Secciones
Diario El Argentino
Secciones
Diario El Argentinolunes 20 de mayo de 2024
Información General

El peligro de usar anteojos truchos

El peligro de usar anteojos truchos

En verano crece la demanda de las imitaciones de los anteojos de sol de marcas reconocidas. Y con la demanda, crecen también los riesgos para la vista.


Mucho más baratos que los originales, a los que imitan sólo en el modelo, los anteojos truchos siguen ofreciéndose en la playa, en negocios de ramos generales e incluso en supermercados.
Son una tentación especialmente para los adolescentes, porque imitan los modelos de grandes marcas o los clásicos. Y para colmo de males, está el archi conocido argumento “todos los usan”.
La óptica y optómetra María de los Ángeles Benítez alertó que son muy peligrosos para la salud visual, preocupada como sus colegas y los oftalmólogos, que suelen advertir sobre los riesgos de estas imitaciones.
“El problema de estos anteojos radica pura y exclusivamente el cristal. Sabemos que entran al país sin ningún tipo de control de calidad. Habitualmente un anteojo de sol tiene un cristal con un filtro que selecciona la intensidad de los rayos, en tanto los truchos tienen un plástico que además de no filtrar, al oscurecer el ojo, hace dilatar la pupila y ocasiona que llegue más luz a la retina, con todas las consecuencias que esto puede traer”.
“Estos últimos años se ha hablado mucho de esta cuestión por los chicos, porque los daños que se producen en retina son acumulativos, por eso las empresas han comenzado a elaborar anteojos para chicos, con los cristales y filtros para adultos”, agregó.
“Por suerte se está tomando conciencia, aunque los más remisos son los adolescentes, a los que hay que hacerles entender que esto no es una cuestión de moda sino de salud visual”.
Los anteojos de juguete -dijo ELARGENTINO- eran usuales hasta que se comprendió lo nocivos que resultaban, lo que provocó su casi desaparición.
Para Benítez, más allá de los controles y las leyes vigentes, es de vital importancia que la gente tome conciencia de esto. De igual modo, consideró valiosísimos los controles e incautaciones que se han hecho para la posterior destrucción de estos anteojos falsos en cuanto a la marca y la calidad.
“Nosotros, desde el mostrador y los medios, con su alcance, debemos unirnos porque muchas veces la gente no sabe del peligro que implican”, insistió.
A esto EL ARGENTINO agregó que resulta fácil descartar un anteojo ofrecido en la calle pero mueve a la duda hallarlos en puestos ubicados en el hall de un shopping, por ejemplo, porque se asocia calidad al lugar de venta
Las consecuencias mencionadas antes, entre las que está el dolor de cabeza, cuáles son? preguntamos y Benítez respondió “el dolor de cabeza, los mareos son la consecuencia más inmediata, porque son reflejo de la distorsión de la imagen. Siempre digo que usar uno de estos lentes es como mirar a través de un vaso plástico, y todos sabemos cómo se ve”.
“Y lo más importante son las consecuencias a largo plazo, especialmente en los más chicos”.
Aquí EL ARGENTINO preguntó qué es mejor, entre un anteojo trucho y nada, y la profesional dijo “es mejor nada, porque en lugar de una dilatación forzada, es preferible que el ojo se defienda de manera natural”
Otro capitulo son los anteojos para leer, que ya vienen graduados y se expenden con la misma facilidad que los truchos.
“Como se los usa para leer o realizar un trabajo, se los tolera mucho menos porque la molestia se percibe enseguida, ya que además de no tener controles (la graduación suele ser aproximada) traen la misma para ambos ojos y está comprobado que es muy poca la gente que tiene indicada la misma corrección en los dos ojos”.
En definitiva, para unos y otros, el consejo de oftalmólogos y ópticos es el mismo: es necesario instalar el criterio de que es peligroso andar con lentes truchos. Y un anteojo (para leer o para protegernos del sol) debe salir de una óptica, lo que asegura que los controles están hechos.



Este contenido no está abierto a comentarios