Secciones
Diario El Argentino
Secciones
Diario El Argentinosábado 13 de abril de 2024
Información General

El gobierno de Vázquez y sus vinculaciones con la secta Moon en Uruguay

El gobierno de Vázquez  y sus vinculaciones con  la secta Moon en Uruguay

La secta Moon en Uruguay tiene importantes inversiones en materia de forestación, entre otros rubros. La forestación es clave para el funcionamiento de la empresa Botnia y la conjunción de intereses se mezclan con situaciones irregulares que están ?cajoneadas? en la justicia del vecino país.


La vinculación más directa es la del secretario de la Presidencia del Uruguay, Gonzalo Fernández (conocido como ?el Montesinos? oriental), cuyo estudio jurídico es asesor de la secta Moon en ese país en materia penal. A principios de diciembre de 2006, el presidente Tabaré Vázquez recibió como regalo de la secta Moon un yate valuado millonariamente. Por eso, el 4 de diciembre de 2006 Tabaré Vázquez firmó el decreto N° 17391 por el cual ordenó instalar en el puerto de Botnia en Fray Bentos ?resguardos aduaneros?; le asignó en esa misma norma al Ministerio del Interior ?la función de mantener la paz, la seguridad, y el orden público en el espacio físico de la empresa Botnia?; le asignó al Ministerio de Defensa y en especial a la Prefectura Nacional Naval el ejercicio de la función policial; y le asignó ?al Ministerio de Defensa la vigilancia perimetral del padrón N° 1569 propiedad de la empresa Botnia?, con el objeto de impedir el ingreso o egreso de cualquier persona. Todo reflotado a través del decreto de la dictadura N° 574/974 del 12 de julio de 1974, por el cual dispuso militarizar al predio de Botnia. Eso no es todo. Quien le otorgó el regalo al presidente Vázquez fue nada menos que Jorge ?Charleta? Guldenzoph, reconocido antimarxista y miembro de diferentes organizaciones civiles y vocero de la Secta Moon en Uruguay (ver foto). Por su parte, el abogado uruguayo Gustavo Salle tiene presentado ante la Justicia una solicitud para que se amplíe la investigación judicial en torno a la actuación del secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, ante la posibilidad de que haya incurrido en el delito de conjunción del interés público con el privado en relación al puerto ?Free Port? perteneciente a la secta. Gonzalo Fernández tiene un importante estudio jurídico desde donde asesora a la secta del reverendo Moon. La denuncia de Gustavo Salle -a la que accedió EL ARGENTINO- insta a la Justicia para investigar las implicancias que tendría el resarcimiento que el Estado resolvió hacer a la empresa Cerro Free Port, propiedad del grupo Moon, a raíz de la revocación de un permiso para instalar un puerto en Puntas de Sayago. Gonzalo Fernández es conocido en Montevideo como el ?Montesinos? de la administración de Tabaré Vázquez y ejerce una alta función en la supra estructura estatal como secretario de la Presidencia, y al mismo tiempo abogado de la secta Moon especialmente en el área penal. El escrito de Sale fue presentado ante la jueza Letrada de Primera Instancia en lo Penal de 20º Turno, doctora Aída Vera Barreto, en cuya sede se radicó la denuncia que configura un eventual e hipotético delito de conjunción del interés público con el privado, en la actuación referida a Gonzalo Fernández que, al mismo tiempo de ser nada menos que, como secretario de la presidencia y asesor directo del presidente Tabaré Vázquez en temas verdaderamente neurálgicos para la vida del país, ejerce liberalmente la profesión asesorando a distintos e importantes clientes que tienen situación de conflicto de intereses con el Estado uruguayo. La situación de la secta Moon era clara: el Ejecutivo uruguayo debía declarar el incumplimiento de acuerdo, para que la secta luego reclame mediante una demanda 133.059.843 dólares ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil de 5º Turno, de acuerdo al Expediente Ficha 2-52835/2005 a la que también accedió EL ARGENTINO. El 9 de febrero de este año, el gobierno de Tabaré Vázquez realiza una transacción a través de un acuerdo de partes (es decir sin fallo judicial) por la cual el Estado termina pagándole a la incumplidora secta Moon, poco más de 28 millones de dólares. Previamente, la Iglesia de la Unificación reconocida como la Secta Moon donó a Tabaré Vázquez un yate valuado en una cifra millonaria. El Presidente uruguayo, luego de hacerse pública la ?donación?, se vio obligado a disponer que la embarcación sea incorporada al dominio del Estado uruguayo. La embarcación fue donada por Jorge Guldenzoph, reconocido miembro de la secta Moon y denunciado por torturador el martes 2 de julio de 1985, por el hoy fallecido legislador frenteamplista José Germán Araujo. Guldenzoph fue denunciado por varias organizaciones de Derechos Humanos por ser responsable de la desaparición de dirigentes del Partido Socialista de los Trabajadores y posiblemente ser parte de los vuelos de la muerte. ?El Charleta? -como se lo conoce al torturador uruguayo- luego de la dictadura pasó a trabajar activamente para la secta Moon. Fue Secretario General de la Federación para salvar la Nueva Nación y del Movimiento Pro Verdaderas familias dos organismos de corte religioso dentro de la secta. También presidió CAUSA un movimiento político de corte antimarxista considerado el ala política de la organización del Reverendo Moon. Hoy es editorialista del diario Ultimas Noticias, propiedad de Moon. Y aparece seguido por el Edificio Libertad, sede del gobierno de Tabaré Vázquez. A la secta Moon la asesora penalmente nada menos que el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, considerado el ?Montesinos? de la administración de Tabaré Vázquez. Por último, la secta Moon tiene importantes inversiones en materia forestal, y esperan ansiosos que Botnia comience a producir de la mano de Gonzalo Fernández y el propio Tabaré Vázquez. Nahuel Maciel

Este contenido no está abierto a comentarios