Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Saturday 16 de January de 2021

ENTRE RIOS ¿TODOS LOS VERDES?

ENTRE RIOS ¿TODOS LOS VERDES?

Cambia todo cambia. Cambian las tradiciones, cambian los colores, cambian los valores. ¿Quién impone los cambios?

 

Qué lugar ocupa una ley frente a los cambios ¿los interpreta y representa o los impone?

Antes el rosado era color de ternura y debilidad,   hoy representa fortaleza y desafío. El verde era signo de esperanza y de naturaleza, hoy en cambio representa desigualdad y relativismo ante el valor de la vida.

Entre Ríos, todos los verdes, identificaba a la provincia como un lugar donde gozar de la naturaleza en todas sus variantes, hoy representa a una provincia abortista. Al menos es lo que nuestros representantes han hecho valer en el Congreso. ¿Cómo hace un legislador para escuchar a la población que lo votó y representarla? Si votaron a favor del aborto y dicen representar a su provincia, quién representa a quienes no están de acuerdo?

¿Habrán escuchado a los docentes? A partir de la ley del aborto, cada docente sólo deberá informar lo que la ley permite, evitando cualquier debate sobre el tema,  ya que cualquier opinión contraria al aborto podrá ser entendida como una violencia a la conciencia de quién está a favor. En esa línea el de biología tratará de explicar poco y nada el proceso de desarrollo del feto en el vientre, el de ética enseñar que la vida es un valor relativo, el de religión mostrar que sólo están en contra del aborto los fanáticos religiosos, el de sexualidad informar sobre cómo usar bien el kits de prevención de embarazo, que en definitiva es la razón del problema, el de ecología insistir en el cuidado de la naturaleza pero no meterse en el tema de la vida humana porque, cuidar a la madre tierra es primordial pero la vida humana es opinable. Hasta ahí cada tema, para no entran en problemas. Si profundiza lo que sucede con el “fenómeno”, como lo definió el ministro de salud, es decir si lo reconocemos como persona,  se debería debatir lo que también sostuvo el ministro: que se estaría avalando un genocidio. ¿Qué responder si algún alumno pregunta si está bien interrumpir el desarrollo de una vida humana negando el derecho a vivir? Se responderá lo que dice la ley y lo demás es opinable. ¿Las leyes interpretan o imponen verdades?

Habrán escuchado a los padres? Difícil escucharlos cuando no existen muchas organizaciones que los representen. Poco necesario para el estado. Para ellos la familia es cuna del patriarcado, origen de la imposición de la maternidad de la que hay que liberar a la mujer. La familia una construcción afectiva, lo biológico no cuenta y es más bien una elección del hijo, no una responsabilidad de los padres. El hijo, un ciudadano al  que hay que empoderar de derechos y al que hay que educar a través de la escuela, de los medios, de la política. Los gestantes, no más padres-madres, están obligados a respetar lo que quiera el hijo, no es necesario educar porque esto implica no respetar su libertad para decidir. Esto no es novedad. Si el estado fortalece a la familia, pierde poder porque frente a sus ideas encuentra en la familia, tradición, autoridad, valores. Al debilitarla, como viene haciendo desde hace años, y por eso no están en la familia hoy estas características, el estado viene en auxilio no del hijo, sino del ciudadano y se muestra como garante de su libertad: él te escucha, te contiene, te reconoce y te ofrece la ley que necesitás. Sólo te pide fidelidad y tu voto,  haciéndote saber que está “representándote”. Aunque todavía no sé cómo lo hacen. Pareciera hay en la provincia una “minoría”, según se ve por ahora, que no está representada: la de aquellos que, en una provincia abortista, creen que la vida no se debate, se defiende.  

Guillermo Régoli


POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.