Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
lunes 19 de noviembre de 2018

Aniversario de Larroque

Esta localidad, mezcla urbana y rural, tiene casi 6.400 habitantes de acuerdo al censo poblacional que se realizó el año pasado en todo el país.
Se trata de una comunidad que lleva impreso en su nombre, la pronunciación de agradecimiento, puesto que honra la memoria del doctor Alberto Larroque (1819-1881), nombrado por el general Justo José de Urquiza como rector del Colegio Nacional de Concepción del Uruguay y así se conoció la estación de trenes que hasta su fundación en 1909, se la conocía como “kilómetro 23”.
El 1º de diciembre de 1909, se inaugura el ramal del ferrocarril, y esta comunidad pasa a denominarse oficialmente como Larroque.
El crecimiento y los primeros logros estuvieron a la vera de los rieles, porque la gente del campo comenzó a construir sus viviendas alrededor de la estación.
Fiel a su nombre, que es inspirador de educación, en 1911 los vecinos larroquenses fundan la primera Escuela Primaria de esa comunidad bautizada como Escuela Nº 54 “Córdoba”. Fue Faustino Suárez el alma que impregnó a esta comarca el compromiso permanente por la educación y la cultura. Luego, en 1954, vendrían otros logros educativos como el Colegio Nacional y tres años más tarde, se comienza a gozar de la obra de las Hermanas Franciscanas de Gante, quienes se hicieron cargo de la Escuela “José Manuel Estrada”.
Sus familias fundadoras eran criollas, pero como ocurre en muchos pueblos y ciudades, también sus años fundacionales se deben a judíos, a árabes, españoles, italianos. Larroque bien puede ser considerado un mapa mundi propio.
Es oportuno detenerse un poco en quién fue Alberto María Larroque. Rector del Colegio Nacional de Concepción del Uruguay, jurista y camarista en la provincia de Buenos Aires a fines del siglo XIX. Oriundo de Bayona, Francia, fue un perseguido en ese país por sus ideas liberales y por esa razón se embarcó –como tantos- hacia América. El general Justo Jose de Urquiza le propuso ser rector del Colegio de Uruguay en reemplazo del presbítero Manuel Errausquin, cargo que aceptó.
Tierra de poetas, de sembradores… Larroque celebra 102 años amalgamando el amor y el trabajo, el pueblo y el hogar, la escuela y la cultura… la vida misma. Su aporte se traduce en todos los campos del quehacer humano, pero especialmente en el teatro, la literatura, la plástica, la música, el arte en todos sus lenguajes, también dominan momentos trascendentes de la vida de los entrerrianos y argentinos.
A lo largo de este siglo, Larroque se destacó por sus instituciones, su cultura del trabajo y fundamentalmente por compartir sueños y esfuerzos. Hoy se la conoce como una ciudad que honra el espíritu de los abuelos criollos y gringos, integrada por vecinos que saben del ritual de estrecharse las manos, que saben que han hecho de una estación de trenes una comunidad y de una comunidad una porción indispensable para pensar la Patria.



POR LA SENSIBILIDAD DEL TEMA, LOS COMENTARIOS DE LOS LECTORES FUERON BLOQUEADOS.