Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Jueves 23 de Septiembre de 2021

Aprendan de un correntino llamado José

Aprendan de un correntino llamado José

14/08/2021 |¡Tu memoria San Martín no ha muerto!

Se cumplirá el 17 de agosto el 243° aniversario del nacimiento del Padre de la Patria don José de San Martín (que solos se quedan los muertos diría el poeta).

 

Por Jorge Pedro Jurado (*)

 

En tanto las autoridades y toda la clase política se encuentra abocada en las próximas primarias, malgastando como siempre los dineros públicos en spots de campaña con un sistema electoral arcaico y pronunciando propuestas absolutamente alejadas de las verdaderas necesidades de la gente: trabajo, vacunas, escasos salarios, inseguridad, educación.

Propuestas grandilocuentes que jamás cumplirán, mentiras tras mentiras, fotos de reuniones en Olivos cuando nos obligaban a quedarnos en casa y discursos amenazadores. Un Primer Mandatario que no cumple lo que el mismo firmó y una justicia que mira para otro lado.

Estamos verdaderamente hastiados de ellos. De su abuso de poder, de que se perpetúen en los cargos, algunos testimoniales, otros incumpliendo la legislación al cambiarse de domicilio y por ende de jurisdicción a quien representar. Esto es oprobioso, digno de mentirosos y de caraduras. Esperemos que el pueblo, como dijimos en una editorial anterior sepa votar. Basta de echarle la culpa a otros. Háganse cargo de sus errores y de sus fracasos.

Cuando lean esto les pido recuerden a nuestros héroes, patriotas desinteresados que dieron todo por nuestro suelo.

Traigo a mi memoria el poema que al Padre de la Patria le escribiera don Gervasio Méndez el poeta del dolor por sus dolencias físicas desde muy joven.

A este gigante de las letras nacido en Gualeguaychú lo visitó don Bartolomé Mitre y Vedia en nombre de la comisión popular que impulsaba la repatriación de los restos del prócer máximo de nuestra patria y le encargó un poema alusivo, a lo que el poeta en principio se negó aunque terminó cediendo cuando Mitre se compromete a leer el mismo el inolvidable poema.

El 28 de mayo de 1880 treinta años después de su fallecimiento, el poema fue leído por Bartolito Mitre en el viejo Teatro Colón y causó enorme impacto. Los días siguientes todo Buenos Aires hablaría de Gervasio Méndez por su poema " A San Martín".

¡No podía morir! Cupo en la tumba/ La gigantesca talla de su cuerpo.

Para encerrar su nombre y su memoria/ El hogar de la muerte era pequeño.

No cabía su espíritu grandioso/ En la mansión eterna del silencio!

Como el alma de Dios, necesitaba/El espacio sin límites del cielo!

Aquel cóndor altivo que surgía/ De entre las nubes del rojizo fuego,/Para tejer su nido de laureles

De los cañones de los hondos huecos;/Aquel brazo potente, que de España/ Hizo temblar el formidable cetro,/Y que en la nieve de los altos Andes/Iba a templar su deslumbrante acero;

Aquella alma celeste que exhalaba/Todo el calor de un celestial incendio/Cuando henchida de gloria se cernía/ De las batallas sobre el humo denso.

Cayó en la tumba, como caen los astros,/En el sudario de su luz envuelto;/Cayó para dejar sobre la tierra/ La memoria inmortal de sus destellos!

No se extinguió, dentro del sepulcro helado/La irradiación de sus gloriosos hechos;/La libertad la recogió en sus alas/ Para alumbrar su esplendoroso templo!

Ante ella dobla su altanera frente/ Para pedirle inspiración, el genio,/Y va la patria a retemplar su vida/ En sus instantes de dolor supremo!

Héroe inmortal! Al recordar tu nombre/ Chispear el alma de entusiasmo siento/ Y en vano intenta modular mi lira/ De tus victorias el sublime estruendo!

Qué extraño que arda al resplandor del tuyo,/Como un volcán, mi enardecido pecho,/ Si hasta las piedras en Maipú incendiaba,/ Batiendo el casco tu corcel guerrero!

Ah! quien pudiera levantar la vida/ Sobre esas nubes que acaricia el viento,/Y en la luz de estrellas y ternuras de ángel/Bañar el arpa y arrullar tu sueño!

Beber de Dios, en la inspirada frente/El blando acorde de su ritmo eterno/Para decirle, en inmortales himnos.

Gervasio Méndez falleció en Buenos Aires el 18 de abril de 1897 y sus restos descansan en el Cementerio de Gualeguaychú.

 Señores políticos aprendan un poco del ejemplo de don José Francisco.

----------------------

(*) El autor de este artículo es abogado, escritor, periodista, columnista de radio y director del periódico digital Grupo de El Censor de Gualeguaychú que se edita en la red de Facebook.

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."

Colaboraciones

Antes tabla de lavar hoy lavarropa automático
Amalia Doello Verme (*)  
La política “está feliz”