Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Tuesday 24 de November de 2020

Malvinas y deuda externa: asignaturas pendientes para una Argentina soberana

Malvinas y deuda externa: asignaturas  pendientes para una Argentina soberana

11/20/2020 |El 20 de noviembre de 1845 se perdió el combate de la Vuelta de Obligado, sin embargo, producto del heroísmo con que se defendió el territorio, aquel día fue declarado por Ley como el Día de la Soberanía Nacional.  

Por Daniel Filmus

 

Este 20 de noviembre se celebra el Día de la Soberanía Nacional en conmemoración del combate de la Vuelta de Obligado, una epopeya anticolonialista ocurrida hace 175 años. Ese día de 1845, un grupo de soldados argentinos, en una lucha absolutamente desigual, resistió la invasión del ejército anglo-francés que intentaba conquistar mercados para sus productos con una flota de 95 barcos.

Recordamos especialmente este día porque es uno de los mojones más importantes de nuestra historia en la defensa de la soberanía nacional. Una historia que, desde el rechazo a las Invasiones Inglesas, está concatenada por valerosos hechos signados por la voluntad de emancipación de nuestro pueblo.

Celebramos la soberanía porque se trata de la potestad y el derecho de los pueblos de decidir autónomamente sobre las políticas que atañen a su propio territorio. Porque su ejercicio representa libertad para la toma de decisiones estratégicas sin condicionamientos de ningún poder hegemónico externo.

Muchas disputas tuvieron que librarse desde entonces para que la antigua colonia se transformara en un país y un pueblo soberano. Argentina atravesó un largo y complejo proceso que le permitió la construcción de una identidad independiente como Nación. Pero la independencia formal de gobiernos extranjeros no garantiza la autonomía de un estado nacional. Los mecanismos a través de los cuales las potencias hegemónicas de turno intentaron condicionar nuestras políticas públicas han variado durante estos 200 años, pero siempre el objetivo principal de las estrategias imperiales ha sido expoliar las riquezas materiales e intelectuales que posee nuestra nación. Para ello ha jugado un enorme papel la colonización cultural, al legitimar ideológicamente los dispositivos de dependencia.

En numerosas ocasiones de nuestra historia, esos centros de poder hegemónico han propiciado golpes de estado y dictaduras para garantizar gobernantes que se colocaran al servicio de sus intereses. En democracia, y particularmente en los gobiernos neoliberales como el que hemos tenido los últimos cuatro años, el papel de los organismos de financiamiento internacional, a través del endeudamiento externo, constituye uno de los principales condicionantes del ejercicio de nuestra soberanía.

Pero en un país como el nuestro, que tiene una parte de su territorio ocupado por una potencia colonial, esta nueva celebración del Día de la Soberanía nos obliga a afirmar que no seremos completamente libres y autónomos hasta que recuperemos el ejercicio pleno de nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. En efecto, es una ocasión oportuna para comprometernos a redoblar esfuerzos en dirección a terminar con una de las últimas situaciones coloniales del planeta que lastima a nuestro país y a todo el continente: la usurpación por parte del Reino Unido de una parte del territorio argentino.

Este 20 de noviembre nos encuentra a los/as argentinos/as librando dos batallas al mismo tiempo. Por un lado, renegociando con poder de decisión propio, la deuda externa que tomó el gobierno de Macri para que sus consecuencias no signifiquen mayor sufrimiento para los sectores mayoritarios de la población.

Y por el otro, colocando la recuperación del ejercicio de la soberanía sobre las Islas Malvinas y los recursos naturales del Atlántico Sur como el eje principal de una política de Estado a largo plazo con la convicción de que, como señalara nuestro presidente Alberto Fernández en su discurso de asunción, ya no hay lugar para el colonialismo en el siglo XXI.

(*) El autor de este artículo es secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería argentina.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Opinión

“El impuesto a la riqueza no resuelve una gestión ineficiente”
Argentina continúa acumulando años de déficit fiscal a pesar de tener más de 165 impuestos. Entre el 2003-2019 el gasto público se incrementó un 387% al pasar de US$36.442 millones a US$177.621 millones.