Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Sunday 5 de April de 2020

Las calendas de marzo según los romanos

Las calendas de marzo según los romanos

Por Jorge Pedro Jurado

(Colaboración)

 

Estimados lectores, para alejarnos un poco de la política, de la estafa jubilatoria, de la situación en que se encuentra el país y nosotros sus habitantes, vamos a referirnos en esta breve nota del porque el mes de febrero tuvo este año 29 días y por eso el año 2020 fue bisiesto.

Esta es una expresión que deriva del latín – bis sextus ante calendaes martis– que significa “repítase el sexto día antes del primer día del mes de marzo), y que correspondía a un día extra intercalado entre el 23 y el 24 de febrero por el emperador Julio César.

Posteriormente el calendario del Papa Gregorio XIII que es el hoy nos rige, este día extra se colocó al final de mes de febrero. El 24 de febrero era el sexto día antes de las calendas (primer día del mes) de marzo. Los romanos no contaban los días del mes del 1 al 31, sino que tomaban tres fechas de referencia: calendas, nonas e idus.Este desfasaje se origina en la diferencia que existe entre el año del trópico que es de 365 días, 5 h, 48 minutos y 45 segundos y el año calendario de 365 días. Esto requiere entonces que cada cuatro años se corrija el año calendario por una acumulación de aproximadamente 1/4 de día por año.

Recordemos cuales fueron los orígenes de estos calendarios. Transcurría el año 49 a.C. el emperador Julio César llegó a Egipto y el calendario romano cargaba con siglos de desfases debido a su imprecisión. Julio César encontró un excelente calendario en las tierras del Nilo y delegó en un astrónomo y matemático egipcio llamado Sosígenes, la tarea de diseñar un nuevo calendario a la altura y exactitud que el imperio necesitaba.

Sosígenes entregó a César su calendario basado principalmente en el calendario egipcio, pero conservando los nombres de los meses romanos. Este calendario poseía una duración de 365 días y un día adicional inicialmente cada cuatro años, para compensar un desfasaje natural producido por la translación de la Tierra en torno al Sol.

La compensación de los desfases que tenía acumulados el calendario romano obligó a que el año 46 a.C. se convirtiera en el año más largo de la historia, con 445 días de duración para compensar e iniciar nuevamente de cero. A este inusual año se le llamó el "año de la confusión".

Aproximadamente seis siglos antes, el segundo rey de Roma Numa Pompilio había agregado los meses de januarius y februarius al ya maltratado año romano, y fue a este último al que se sumó el día adicional.

Los romanos solían llamar calendas al primer día de cada mes y de ahí surge la palabra “calendario” y contaban hacia atrás los días que hacían falta. El día primero de marzo se llamaba "calendas de marzo". En el calendario gregoriano, utilizado actualmente, el 28 de febrero sería el día anterior (el 2.º día antes, con el cómputo inclusivo, a las calendas de marzo y el día 27 de febrero sería el 3.er día antes de estas calendas (téngase en cuenta que hay que contar tanto las calendas como el propio día, pues los romanos y los judíos practicaban el cómputo inclusivo de los días a diferencia de nosotros que, basándonos en el Código de Napoleón fuente de nuestro Código Civil, el cómputo de los intervalos de los días no incluye el día inicial sino que se cuenta a partir de la hora 0 del día posterior). De modo que el 24 de febrero era el 6.º día antes de las calendas de marzo. La reforma del César añadió un día tras el 24 de febrero. Con el tiempo continuó llamándose bis sextum o bisiesto, aunque se añadiera el día extra tras el último día de febrero.

Este calendario fue oficial en Roma durante los siguientes siglos hasta 1582 cuando se adoptó el calendario gregoriano.

 Resulta anecdótico que el papa Gregorio XIII, asesorado por el astrónomo jesuita Clavius, el 24 de febrero de 1582 promulgó una bula que estableció que tras el jueves 4 de octubre de 1582 seguiría el viernes 15 de octubre de 1582.

Con la eliminación de estos diez días desaparecía el desfasaje con el año solar y para que no volviera a ocurrir, en el nuevo calendario se eliminaron tres años bisiestos cada cuatro siglos. Con lo anterior, el 4 de octubre de 1582 fue el último día del calendario juliano y el 15 de octubre de 1582 constituyó el primer día del calendario gregoriano. Por tal razón estimados lectores no existieron las fechas del 5 al 14 de octubre de dicho año y por ende para poner un poco de humor a ésta interesante historia, no hubieron ni cumpleaños ni fallecimientos entre esos días.


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.