Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Friday 5 de June de 2020

Trasladaron a la UP 2 a Pedro “Pity” Arrúa, uno de los mayores capo narcos

Trasladaron a la UP 2 a Pedro “Pity”  Arrúa, uno de los mayores capo narcos

02/13/2020 |Pedro Amadeo “Pity” Arrúa es considerado como uno de los capos narcos más importante del país detenido actualmente en la Unidad Penal N° 8 de Federal.

Esta persona dirigía desde la UP 4 de Concepción del Uruguay la actividad narco criminal. Por eso fue trasladado hasta la UP 2 de Gualeguaychú. Aquí también se descubrió que seguía ejerciendo desde su celda el mismo rol. Fue trasladado a la Unidad Penal N° 8 de Federal y ayer fue traído nuevamente a la UP 2 para rendir cuentas ante el juez Federal de Concepción del Uruguay, Pablo Seró.

En la edición del 4 de julio del año pasado EL ARGENTINO consignó que “contactos y un celular: nada más que esto necesita un narco para organizar la venta de drogas pese a estar encerrado en una cárcel”.

Así se ha visto ya en varias causas federales en Entre Ríos y en otros lugares del país. Lo primero (contactos) se obtiene en la experiencia delictiva; lo segundo (celulares) abunda en los establecimientos penitenciarios.

En el caso de Arrúa, se descubrió que cuando estaba detenido en la UP 2, dirigía desde su celda una sofisticada organización narco criminal, que tenía como principal actividad el comercio de estupefacientes y que derivó en diversos allanamientos en las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones.

Se trata de un capo narco oriundo de la Provincia de Misiones, implicado en su momento en la investigación por “la ruta de la efedrina”, y condenado por tráfico de marihuana en Córdoba y actualmente preso en Entre Ríos a la espera de otro juicio por narcotráfico.

En su momento, el prefecto Mayor Norberto Montaldo, había confirmado a través de declaraciones periodísticas que diversos allanamientos que realizó Prefectura naval estuvieron vinculados a una causa que estaban investigando desde julio de 2018 por orden del juez Federal de Concepción del Uruguay, Pablo Seró. 

“La causa surge de otra causa del año 2017 por tráfico de efedrina. Hemos hecho catorce allanamientos y han sido detenidas diez personas, de los cuales cuatro estaban recluidos en cárceles en Entre Ríos. Se trata de una banda que desde la cárcel manejaba la organización”, explicó en ese entonces Montaldo.

En ese contexto, el prefecto confirmó que la banda era comandada por una persona que estaba detenida en la Unidad Penal de Gualeguaychú, en referencia a Arrúa.

 

Antecedentes y contextos

 

Por su parte, el diario El Territorio de Misiones recordó que “la Policía de Misiones, en conjunto con investigadores especializados de Entre Ríos, ejecutó en Posadas una redada que culminó con el desbaratamiento de una organización dedicada al comercio de estupefacientes que era liderada por Arrúa desde su celda en la Unidad Penal 2 de Gualeguaychú”.

Arrúa ya había sido investigado por comandar una banda narco desde su celda cuando estaba detenido en la Unidad Penal 4 de Concepción del Uruguay, desde donde fue trasladado tras ese escándalo.

En los procedimientos ejecutados por la Dirección Toxicomanía de la Policía de Misiones y una comitiva especial de la Delegación Toxicología de la Departamental de Concepción del Uruguay, se detuvo a Isela Gladis G. C. (55), pareja de Arrúa, y a los hijos del capo narco Pedro y Franco.

En total fueron cuatro procedimientos. Uno sobre la calle Eugenio Ramírez, otro en la imponente vivienda de Arrúa en el barrio Alta Gracia, el siguiente en un inmueble aledaño, otro en Garupá y, por último, en la intersección de las avenidas Trincheras de San José y Uruguay, donde fue detenida la mujer, quien aparentemente había escapado de uno de los operativos.

Al margen de estas detenciones, también se demoraron a otras cuatro personas -entre ellas una paraguaya en Garupá-, tres de los cuales quedaron supeditados a la causa, pero no fueron trasladados a Entre Ríos.

Todos los elementos incautados, como así también los detenidos quedaron a disposición del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, a cargo del magistrado Pablo Seró.

Justamente, la causa contra esta banda se inició en el mencionado juzgado de Seró, el cual mediante intervenciones telefónicas efectuadas por la Delegación Toxicología consiguió contundentes escuchas entre Arrúa y sus familiares.

Otro antecedente remite al operativo realizado el 1° de noviembre de 2017, en el puesto caminero de Paso Cerrito, en el límite de Entre Ríos y Corrientes, la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) interceptó un Peugeot 206 que llevaba 16 kilos de marihuana.

El vehículo era conducido por una mujer de Concordia que iba junto a su hijo de 11 años y quedó detenida, y los investigadores consideraron tener elementos suficientemente concretos como para vincular esa carga a Arrúa y su clan familiar.

Las mismas fuentes indicaron que en simultáneo también se allanó la celda de Arrúa en la UP 2 de Gualeguaychú, al igual que se hizo a fines de agosto de 2017 en la UP 4 de Concepción del Uruguay, cuando se le secuestraron numerosos chips y anotaciones.

Primero en la UP 4; luego en la UP 2, a Arrúa siempre se le detectó que continuaba ejerciendo la actividad narco criminal, aún desde atrás de los barrotes.

A Gualeguaychú llegó en horas de la madrugada por razones de seguridad y fuentes del Servicio Penitenciario confirmaron a EL ARGENTINO, que quedó alojado en un espacio aislado de los demás internos del penal y desde la UP 2 será trasladado hasta Concepción del Uruguay a requerimiento del juez Federal, Pablo Seró.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Policiales

Cambios en la Departamental de Policía: Yari Sosa reemplazará a César Primo en la Subjefatura
Las autoridades de la Policía de Entre Ríos y del Ministerio de Gobierno y Justicia, articularon una serie de cambios en distintas cúpulas Departamentales y en otras áreas sensibles de la Fuerza de Seguridad.  
Condenado a seis meses de prisión condicional por violencia de género
En un proceso abreviado, el juez (subrogante), Tobías Podestá, condenó a Néstor Maximiliano Bentancourt (de 37 años y sin antecedentes), a la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional, por el delito de lesiones leves agravadas por el vínculo y por violencia de género.  
Detenido
En la madrugada de ayer, personal del Comando Radioeléctrico intervino en calle Juan Perón, luego de recibir un llamado que los alertó sobre la presencia de un hombre extraño en el edificio; más precisamente en el balcón de un segundo piso.