Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Lunes 15 de Agosto de 2022

La vida de Juan Jorge Fritzler

La vida de Juan Jorge Fritzler

03/07/2022 |Por Leandro Hildt (*) Especial para EL ARGENTINO

En la Asociación de Descendientes de Alemanes del Volga de Gualeguaychú se siguen recibiendo materiales para el Archivo, Biblioteca y Museo de la sala Jakob Riffel. Cada elemento que allí se guarda es parte una historia salpicada de alegrías y tristezas. Hoy compartimos un fragmento de un relato en primera persona de un inmigrante alemán del Volga. La breve autobiografía de Juan Jorge está cargada de emociones y fue guardada por sus familiares descendientes.

“Yo, Johann Georg Fritzler, nací el 2 de marzo de 1864 en la colonia Stephan del río Volga en Rusia. Mis padres eran Christian Fritzler y Katharina Müller. Cuando tuve 11 años falleció mi madre y sufrimos mucho. Aún hoy le agradezco la buena educación que nos dio. Mi padre era más severo, cuando alguno de nosotros había cometido una falta, el castigo no se hacía esperar.

En mi aldea natal vivíamos en una calle interna después nos mudamos a la calle del medio. Mi infancia fue hermosa. Cuando tuve 7 años mi padre se mudó nuevamente, esta vez en las afueras de Stephan y construyó un molino de viento. Al tiempo se cansó de este trabajo y volvimos a la colonia. Me casé el 17 de enero de 1885 con María Catalina Mohr. El Pastor que nos casó se llamaba Juan Schneider.

Mis días lindos se terminaron cuando mi padre se casó nuevamente, mi madrastra era mala. Cuando tuve 21 años falleció mi padre, él era el Vorsteher (alcalde) de la colonia Stephan en 1886. Al año siguiente nuestra madrastra se alejó de nosotros y se llevó nuestras cosas. Quedamos con muchas deudas. Con mis hermanos vendimos todo lo que nos quedaba y cada uno empezó a trabajar por su cuenta. Toda mi herencia fueron 147 rublos. Para iniciar en la agricultura era muy poco, por eso empecé a trabajar de carpintero. Mi esposa tenía que ayudarme y poco a poco nos empezó a ir bien. Después de haber ganado algún dinero me compré un terreno por 225 rublos y construí una casa y un establo por 600 rublos. Arar y sembrar me gustaba mucho. Después de varias cosechas malas me fui a Dubolka para trabajar como carpintero en las construcciones de casas. Trabajé allí dos meses, volví a casa para visitar a mi familia, pero encontré todo distinto. Mi hermano Christian ya había vendido sus bienes para emigrar a América y quería que yo vaya con él. Primeramente, no tenía ganas, sentí que no tenía valor para emprender un viaje tan largo y peligroso. Un día le pregunté a mi esposa si tenía ganas de ir a América, ella me dijo: si quieres ir, yo te acompaño. Al tiempo vendimos todo e iniciamos el viaje al desconocido país, Argentina. El 13 de octubre partimos y llegamos a Buenos Aires el 14 de diciembre del año 1891. El 17 de diciembre llegué con mi esposa y 2 hijos a Aldea San Juan, fuimos recibidos cordialmente por Juan Jorge Stürtz. Me tomaron como peón de cosecha en lo de Juan Cristian Hornus, me pagaban un peso por día, era muy poco. Después me empleé para Año Nuevo en lo de Enrique Preiss. Ahí estaba bien pero no me gustaba que también debiera trabajar mi esposa. En el mes de julio dejé ese trabajo y arrendé tierra con mis compañeros Conrado Roth, Jorge Hohweiler, Jorge Treise, Juan Jorge Riehl, Federico Fritzler y Juan Stürtz en “Campo Olaechea”. Pagábamos 8 pesos la cuadra y recibimos gratis todo lo necesario para la construcción de la casa y el corral. La primera casa era un rancho de un metro de alto construido con barro, techo de paja y sin ventana. La puerta era de tablas y paja. No tenía carro, entonces pedí prestado uno por dos meses. Cuando me mudé a ese campo con mi familia todo mi capital cabía en el carro, además tenía 5 caballos, 6 gallinas, 1 gallo, 1 arado viejo y 4 juegos de arneses. Así empecé la agricultura en Argentina. Durante el primer año me fabriqué yo mismo un carro con madera del monte. Después me hice dos rastras de madera y trabajé con ellas 2 cuadras de campo, pero la cosecha fue mala. Mi cuñado Hohweiler y yo nos compramos una vaca y repartíamos la leche entre nuestros hijos, siempre fuimos muy unidos y nos ayudábamos mutuamente. En el tiempo de cosecha trabajé en otras partes para poder comprar más caballos. En el segundo año trabajé 21cuadras y la cosecha fue buena, tan buena que pude pagar todas las deudas; pero me quedé sin dinero, por suerte ya contaba con crédito. El tercer año sembré más aún y tuve suerte, la cosecha fue buena y desde ahí gracias a Dios nos fue cada vez mejor. Cinco años estuvimos en el campo Olaechea. Después las familias que estábamos allí arrendamos campo a “Angel Sturla” y nos mudamos. Los compañeros eran Jorge Hohweiler, Juan Stürtz, Luis Preuss, Federico Fritzler, Jacobo Lindt, Felipe Lind y la familia Treise. Aquí residíamos fraternalmente como en una pequeña aldea. Cada uno de nosotros se había instalado bien y el compañerismo fue excelente. Después de 9 años tuvimos que dejar el campo, pues el dueño lo había vendido. Ahora Jorge Hohweiler, Federico Fritzler y yo arrendamos el campo “Podestá” por 10 pesos la hectárea. En el año 1908 pude ir con toda mi familia a mi propio campo, donde resido hasta hoy (nota: se refiere a Colonia Florida). En 1909 construí la casa grande y desde aquel momento he vivido en mi campo y no tuve que mudarme más.

Después que mi esposa falleció me dediqué a descansar. Tampoco tenía ganas de iniciar algo nuevo. Ella falleció el 3 de diciembre de 1932. Estuvo 9 días enferma. Llegó a la edad de 67 años, 3 meses y 20 días. Ambos pasamos juntos alegrías y tristezas durante 48 años. Siempre fue una fiel compañera. Mucho le debo agradecer a Dios. Que el Altísimo le recompense todo en la eternidad. ¡Qué descanse en Paz!

Ahora estoy solo y sin consuelo. Me sentiría completamente abandonado si no estuvieran mis hijos y nietos. Tengo una vida solitaria y Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo”. No hay consuelo.

 

(*) Leandro Hildt es miembro de la comunidad de Alemanes del Volga de Gualeguaychú.

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Ciudad

El domingo 10 se habilitará el Paseo de la Calle Alem
De 15 a 19, se habilitará el 16° Paseo de la Calle Alem.  
Fuerte manifestación contra la instalación de viviendas en el predio de Las Piedras
Con la presencia de vecinos de la localidad rural de Las Piedras, los concejales de Juntos por el Cambio, el diputado provincial Nicolás Mattiauda, el exintendente, Emilio Martínez Garbino, que hizo un recorrido histórico del lugar, se realizó la concentración en la puerta del predio.  
Gualeguaychú se promocionará en el Puente Internacional  
El lunes comienzan las vacaciones de invierno en Uruguay, por lo que este fin de semana se aprovechará la oportunidad para promoción el turismo de Gualeguaychú en el paso fronterizo.  
El chef entrerriano que busca llevar la gastronomía autóctona a otro nivel
       
El Uruguay sigue prohibiendo que los directivos de la pastera UPM declaren ante la Justicia Federal
Por Nahuel Maciel EL ARGENTINO