Los dioses o las divinidades vencen a la oscuridad reinante mediante la imposición de la luz. Así Horus, el dios solar egipcio que vence al inframundo para guiar a los faraones en sus gestiones e imponer la vida y la luz ante la muerte y la oscuridad. También Mitra, diosa tomada de Oriente por los romanos, a la que se rendía culto en el solsticio de invierno, vence a las oscuridades para que el “sol invicto” ilumine nuevamente la realidad dejando lugar a la justicia, la luz y la verdad en el imperio. Antes de la llegada del cristianismo a Europa, las religiones autóctonas estaban marcadas por la variación estacional. En invierno se realizaban rituales como decorar árboles que permanecían con su follaje verde, prender fuego en la noche del solsticio para animar y alentar a la luz y al sol, por lo tanto, a la vida, a regresar para que las cosechas sean fructíferas.

En su ciclo natural, el cosmos tiene sus estaciones, que varían entre la oscuridad y la luz, entre el frío y el calor, entre el acercarse y el alejarse. Conversando con la gente, en estos tiempos, se viven sensaciones de oscuridad, de frío y de lejanía. “Que en los noticieros tan solo se ven gestos de violencia”. “Los asaltos y los robos están cada vez más cerca”. “Los políticos tan solo se pelean en vez de gobernar”. “El dinero no alcanza para llegar a fin de mes”. “Nuestros chicos han perdido la oportunidad de aprender por los paros, la falta de presupuestos y la pandemia”. También se escuchan las justificaciones, “son los ‘tiempos últimos’ que están anunciados en la biblia”, “Todos viven de unos pocos que trabajan”, “Son características de estos tiempos oscuros”.

A pesar del frío y de nuestras largas noches, quiero volver a poner la mirada en aquello que nos incentiva, en aquello que nos anima y nos fortalece. El último libro del Antiguo Testamento es el del profeta Malaquías que en un tiempo difícil del pueblo de Israel se enfrenta a una élite política y religiosa que tiene a un pueblo sumido en la ignorancia, esquilmándolos económicamente mediante impuestos y derrochando lo obtenido en fiestas de unos pocos a costa de muchos. Al dialogar con sus interlocutores el profeta percibe las injusticias, los escepticismos y la falta de ética y moral. Ante este “tiempo oscuro” el “mensajero”, esta es la traducción de su nombre, anuncia que “el día del Señor llegará a su debido tiempo, y entonces la justicia brillará como la luz del sol”. (Malaquías 3:19 y 20).

Para el evangelista San Lucas el profeta Juan el Bautista anuncia que “Nuestro Dios, en su gran misericordia, nos trae de lo alto el sol de un nuevo día, para dar luz a los que viven en la más profunda oscuridad, y dirigir nuestros pasos por el camino de la paz” (1:78-79).

Así como en la naturaleza los ciclos se cumplen y se superan, los cristianos creemos y estamos convencidos de que después de tiempos oscuros han de venir tiempos propicios para que el sol brille. Creemos en la luz y en la claridad a la que nos guía Jesucristo. No dejemos de transitar estos tiempos oscuros anunciando a este “Sol Invicto”, pero también denunciando a los elementos que producen las oscuridades. No queremos el precio de una canasta básica a la que el 60 por ciento de nosotros no llega. No queremos ser parte del 40 por ciento de desocupados o ser cautivos de planes sociales que prometen soluciones y son parte del problema. No queremos que nuestros hijos terminen la primaria sin saber leer ni realizar las cuentas básicas tan necesarias para la vida cotidiana.

Tras la larga noche del solsticio de invierno, seguro que el sol vuelve a nuestra región alargando los días. Apostemos a que en nuestras oscuras realidades también el astro rey de la claridad, de la justicia, de la educación y de la salud vuelva a brillar.

 

(*) Waldemar Oscar von Hof es pastor de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata y escritor.

 

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."